Elecciones en Cataluña Ciudadanos endurece su discurso contra el PSC ante el empuje de Iceta en la campaña

La formación naranja y los socialistas catalanes no son enemigos pero sí rivales directos que pelean por los votos del bloque constitucionalista para llegar a la presidencia de la Generalitat tras el 21-D

El cabeza de lista del PSC, Miquel Iceta, durante su intervención en el mitin en Sant Andreu de la Barca (Barcelona).
El cabeza de lista del PSC, Miquel Iceta, durante su intervención en el mitin en Sant Andreu de la Barca (Barcelona). EFE/ Andreu Dalmau

El incierto panorama que se dibuja tras el 21-D convierte a la campaña electoral en una quiniela de pactos y vetos cruzados entre el bloque independentista y el bloque 'constitucionalista'. Pero también en una batalla interna en cada uno de los sectores por definir quién aspirará finalmente el Palau de la Generalitat. En medio de todo se sitúan los 'comunes' de Ada Colau, con los que Podemos concurre en coalición a los comicios catalanes y que tendrán con toda seguridad la llave de la gobernabilidad.

Ciudadanos, a quien las encuestas y sondeo preelectoral del CIS sitúan como la fuerza más votada del bloque no independentista, sale a disputar la bolsa de indecisos al PSC de Miquel Iceta, después de haberle arrebatado una parte del llamado 'cinturón rojo' de Barcelona (área metropolitana) en los anteriores comicios. La formación naranja tiene plena confianza en que si su candidata Inés Arrimadas logra una victoria "contundente", el socialista no tendrá más remedio que apearse de sus aspiraciones y apoyar su investidura en caso de que den los números. 

Pero el impulso tomado en los últimos días por el socialista -que mejora sus resultados respecto a 2015- ha llevado a los de Albert Rivera a endurecer sus reproches hacia el PSC para afianzar su ventaja. Su estrategia pasa por enmarcar a Iceta como el líder de un "partido nacionalista" que representa el "continuismo" por sus pactos con ERC a nivel municipal. Votar a Iceta, sostuvo este viernes Arrimadas, es una "vía indirecta" para alargar el proceso independentista. "No me quiero imaginar que la noche electoral nos falta un escaño por votos que se han ido a la basura por votar al PSC y PPC en ciudades que no han conseguido escaño", dijo este sábado Rivera, apelando a concentrar todo el voto útil en su partido.

El candidato del PSC, sin embargo, ha dado por descartada la opción del 'tripartito' de izquierdas con los independentistas del exvicrepesidente encarcelado Oriol Junqueras, del que le acusa Ciudadanos. Aunque sí mantiene que el acuerdo de investidura necesitará contar con cierta "transversalidad". En ese sentido, la formación naranja tampoco pasa por alto que Iceta haya incorporado a sus listas a los herederos de la antigua Unió, una jugada para atraer al nacionalismo moderado descontento con la deriva unilateral. 

Fuentes de los socialistas catalanes aseguran que sus sondeos internos son mejores de lo que reflejan hasta ahora la mayoría de las encuestas. Las cifras con las que trabajan les sitúan incluso a la par que la formación de Arrimadas, como apuntaba la encuesta publicada este jueves por El Periódico. Además, la percepción subjetiva del equipo de campaña no puede ser mejor. Aseguran no haber visto "tanta pasión" por su candidato desde tiempos de Pasqual Maragall. "La campaña está a reventar, no cabe un acto más. Todo el mundo quiere comer con Miquel", enfatizan. 

La pelea por 'Borgen'

Fue precisamente Iceta quien puso sobre la mesa la solución 'Borgen' para desbloquear el tablero de los pactos tras el 21-D, en referencia a la serie de televisión danesa en la que la líder de un partido minoritario se convierte en primera ministra mediante los pactos. Sin embargo, los 'comunes' de Colau se han apropiado de la metáfora y la han convertido en uno de los ejes de su estrategia de campaña. Dicen que su cabeza de lista, Xavier Domènech, es el verdaderamente llamado a ocupar el sillón presidencial por ser el perfil que menos rechazo produciría entre el resto de formaciones de cara a una posible investidura.

El hasta ahora portavoz de En Comú Podem en el Congreso, dicen, es el perfil que menos rechazo produciría entre el resto de formaciones

Aunque los sondeos les otorgan una posición clave a la hora de hacer que la balanza se incline hacia un bloque o hacia otro, también reflejan un retroceso en el número de diputados obtenidos respecto a la candidatura de Catalunya Si Que Es Pot con la que se presentaron en 2015. Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no descarta en absoluto que haya que repetir elecciones ante la "inverosimilitud" de los escenarios que plantean las encuestas.

El líder del partido morado prefiere ir a nuevos comicios antes que permitir la investidura de Arrimadas,o apoyar un Govern en el que esténlos independentistas del PDeCAT, el partido del expresidente Carles Puigdemont. En ese caso, desde Moncloa no se descarta incluso terminar apoyando a Iceta si la candidata de Ciudadanos no obtiene los escaños suficientes. Eso supondría romper con la doctrina del PP de hacer presidente al más votado, aunque ahora lo prioritario es evitar nuevos comicios para anular al independentismo. 

En el otro lado, el expresident hace campaña desde Bélgica y está consiguiendo remontar en los sondeos hasta casi situarse al nivel de ERC, que al principio partía como claro favorito. Esto ha llevado a los republicanos del exvicepresidente encarcelado Junqueras a dar un vuelco a su estrategia para centrar sus dardos en el propio Puigdemont, al que critican casi abiertamente por su huida. "Que pueda volver a Cataluña para ejercer su cargo es poco más que un deseo", sentenció este viernes el exconseller cesado y número cinco de ERC, Carles Mundó. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba