Corrupción

La Audiencia de Madrid ha corregido ya en nueve ocasiones al juez del 'caso Rato'

Los magistrados han desautorizado al juez Serrano-Arnal y le han obligado a reabrir una investigación sobre un delito de blanqueo de capitales que el instructor consideraba prescrito

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia.
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia. Efe

Los magistrados que componen la Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid ya han desautorizado en nueve ocasiones la instrucción del denominado 'caso Rato', que lleva a cabo el titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, y en el que investiga el patrimonio del exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, según las resoluciones a las que ha tenido acceso Vozpópuli.

El último 'tirón de orejas' a Serrano-Arnal se conoció este miércoles, y consiste en que el juez ha sido obligado a pedir más información a Bankia. En concreto, la reclamación procedía de las empresas Publicis Comunicación España y Zenith Media, que pretendían que Bankia suministrara la documentación sobre las ofertas realizadas por el resto de agencias de publicidad que se habían presentado a los concursos, que están bajo sospecha.

Y por novena ocasión, la Audiencia Provincial se ha visto obligada a corregir al juez, pues los magistrados consideran pertinente la práctica de esta prueba, que tiene como finalidad determinar si la adjudicación de los contratos se debió únicamente a que estas empresas fueron las mejores, como ellas sostienen, y no al pago de una comisión a Rodrigo Rato y a su presunto testaferro, Alberto Portuondo, como mantiene la acusación de la Fiscalía.

Dos procedimientos

Sin embargo, esta última decisión de la Audiencia no es ni mucho menos la que deja en peor lugar al juez, ya que hasta en dos ocasiones la Sección 23 ha exhortado a Serrano-Arnal a reabrir dos procedimientos, siempre a instancias de la Fiscalía Anticorrupción e incluso de la Abogacía del Estado.

La rectificación de mayor trascendencia se produjo después de que el instructor archivara la investigación llevada a cabo por los agentes de la UCO durante varios meses, en relación a los pagos publicitarios de los que se beneficiaron empresas de Rato y sus familiares, cuyo origen estaba en las sociedades privatizadas por Rato a su paso por el Ministerio de Economía.

El recurso de la Fiscalía Anticorrupción logró parcialmente su objetivo, ya que la Audiencia Provincial de Madrid archivó el delito de cohecho, aunque sí rescató el de blanqueo de capitales. Eso fue en septiembre de 2017, y en la resolución los magistrados apuntaban que antes de tomar una decisión sobre esta investigación Rato tenía que ser llamado a declarar como imputado.

Blanqueo de capitales

Sin embargo, siete meses después Serrano-Arnal no ha citado al expresidente de Bankia, que hace dos semanas logró paralizar su declaración por un delito de blanqueo de capitales. Rato presentó un recurso, sobre el que la Audiencia de Madrid tendrá que adoptar una decisión.

No obstante, Rato sí declaró el pasado 5 de abril en relación al cobro de sus conferencias mediante la empresa Bureau Consulting de Conferenciantes (BCC) y con una empresa interpuesta. Y en menos de una semana, el titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid ha dado carpetazo a esta pieza separada, que también fue reabierta por la Audiencia el 16 de marzo de 2017, ya que Serrano-Arnal la había cerrado al considerar que el delito había prescrito.

La propia creación de la pieza separada de las conferencias de Rato ya le sirvió al juez para ser corregido por los magistrados de la instancia superior, que aseguraron de forma textual: "La anulamos, debiendo dictarse nueva resolución por el magistrado, en la que de forma motivada y concreta se decida lo procedente en torno a la incoación de la presente pieza separada, analizando todas las circunstancia que la justifiquen y con retroacción de las actuaciones al momento en que se dictó la providencia anulada".

También los jueces de la Audiencia revocaron otras dos decisiones trascendentales del juez del 'caso Rato': primero no permitieron, tal y como pretendía Serrano-Arnal, dejar el 'caso Rato' en manos del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, bajo la excusa de que el exvicepresidente del Gobierno estaba imputado en los casos 'Bankia' y de las tarjetas 'black'.

Portuondo, libre

Además, la Sección 23 decretó la libertad de Alberto Portuondo, un presunto testaferro de Rato, que había permanecido de forma provisional en prisión entre agosto y octubre de 2015. Los magistrados consideraron en relación a Portuondo, que fue detenido cuando iba a subirse a un avión con destino fuera de España, había un menor riesgo de fuga.

La Audiencia también impuso su criterio sobre la pieza separada en la que se investiga la compra del palacete por parte de Santiago Alarcó, excuñado de Rodrigo Rato. El juez tuvo que admitir que había indicios de delito, tal y como aseguró la Fiscalía, y le conminó a investigarlo, aunque al final el procedimiento fue archivado.

Serrano-Arnal también fue obligado por la Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid a sobreseer la investigación sobre los cobros de Rato del banco Lazard mientras era presidente de Bankia, aunque los magistrados sembraron dudas en el auto sobre la "coincidencia" de Rato en las dos entidades financieras.

Finalmente, el titular del juzgado que investiga al ex director gerente del FMI se vio forzado, además, a pedir que el inspector de Hacienda en excedencia Carlos Neira ratificara uno de sus informes bancarios relativos a Bankia. Algo que Serrano-Arnal no consideraba necesario, pero que los magistrados de la Audiencia piensan que es básico para determinar las presuntas irregularidades de la actuación de Rodrigo Rato en la entidad.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba