Elecciones autonómicas 2019

Casado resucita al PP al recuperar poder municipal y distanciar más a Ciudadanos

Casado resucita en unos comicios que se anunciaban como su sepelio político. Su victoria sobre Carmena en Madrid es el símbolo de su recuperación. Cs decae y Vox se desinfla

Pablo Casado sale vivo y hasta triunfante de la antesala de su infierno. El líder del PP, contra todo pronóstico y frente a los espantosos augurios, consigue dos de sus principales objetivos: Le arranca a Carmena la Alcaldía de Madrid, mantiene pese a Gabilondo la presidencia de la Comunidad, siempre si Cs y Vox lo apoyan, y se afianza en el liderazgo del centro derecha, al no producirse el 'sorpasso' de Rivera. Casado redondea, de esta forma, un triunfo doble. Reafirma su autoridad interna, cuestionada por conspiraciones internas y, al tiempo, envía a Ciudadanos a su papel de segundón de la derecha, de eterna "bisagrita" como decía Rajoy.

"Mañana empieza todo, hemos iniciado la remontada", exclamó el líder del PP desde la puerta de Génova antes decenas de seguidores, en la noche del triunfo. No hubo balcón, no habia motivo, pero lo habrá. "No somos una pompa de jabón, que estalla y queda en nada. Vamos a seguir lo que empezamos hace un mes. Aunque algunos nos dieron por amortizados, queda PP para rato". Un desafío a los sepultureros, una liberación de tensiones y, al tiempo, el anuncio de la nueva etapa que ahora empieza. "Este es el nuevo PP, el partido del centroderecha de España, no esos del karaoke que nos imitan, porque PP sólo hay uno".

Vox le ha devuelto el 40 por ciento de los votos de hace un mes. Ciudadanos, excesivamente confiados, se ha quedado sin aliento, no ha logrado hacerse con el gobierno de alguna comunidad o ayuntamiento de relevancia. Otro fiasco de los naranja. Casado no sólo salva el terrible trance, que se adivinaba letal, sino que este lunes se reúne con su Ejecutiva para sacar pecho, hacer piña, apretar las filas y lanzarse a la inevitable reconstrucción del partido. Las heridas de las generales no desaparecen súbitamente. Pero estos comicios han actuado como el requerido bálsamo.

Las encuestas anunciaban una espeluznante tormenta. Casi cataclismo. No hubo tal, pese a que el PP ha perdido escaños en casi todas las zonas. ero 'la fórmula andaluza' le salvará de la quema. Y hasta le permite aparecer como el triunfador de la noche. Hasta Pedro Sanchez protagonizó una aparición algo mustia en la noche electoral.

El avance del triple escrutinio, sin embargo, empezaba a despejar algunos temores. Poco a poco, la batalla de Madrid empezó a adquirir perfiles de esperanza. Y otras zonas como Castilla y León (donde pierde pero podrá gobernar), Murcia, Logroño, Zaragoza, Córdoba, Málaga, quizás Granada, Alicante, incluso el Ejido (Almería), territorio donde Vox parecía imbatible continuaron o pasaron a manos del PP. En la inhóspita y ahora independentista Barcelona, contra todo pronóstico, Josep Bou conseguía dos escaños para su candidatura. Su única derrota ha sido Rioja. Un trompazo menor ante lo que se anunciaba.

El gran cambio de Madrid

Cuando casi todo parecía perdido, el lento goteo de resultados animaba paulatinamente a la séptima planta de Génova, donde Pablo Casado, junto a su número dos Teodoro García Egea, y el resto de su comité de Dirección, seguía con angustia la evolución de la tarde. La gran alegría estalló en Madrid, donde la imbatible Manuela Carmena se quedaba sin posibilidades de formar gobierno ante el flojo resultado de los socialistas que abría las puertas a una coalición del centro derecha. Gabilondo era también víctima de la división de la izquierda, con Errejón y Serra braceando en el naufragio.

A las once de la noche, en la primera planta de la sede nacional, se empezaban a escuchar gritos de 'alcalde, alcalde', en homenaje a Martínez Almeida. El escrutinio acababa de arrancarle un escaño a Carmena y colocaba al PP con las posibilidades de conseguir la alcaldía, con apoyo de Cs y de Vox. Al tiempo se conocía que Leopoldo López, padre del héroe venezolano y apuesta muy personal de Casado, conseguí escaño en la Cámara europea.

Tras la debacle de las elecciones generales, Casado impulsó una finta estratégica, forzado por las críticas de algunos barones, con Núñez Feijóo al frente. Cesó a Javier Maroto como jefe de campaña, emprendió un viraje hacia el centro, abandonó algunos de sus postulados más radicales, alejó a Azar y recuperó a Rajoy. 

El abatimiento en las filas populares fue una constante durante estas dos semanas previas a las urnas. La militancia se mostraba atenazada por el desánimo, los barones temían la derrota en sus demarcaciones y las voces del 'viejo PP' calentaban intramuros la necesidad de cambios si se consumaba el estropicio. Miraban algunos a Núñez Feijóo, que no ha logrado un buen resultado en Galicia. Todo estaba abierto, empezando por la defenestración del presiente.

Apoteosis inesperada

Madrid era la clave. Conservar la Comunidad y recuperar la alcaldía iba a ser el barómetro que mediría el resultado electoral. La idoneidad en la elección de la candidata a la Puerta del Sol, Isabel Diaz Ayuso, fue objeto de debate en las sedes de la formación. Incluso de algunas críticas. Ayuso se mostró implacable contra el pensamiento único, la izquierda exquisita, los ufanos topicazos de la bandada del progreso. Los derrotó. José Luis Martínez Almeida, el aspirante al Consistorio, llevó a cabo na campaña agresiva, seria, muy profesional, venció en el debate televisivo clave, pero arrastraba el inconveniente de escaso conocimiento social. Lo superó, con entusiasmo y ahínco.  

Ambos fueron una apuesta personal de Casado, en la que pocos confiaban y que finalmente consiguió un resultado inesperado, una baza triunfadora, el símbolo de estas elecciones, el trampolín en el que ha basado el presidente del PP su resurrección. Para algunos, Casado tan sólo salva los muebles, logra un respiro. Pero cuando te han tomado ya las medidas para tu sepultura política, lo ocurrido en los comicios del 26-M más que un alivio es un apoteosis. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba