Congreso de los Diputados

Los independentistas entran en la Comisión de Secretos Oficiales gracias al PP

Ciudadanos, único grupo que se opone a que ERC y PDECat tengan un puesto en el órgano parlamentario que supervisa los gastos reservados y accede a documentación clasificada. El Congreso aprueba la constitución de la comisión de investigación sobre las cajas de ahorro, que arrancará antes de 60 días.

Joan Tardá (ERC).
Joan Tardá (ERC). EFE

El Congreso de los Diputados ha aprobado este miércoles la constitución de la Comisión de control de los créditos destinados a gastos reservados, más conocida como Comisión de Secretos Oficiales. La presidirá la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, y contará con la presencia de los portavoces de todos los grupos parlamentarios y un representante del Grupo Mixto. Joan Tardá será el enviado de ERC y Jordi Xuclá (PDECat, antigua Convergencia) el del Mixto. Ciudadanos no ha respaldado estos dos nombramientos, pero el resto del hemiciclo sí lo ha hecho, propiciando la entrada de los secesionistas en el órgano que se encarga de supervisar los gastos reservados y tiene acceso a documentos clasificados.

La elección de los miembros de esta comisión se realiza por votación secreta y es necesaria una mayoría de tres quintos del Congreso (210 diputados) para resultar designado. Si el PP se hubiera sumado a la formación de Albert Rivera, los impulsores del proceso de independencia en Cataluña hubieran quedado excluidos. Pero no ha sido así.

Rafael Hernando (PP), Antonio Hernando (PSOE), Irene Montero (Unidos Podemos), Juan Carlos Girauta (Ciudadanos) y Aitor Esteban (PNV) acompañarán en el órgano a los ya citados Pastor, Tardá y Xuclá. Los populares sí vetaron a Francesc Homs, portavoz del PDECat, por el proceso que tiene abierto en el Tribunal Supremo, pero han avalado al sustituto.

El resultado del escrutinio ha sido el siguiente: 328 votos para Irene Montero; 327 votos para Rafael Hernando, Antonio Hernando y Aitor Esteban; 326 para Juan Carlos Girauta; 301 para Jordi Xuclá; y 297 para Joan Tardá.

La explicación de Cs

Ciudadanos ha sido el único grupo que no apoyado la entrada de los secesionistas en la comisión. “Entendemos que no deben figurar políticos que están decididos a saltarse la ley, que se proponen convocar un referéndum unilateral y romper el país”, explican fuentes del grupo naranja. Además, añaden que no comprenden “por qué el PP, el partido en el Gobierno, permite que los independentistas entren en la comisión sin renunciar a sus planes”.

Los populares ven en el afán de los independentistas por entrar en el órgano una muestra del “cinismo con que plantean su posición política”

Los populares ya habían anunciado la víspera que mantendrían el “planteamiento de siempre” en este asunto: “avalar a distintas formaciones políticas” para componer el órgano. Rafael Hernando, portavoz parlamentario, indicó en rueda de prensa que su partido es “coherente” con lo que ha hecho en el pasado y con “el reglamento” de la Cámara baja. Idéntica postura comparte el Grupo Socialista y también Unidos Podemos y el PNV.

No obstante, el PP ve una contradicción en el independentismo al apostar en Cataluña por la ruptura con el resto de España y en Madrid por “estar” en todos los ámbitos de decisión. Una prueba, según Hernando, del “cinismo con que plantean su posición política”.

El veto de 2012

La legislatura pasada, el PP sí vetó la entrada de ERC en la Comisión de Secretos, ante la sospecha de que compartiría información con Amaiur, partido al que también cerró el paso con su mayoría absoluta. Ahora, en cambio, despeja el camino a los republicanos y exconvergentes pese al proceso secesionista que tienen en marcha.

La Comisión de Secretos se ha constituido tras petición de PSOE y ERC, que llevaron el tema a la Junta de Portavoces hace unas semanas. Los republicanos vuelven al órgano tras una ausencia de cinco años, de nuevo representados por un Tardá que ya formó parte de ella en la etapa Zapatero.

Además, el pleno del Congreso ha aprobado este miércoles la constitución de una comisión de investigación sobre la quiebra de las cajas de ahorro y su ulterior rescate. Se ha hecho por acuerdo de todos los grupos (330 votos a favor y ninguno en contra), estableciendo el periodo 2000-2015 como objeto de la investigación, una duración de seis meses para el trabajo y que este eche a andar antes de 60 días. Podrá funcionar en paralelo a otra comisión de investigación que arrancará en breve: la que tiene en el foco al Ministerio del Interior.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba