Política

Arrimadas confía de nuevo en el 'clan catalán' para dirigir Ciudadanos

La candidata con más posibilidades de suceder a Rivera ultima su Ejecutiva con Espejo, Cuadrado y Carrizosa en puestos de primera fila. También cuenta en su nuevo proyecto naranja con la madrileña Villacís, la gallega Rivera y la canaria Rodríguez 

Arrimadas en un reciente acto con los dirigentes naranjas que le apoyan.
Arrimadas en un reciente acto con los dirigentes naranjas que le apoyan. Cs

Inés Arrimadas tiene previsto anunciar este martes o miércoles quién será su número dos en la candidatura a la Ejecutiva de Ciudadanos. Se trata del puesto de secretario general y el dirigente que tiene más posibilidades de suceder a José Manuel Villegas en dicho cargo es José María Espejo-Saavedra, mano derecha de la portavoz naranja en el Congreso de los Diputados.

Espejo forma parte del llamado 'clan catalán' con el que Albert Rivera se rodeó de fieles de esta comunidad autónoma cuando la formación naranja se expandió a todo el territorio nacional. En este grupo estaban Arrimadas, Villegas, Fran Hervías (Organización), Fernando de Páramo (Comunicación) y Carlos Cuadrado (Finanzas) como primeros espadas. Toni Roldán (Economía) también era cuota catalana, pero su fichaje se gestó gracias a Luis Garicano.

A Espejo le tocó liderar el área de Acción Institucional y, al igual que Arrimadas, se mudó a Madrid a mediados de la pasada legislatura ante la presión y el acoso del independentismo catalán, aunque la decisión no fue acogida con entusiasmo entre algunos miembros de la familia naranja.

Ahora se ha convertido en la persona de mayor confianza de Arrimadas, tanto en la gestión en el día a día de la Cámara baja, como en las negociaciones preelectorales con el PP, de ahí que varios miembros de la gestora consultados por este diario den por hecho que la candidata a suceder a Rivera le propondrá ser su 'número dos'.

Dos vicesecretarios

Arrimadas no tiene que desvelar por ahora quiénes la acompañarán en la Ejecutiva. Sí que ha avanzado que habrá dos vicesecretarios generales. En la actualidad, esa condición sólo la tenía Carlos Cuadrado. La saneada gestión económica del partido ha sido una de las señas de identidad del partido y es muy posible que la candidata naranja le ofrezca seguir en ese mismo puesto dándole más atribuciones.

El hecho de que Cuadrado fuese la persona enviada ayer a Valladolid a parlamentar con Francisco Igea y otros dirigentes del sector crítico es una prueba de la confianza que Arrimadas tiene en el primero si los afiliados le dan su apoyo.

La segunda persona en ocupar una vicesecretaría general con competencias sociales podría ser la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. Arrimadas tiene con ella mejor sintonía que con Ignacio Aguado, quien no obstante es muy posible que siga en la Ejecutiva de Arrimadas.

El 'clan catalán' de Arrimadas lo completará con toda seguridad Carlos Carrizosa, jefe de la bancada naranja en la legislatura que está a punto de terminar en el Parlamento catalán y quien prepara también las maletas para irse a Madrid.

Carrizosa aspira a dirigir Organización, un área clave dentro de Ciudadanos por la discrecionalidad que se tiene desde ese puesto para diseñar las listas electorales y mantener un mensaje uniforme en todas las CC.AA. En los últimos años ha dirigido este mismo área dentro de Cs Cataluña, por lo que está familiarizado con el engranaje piramidal de la formación liberal.

Esta presencia numerosa de dirigentes catalanes se compensará con puestos relevantes para la gallega Marta Rivera, actual consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid y a la que Arrimadas elogió recientemente, y la canaria Melisa Rodríguez, portavoz de la Gestora y que podría seguir en esa función tras la Asamblea General del 15 de marzo.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba