Tribunales

La Audiencia Nacional pide a Suiza que comparta su investigación sobre el rey Juan Carlos

La Fiscalía anticorrupción ya reclamó en diciembre pasado la información sobre las pesquisas del fiscal helvético Yves Bertossa sobre los fondos vinculados al monarca emérito y sobre el "regalo" de 65 millones a Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Juan Carlos I
Juan Carlos I Gtres

La Audiencia Nacional ha reiterado a las autoridades suizas que compartan con la Justicia española la información solicitada por la Fiscalía en una comisión rogatoria enviada a este país en diciembre pasado, según informan fuentes jurídicas a Vozpópuli. En concreto, el ministerio público trata de obtener la información recabada hasta el momento por el fiscal Yves Bertossa sobre las presuntas cuentas suizas del rey Juan Carlos y de su examiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Desde la Audiencia Nacional se han puesto en contacto personalmente en los últimos días con el fiscal suizo para reiterarle la petición de la Fiscalía anticorrupción. Este paso dado por el organismo judicial no se trata de una comisión rogatoria nueva ni diligencia judicial dado que hasta el momento las pesquisas las dirige el Ministerio Público.

En octubre pasado, el fiscal suizo se reunió con cuatro fiscales de anticorrupción y con el magistrado que investiga en la Audiencia Nacional el caso Villarejo, Manuel García Castellón, para reclamarles informaciones. Entre ellas, solicitó la grabación del excomisario en la que Corinna zu Sayn-Wittgenstein acusaba al monarca emérito de poner su dinero en Suiza a nombre de su primo Álvaro de Orleans-Borbón.

En el audio, que grabó el comisario -entonces en activo- José Manuel Villarejo, la examiga del rey apunta a que Álvaro de Orleans-Borbón también pagaba los viajes en jet privado de su pariente Juan Carlos I. Un hecho que ha confesado el noble en una entrevista concedida al diario El País.

Pieza 'Carol'

Estas grabaciones fueron adelantadas por los diarios OKDiario y El Español, y entregadas al anterior instructor de la causa sobre Villarejo, Diego de Egea, que abrió una pieza separada, la número 5, que denominó Carol. Estas pesquisas fueron rápidamente sobreseídas, al considerar que Juan Carlos I, como jefe de Estado, no puede ser investigado en virtud de la Constitución Española. Sin embargo, el sobreseimiento fue provisional por lo que el actual juez del caso Villarejo, Manuel García Castellón, podría reabrir de nuevo la causa.

Villarejo
Villarejo

En aquella conversación con el comisario, la examiga del rey emérito también dijo que los empresarios a los que Arabia Saudí había adjudicado la construcción del AVE a la Meca habían cobrado comisiones. Por ello de forma paralela, el fiscal de anticorrupción Luis Pastor abrió una investigación que afectaba solo a este punto de los empresarios. Interrogó en Londres a Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Según se desprende de un comunicado hecho público por sus abogados, marcó distancias con lo que le confesó en su día a Villarejo y dijo conocer poco del asunto.

Mientras tanto, el fiscal suizo Yves Bertossa ha obtenido información muy relevante sobre las supuestas actividades económicas de Juan Carlos I en Suiza. En concreto, el representante del ministerio público helvético ha conseguido documentos sobre el pago en 2008 de 65 millones de euros (100 millones de dólares) por parte del Gobierno de Arabia Saudí a la Fundación Lucum, creada en Panamá por los fiduciarios Arturo Fasana y Dante Canónica, y que se atribuye al rey emérito.

Una rebaja del 30%

La Justicia de este país sospecha que este dinero podría haberlo abonado la monarquía saudí después de que Juan Carlos I lograra que el consorcio español rebajara un 30% su oferta para construir el AVE entre las ciudades de Medina y La Meca. Por el contrario, Corinna zu Sayn-Wittgenstein considera que se trata de un simple "regalo" entre monarquías, por lo que no se podría acusar a Juan Carlos y al resto de personas implicadas en las operaciones financieras de ningún delito.

El Rey Juan Carlos I y su primo Álvaro de Orleans.
El Rey Juan Carlos I y su primo Álvaro de Orleans. Clara Rodríguez

Fuentes de la Fiscalía española, citadas por El Confidencial, consideran que los 65 millones de euros (100 millones de dólares) que habría recibido la Fundación Lucum tendrían su origen en el "blanqueamiento" que realizó Juan Carlos al rey Abdulá, que entregó en 2007 al monarca el Toisón de Oro, un reconocimiento nobiliario de gran prestigio.

En el mismo sentido, Álvaro de Orleans-Borbón ha confirmado, tal y como dice Corinna zu Sayn-Wittgenstein en la grabación de Villarejo, que pagaba con la Fundación Zagatka los viajes de su primo Juan Carlos I. En el audio la noble también se queja de que el rey emérito le había dado "un regalo envenenado" al haber puesto a su nombre varias propiedades.

Banco Zaragozano

Otro descubrimiento importante del fiscal helvético es que la cuenta de la Fundación Zagatka en Credit Suisse recibió una importante suma por la supuesta intermediación entre Alberto Cortina y Alberto Alcocer, conocidos como Los Albertos, amigos personales de Juan Carlos I; y los directivos de Barclays Bank. Esta entidad británica adquirió en 2003 el Zaragozano. En la documentación se prueba que la fortuna vinculada a la Fundación supera los 50 millones de euros.

Alberto Cortina (a la derecha), junto a su primo Alberto Alcocer.
Alberto Cortina (a la derecha), junto a su primo Alberto Alcocer. EFE

Las pesquisas del fiscal Yves Bertossa también han desvelado que la Fundación Lucum, también a nombre de Fasana y Canónica, y que se vinculan a Juan Carlos I, abonó en 2012 un total de 65 millones de euros a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, que sostiene que fue una donación.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba