NACIONAL

CIS: La fractura interna hunde al PSOE y lo coloca cinco puntos por debajo de Podemos

El PP sube 1'5 puntos desde el 26-J (34'5%) y supera en casi 13 a la suma de Iglesias y las confluencias (21'8%), según el barómetro de octubre del CIS. Batacazo de los socialistas, que pagan su guerra civil al quedar en un pobre 17%. Ciudadanos se mantiene (12'8%).

El Partido Popular volvería a ganar las elecciones generales con el 34'5% de los votos, un punto y medio más del apoyo que cosechó el 26-J y casi trece por encima de la segunda fuerza, Unidos Podemos (21'8%). La coalición que encabeza Pablo Iglesias logra el 'sorpasso' ante un PSOE lastrado por su crisis interna y hundido en un pobre 17%. En cuarto lugar aparece Ciudadanos, que cede dos décimas desde las últimas generales (12'8%).

Así lo recoge el barómetro de otoño del CIS, difundido este lunes, cuyo trabajo de campo se realizó del 1 al 10 de octubre, en plena guerra civil socialista (Pedro Sánchez dimitió al término del comité federal del día 1). El estudio confirma la tendencia al alza de la formación de Mariano Rajoy, que ha crecido casi seis puntos desde el 20-D (en esa cita se quedó en el 28'7%) y el cambio en la correlación de fuerzas de la izquierda, donde la hegemonía la ostentan ya Unidos Podemos y sus confluencias periféricas con 4'8 puntos de ventaja sobre los socialistas.

Los socialistas mantenían en julio un colchón de 3'5 puntos sobre Unidos Podemos; ahora, están 4'8 por detrás

El partido que ahora dirige la gestora de Javier Fernández ha perdido en cuatro meses casi seis puntos de respaldo electoral (del 22'7% de las últimas generales al 17% actual). El anterior barómetro del CIS, en julio, les daba un 23'1% y un colchón importante sobre Iglesias (19'6%). La situación se ha dado la vuelta por completo en tiempo récord.

La formación de Albert Rivera, por su parte, aparece estabilizada en guarismos similares desde hace meses, aunque cotizando ligeramente a la baja (13'9% en diciembre de 2015; 13% el 26-J; 12'8% ahora). Respecto al anterior estudio, que le situaba en el 12%, Ciudadanos sí mejora ocho décimas. Entre los soberanistas, ERC continúa creciendo a costa de la antigua Convergència -los republicanos suben del 2'6% al 3%, mientras los convergentes bajan del 2% al 1'7%- y el PNV continúa en el 1'3%.

Garzón, el mejor valorado

El CIS de octubre recoge también valoración de líderes. Entre los nacionales, el coordinador de IU, Alberto Garzón, sigue obteniendo la mejor nota (4'47, ligeramente por debajo del 4'55 del anterior barómetro). Albert Rivera se sitúa por detrás, con un 3'69 (baja tres décimas), y después aparecen Pedro Sánchez (3'35, frente al 3'93 de julio) y Mariano Rajoy (2'97, por el 3'35 de tres meses antes). Por encima de todos ellos pero sin alcanzar el aprobado se coloca el líder de la confluencia catalana (En Comú Podem), Xavier Domènech, a quien los electores puntúan con un 4'51 (cae cuatro décimas).

El 88'1% cree que la situación política general es mala o muy mala

En cuanto a los temas que más preocupan a la ciudadanía, siguen en cabeza el paro (lo cita un 71'3% de los encuestados), la corrupción y el fraude (37'6%) y los políticos en general (29'5%). El 64'8% considera que la situación económica es mala o muy mala -por el 31% que la califica de regular y el 3'5% que la ve buena-, cifras que empeoran al valorar la política.

El 88'1% de los españoles cree que la situación política general es mala o muy mala, el 93'8% considera que está igual o peor que hace un año y también una amplia mayoría (59%) vaticina que seguirá igual o empeorará en los próximos doces meses. Los encuestados respondieron antes de que se diera salida al bloqueo institucional y justo en los días que transcurrieron entre la dimisión de Sánchez como líder del PSOE y el viraje de este partido hacia la abstención para evitar nuevas elecciones generales, que se produjo el domingo 23.

No se recoge, pues, el efecto que en el electorado hayan podido tener la reelección de Rajoy como presidente del Gobierno, la confección del nuevo Gabinete o la 'venta' que los socialistas han hecho de su viraje. Una campaña comunicativa que en cualquier caso está lejos de cohesionar al partido, pues una quincena de diputados se saltó la disciplina de voto para seguir en el 'no' al PP y Sánchez dejó el escaño para no verse obligado a elegir entre la traición a su 'no es no' o la desobediencia al comité federal. Igualmente, parece decidido a luchar por el liderazgo del PSOE en las próximas primarias, aún por convocar. Coja quien coja el timón socialista, lo hará para intentar relanzar a una formación en su peor momento desde el retorno de la democracia.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba