Política

Ayuso defiende a Vox y arremete contra el feminismo de la izquierda

La candidata del PP a la Asamblea de Madrid arropa el trabajo que tuvo Abascal con Aguirre y acusa a la izquierda de estar "resentida y dolida". Monasterio afirma que su partido "viene a limpiar la ciénaga", exige devolver competencias al Estado y pide acabar con el "menú del adoctrinamiento ideológico" en los colegios

Isabel Díaz Ayuso.
Isabel Díaz Ayuso.

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aprovechó su turno de réplica a las portavoces de Podemos e Izquierda Unida, Isabel Serra y Soledad Sánchez, para defender a Vox de los ataques de la "izquierda radical", al tiempo que arremetió contra el feminismo que la izquierda enarbola desde una "supuesta superioridad moral".

Ayuso acusó a Podemos de llevar a cabo la campaña política "más machista" que se ha visto contra una mujer, "metiendo por el medio a mi familia y desacreditando al adversario" cuando Podemos es uno de los grupos políticos "de los más machistas" y en el 15-M hubo mujeres que salieron "despavoridas" por el "acoso" de los "machos alfa" que había, a su juicio, en este movimiento reivindicativo.

"Quiero combatir cualquier tipo de discriminación, pero ¿qué pasa, que los hombres no sufren?", se preguntó Ayuso. A continuación, quiso arropar a Vox del "acoso de las instituciones y el acoso mediático" que está sufriendo en los últimos meses. En concreto, se refirió al caso de Abascal, de quien Serra criticó que se le diese un puesto de trabajo directivo en un "chiringuito" durante la etapa de Aguirre.

"A lo mejor vino después de sufrir el acoso totalitario de ETA. Es así, pero los ultras somos nosotros", dijo Ayuso mirando a la bancada de Podemos e IU, a cuyos diputados acusó de "pontificar y dar lecciones con monsergas".

Referencias a Infancia Libre

"Esa es la izquierda de siempre, que no suena a nada nuevo. Izquierda resentida y dolida porque no va a gobernar en la Comunidad de Madrid", advirtió la próxima presidenta madrileña. "Te vienen a hablar de su feminismo aquellas que han tenido el cuajo de venir con representantes de Infancia Libre", apuntó sobre esta asociación dedicada a "sustraer a los niños a sus padres" incluyendo delitos de abusos sexuales contra los progenitores.

En ese punto, recordó que las dirigentes de Infancia Libre eran asesoras de Podemos y subrayó que Serra es la única imputada por desórdenes públicos "por reventar cajeros". La aludida negó que sea por ello, sino por resistirse a un desahucio de una personas con problemas de discapacidad, un hecho del que sintió "orgullosa", pero Ayuso respondió que Serra es "una dirigente que considera que el desorden público es bienvenido". Asimismo, subrayó que Podemos es el partido que más ataca a la prensa libre con sus "listas negras de periodistas".

El turno de Vox

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, hizo hincapié en su turno de palabra que su partido siempre tuvo “la mano tendida” para llegar a un acuerdo. “En cuanto ha habido disposición negociadora, el acuerdo no se ha hecho esperar”, apuntó de inicio.

Monasterio señaló que hay “muchas cosas, muchísimas, que nos separan del PP y Cs” y adelantó que no se sumarán a todas las 155 medidas que pactaron –“ Algunas de ellas tendrán que renunciar o pactarlas con la izquierda”, advirtió a Ayuso-, pero admitió que prefieren investir a la candidata del PP ante las “ideas totalitarias y los pretendientes a chavistas” de la bancada de la izquierda.

La portavoz de Vox subrayó que no va a ceder “a ningún chantaje” y criticó anuncios de Ayuso como la creación de un comisionado de bienestar animal en vez de poner coto “al estado de bienestar de los políticos” o la maraña de leyes que “imposibilitan” la creación de empleos.

Curiosamente, se opuso con vehemencia a las casas de apuestas que “arruinan” a los jóvenes, tal y como exige Podemos, y los “vientres de alquiler” que defiende Ciudadanos como ejemplo de igualdad. “¿Qué igualdad es esa? La izquierda pone las ideas, el centro las asume y la derecha las gestiona”, constató antes de recordar los casos de las leyes de aborto, ideología de género o memoria historia.

La dirigente de la formación conservadora insistió en que el apoyo favorable de hoy “no implica que regalemos los votos” en los próximos cuatro años. “No estamos aquí para guiños”, manifestó Monasterio antes de poner en cuestión los 33.000 millones de euros de deuda que tiene la Comunidad de Madrid, “un impuesto en diferido que lo vamos a tener que pagar”.

Ayuso le replicó que la deuda madrileña es la segunda más baja de España, sólo por detrás del País Vasco, que tiene su propia Hacienda foral, y vaticinó el objetivo de su Gobierno de reducirla a la mitad, hasta el 15%, al final de la próxima legislatura.

Monasterio reclamó poner fin a la “gestión irresponsable” de los fondos públicos que han llevado, a su juicio, a una Administración “sobredimensionada”. De ahí que manifestase su disconformidad con el pacto de PP y Cs que conlleva una ampliación de 9 a 13 consejerías autonómicas. “¿Dónde van a sentarlos si no tienen sillones?”, se preguntó.

Hoy tenemos el menú del adoctrinamiento ideológico. Queremos que los políticos quiten las manos de encima de nuestros niños”

También reclamó una auditoría de las subvenciones como se ha exigido en otras comunidades autónomas en las que son determinantes. “Venimos a limpiar la ciénaga, a desmontar chiringuitos como Abascal con la agencia de protección de datos, que lo cerró”, dijo de su líder de Vox.

Monasterio reclamó, igualmente, que Madrid devuelva las competencias de Sanidad, Interior y Justicia al Estado central y acusó al líder del PSOE en la Asamblea, Ángel Gabilondo, de ser “un hombre inteligente en un partido equivocado”, por lo que auguró a los socialistas que algún día pagarán en las urnas sus continuas traiciones”.

En último término, hizo una encendida defensa de la familia, “el único espacio de libertad que está libre del consenso progre”, y defendió el cheque escolar que Vox ha logrado sacar a PP y Cs, que es distinto del cheque infantil –la ayuda para niños de 0 a 3 años- y que busca “favorecer la competencia entre centros para evitar que se adoctrine” a los menores. “Hoy tenemos el menú del adoctrinamiento ideológico. Queremos que los políticos quiten las manos de encima de nuestros niños”, concluyó.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba