Elecciones Generales 10-N Ni el CIS ni Franco calman a Ferraz: las federaciones del PSOE solo aspiran a quedarse como el 28-A

Las encuestas siguen sin favorecer a Sánchez. El presidente se multiplica en un maratón de entrevistas que le obligan a pisar todos los charcos en los que se están metiendo los socialistas durante la campaña

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez. EFE

La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no ha calmado las aguas en el PSOE. De hecho, nadie en el partido cree que Pedro Sánchez esté cerca de los 150 escaños, sino que se mueve en el entorno de los 125 diputados del 28-A.

Las federaciones del PSOE trasladan a Ferraz que su objetivo es mantenerse como el 28-A y que no detectan margen de mejora en sus sondeos internos.

Otros barones prevén directamente caídas, y no acaban de ver de dónde sale la horquilla de entre 133 y 150 diputados que estima el CIS.

Maratón de entrevistas

Ni la exhumación de Franco, ni los sucesos de Cataluña parecen alterar esa dinámica de preocupación en el seno del PSOE, que teme un escenario igual o peor para la gobernabilidad después del 10 de noviembre.

La preocupación se ha traducido en un maratón de entrevistas de Sánchez sin precedentes. No hay día que el presidente del Gobierno no esté en alguna televisión o medio de comunicación. Todos sus rivales coinciden en que esta "sobreactuación" es un síntoma de nerviosismo.

El mensaje oficial del PSOE es que el conjunto de las encuestas coincide en que no hay alternativa posible a un gobierno encabezado por Sánchez. Algunos sondeos privados, sin embargo, han empezado a sugerir que es una posibilidad no tan remota.

"¿Qué es lo que, a mi juicio, dicen estas encuestas?. Hay todavía un núcleo de personas que no saben qué van a hacer el próximo 10 de noviembre. Si van a acudir o no va a acudir a las urnas y a quién van a votar", ha dicho Sánchez en Espejo Público, de Antena 3.

"Y a mí me parece que es importante, primero, empatizar con ellos. Muchos de ellos, estoy convencido, están cansados, tienen dudas de si su voto va a valer para desbloquear la gobernabilidad de nuestro país", ha añadido.

Sánchez pisa todos los charcos

El problema de la sobrexposición mediática es que Sánchez se está viendo forzado a pisar todos los charcos en los que se está metiendo el PSOE durante la campaña. Y acumula unos cuantos. Los últimos han sido el expediente de la Junta Electoral por el uso de La Moncloa y las referencias al federalismo y la plurinacionalidad.

Tal y como ha informado Vozpópuli, el líder del PSC, Miquel Iceta, telefoneó a la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, para recuperar la referencia a la reforma federal de España y el reconocimiento a su "realidad plurinacional" en el programa socialista para las elecciones del 10-N.

Iceta ha publicado un tuit en el que afirma que las "presiones del PSC" habían obligado al presidente del Gobierno a corregir el borrador del programa.

"Pues claro que vamos a incorporar la Declaración de Granada y la Declaración de Barcelona en el texto programático", ha dicho Sánchez en Antena 3. 

La declaración de Barcelona se aprobó poco antes del golpe separatista de septiembre y octubre del 2017 en Cataluña. El texto es un reconocimiento del PSOE y el PSC a la "realidad plurinacional" de España y una apuesta decidida por la reforma federal del Estado.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba