Política

A Casado se le agota la paciencia: "Esto ya es irrespirable"

Pablo Casado ha perdido la paciencia. El caso de las escuchas de Cospedal y Villarejo destrozan su estrategia. "Esto se vuelve irrespirable", comenta con su entorno más fiel

Pablo Casado, en Huelva
Pablo Casado, en Huelva Efe

Pablo Casado está en el límite de tomar una decisión definitiva. "Esto ya es insoportable, se ha vuelto irrespirable", comentaba estos días fatídicos con un miembro de su equipo. "La próxima vez que hable sobre la tormenta que sacude a Dolores Cospedal será en otros términos a los de hoy", añade. El líder del PP se aferró en Huelva a la versión oficial de su partido. "Cospedal ha dado explicaciones, no ha mentido, no como otros". Un tibio mensaje de comprensión. Muy lejos del respaldo sin fisuras que quizás esperaba la exnúmero dos del PP.

"Mi único compromiso es con los militantes", dijo en tono firme y muy medido, al objeto de atajar la versión de que 'se lo debe todo a Cospedal' que circula en sectores del PP. "Ejemplaridad, transparencia y rendición de cuentas", fueron sus tres condiciones para aceptar que la exsecretaria general, o cualquier otro, siga en el partido. Quien se aleje de esa senda, "contará con mi absoluto rechazo". Es decir, la puerta de salida. 

En su jornada onubense, Casado palpó la voluntad de buena pare de los suyos por zanjar definitivamente un asunto que les destroza la campaña. "En vez de hablar del desastre de Susana Díaz, tenemos que hablar de Cospedal", señala uno de los candidatos andaluces, militante del 'pablismo'.

Este viernes se inaugura en Málaga la Unión Intermunicipal del PP. Un cónclave que reúne a alcaldes y concejales populares de toda España para mostrar unidad, potencia, diseñar estrategias, recuperar la moral. "Ahora la sombra de Cospedal lo inunda todo, es un perverso efecto desgaste", señala la mencionada fuente. "Vamos a hablar de impuestos, de empleo, de educación, pero en los medios sólo aparece Cospedal".

"Nada que temer"

El entorno de Casado subraya la decepción de su líder con la antigua ministra de Defensa. No le advirtió de nada, no le ha comentado nada, apenas se intuye qué más puede aparecer. "No tenemos nada que ocultar ni que temer", fue el mensaje del presidente del PP a su parroquia andaluza, sumida en plena pugna preelectoral, y de paso a todo el partido y a quienes agitan "fantasmas horribles", dice esa fuente. 

Algunas voces en la dirección nacional le recuerdan a su líder que hay que actuar con prudencia, evitar nuevos casos Soria o Rita Barberá, que fueron laminados sin motivo, al son que marcaba la oposición y algunos medios. Casado ha tomado nota de aquellos episodios. Pero no percibe en Cospedal la lealtad absoluta que este momento requiere. De ahí su advertencia de este jueves. Un último toque de atención, un serio aviso a la protagonista del escándalo por si emergen nuevos documentos. 

El presidente del PP confía en que, llegado el caso, Cospedal haga pública su renuncia y que no pretenda protagonizar una larga agonía. El equipo de la exsecretaria general hace mencion al caso de la senadora Pilar Barreiro, exonerada de toda responsabilidad penal por el tribunal. Dejó el partido, pero no el escaño. Ahora, proclamada su inocencia, vuelve al PP. En Génova se subrayan las diferencias. Villarejo es un elemento de 'alta toxicidad', y de difícil defensa, apuntan. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba