Política

Albiol: "Pedí a Casado que Badalona no fuera moneda de cambio para apoyar el estado de alarma”

El nuevo alcalde de Badalona se muestra partidario en una entrevista con 'Vozpópuli' de un acuerdo amplio de fuerzas constitucionalistas para hacer frente al desafío separatista en Cataluña

Albiol recupera la Alcaldía de Badalona tras la ruptura del pacto de PSC y Guanyem
Albiol recupera la Alcaldía de Badalona tras la ruptura del pacto de PSC y Guanyem Europa Press

Xavier García Albiol (Badalona, 1967) ha iniciado su segunda etapa como alcalde de Badalona en mitad de la pandemia del coronavirus. El PP gobierna ahora la cuarta ciudad más poblada de Cataluña (217.740 habitantes) después de que el ex alcalde de este municipio se viera forzado a dimitir por conducir ebrio en pleno confinamiento, y el PSC y los grupos separatistas rompieran su acuerdo para retener la alcaldía en el último momento.

Albiol, que ganó las elecciones municipales de hace un año, asegura en una entrevista con Vozpópuli que el PP catalán está de vuelta. Albiol vivió como candidato y líder autonómico del partido el hundimiento de esta formación en Cataluña tras el golpe separatista de octubre del 2017. "El votante constitucionalista seguramente no entendió muchas de las decisiones que tomó el Gobierno de Mariano Rajoy en aquellos momentos", asegura.

El alcalde del PP defiende un acuerdo amplio, no solo PP y Ciudadanos, de fuerzas constitucionalistas en Cataluña y el resto de España, aunque cree que el PSOE de Pedro Sánchez ha optado por dar oxígeno al separatismo. Albiol lamenta la "desorientación" política del PSC y reclama una "izquierda no nacionalista" en Cataluña.

Albiol cree que el proceso separatista está muy tocado a nivel político por las divisiones entre el PDeCAT y ERC. Pero considera que el movimiento independentista todavía es sólido socialmente. La tarea de los partidos constitucionalistas, dice, es ofrecer un relato atractivo para que estas personas se identifiquen con el marco constitucional de nuestro país.

El acuerdo entre partidos constitucionalistas para hacer frente al desafío independentista debe ser lo más amplio posible, pero con el actual PSOE de Sánchez es complicado"

Le ha tocado asumir la alcaldía en una situación excepcional por el coronavirus. ¿Cómo se ha encontrado Badalona?

Badalona está razonablemente bien desde un punto de vista sanitario. En las últimas horas no hemos tenido ningún ingreso en el hospital de Badalona a causa del covid-19. Pero esta circunstancia no nos tiene que hacer bajar la guardia. Me preocupa de forma especial las aglomeraciones que se vienen produciendo en algunas zonas de Badalona, las más turísticas, a la hora de salir a pasear. Por eso ya he empezado a aplicar medidas de control desde un punto de vista de prevención de aglomeraciones, concretamente en el paseo marítimo de la ciudad.

¿Comparte la decisión de la Generalitat de no pedir que Barcelona y su área metropolitana avancen a la fase uno de la desescalada?

Creo que se tiene actuar con prudencia y responsabilidad. Si los responsables sanitarios consideran que el área metropolitana de Barcelona por su idiosincrasia y por el perfil territorial y de densidad tiene que permanecer en la fase cero, voy a defender esta medida. Si no somos capaces de garantizar un control sanitario acabaremos pagando las consecuencias económicas de manera más profundas en los próximos meses.

En Cataluña hace falta una izquierda que no sea nacionalista. Hoy por hoy el PSC es un partido nacionalista, que se siente más cómodo pactando con ERC o la CUP"

¿Qué datos le llegan del impacto económico en Badalona?

Hay preocupación. Badalona es una ciudad de servicios, donde hay un tejido comercial potente. El momento que estamos viviendo está provocando mucho dolor a este tipo de actividad. A la vez, quiero transmitir un mensaje de confianza. Los comerciantes, autónomos y empresarios van a mantener al Ayuntamiento de su lado.

¿Es usted partidario de intentar un gran pacto municipal con todos los grupos para afrontar esta crisis?

Sí. Las medidas que se tengan que adoptar por esta crisis sanitaria son responsabilidad de todos. Aquí no hay gobierno y oposición. Aquí lo que toca es salir de la manera más fuerte y es necesaria la colaboración de todo el mundo. Y en esta línea voy a trabajar.

Estamos pagando las consecuencias de la actitud temeraria del Gobierno a la hora de no afrontar esta crisis sanitaria con decisión"

¿Cómo está gestionando la crisis el Gobierno de Pedro Sánchez?

Estamos pagando las consecuencias de la actitud temeraria del Gobierno a la hora de no afrontar esta crisis sanitaria con decisión y en el momento que correspondía. Una vez iniciado todo el proceso de confinamiento, también se ha demostrado que la improvisación es el principal elemento distintivo del Gobierno de Pedro Sánchez. La improvisación y el cambiar de criterio constantemente, lo que acaba generando mucha inseguridad jurídica y económica.

¿Es partidario de mantener el estado de alarma?

Soy partidario de que se pueden garantizar las libertades que tenemos los ciudadanos y que sea compatible con el control de la pandemia y el control sanitario. Y esto pasa por levantar el estado de alarma y aplicar otro tipo de fórmulas que permitan esa libertad.

A Badalona le tengo mucho respeto como para meterla en un trueque de intercambios políticos por el estado de alarma entre distintos partidos"

¿Cree que Pablo Casado debe votar en contra de una nueva prórroga?

Se tiene que buscar otra fórmula. No podemos seguir durante tanto tiempo en un estado que en realidad es un estado de excepción, donde hay derechos que están limitados me parece que de manera injustificada.

¿Cómo le ha tratado Pablo Casado? ¿Cree que la dirección nacional del PP pudo hacer más en la negociación de la alcaldía? 

La dirección de Pablo Casado siempre ha estado a mi lado. Me ha apoyado en todo lo que he necesitado. Es cierto que no ha intervenido en ninguna negociación, pero no ha intervenido porque sencillamente es una negociación que estábamos llevando nosotros desde Badalona. El Gobierno de Badalona no podía convertirse en una moneda de cambio para otro tipo de acuerdos o intereses. Esa ha sido la línea que yo he defendido y de la que me siento muy satisfecho, porque el partido ha estado a mi lado.

Lo digo porque otros partidos, como el PNV, sí han metido otras cuestiones en la negociación para las prórrogas del estado de alarma.

A Badalona le tengo mucho respeto como para meterla en un trueque de intercambios políticos entre distintos partidos. Me niego en redondo. Soy alcalde. Primero porque he sido el más votado. Y segundo porque los partidos de izquierda e independentistas han sido incapaces de presentar un proyecto alternativo.

Se está demostrando que si ha habido un Gobierno de España capaz de parar los pies al independentismo más radical ha sido el Gobierno de Rajoy"

Usted vivió en primera persona los momentos más difíciles del PP en Cataluña después del golpe separatista, el 155 y batacazo en las elecciones del 2017. ¿Ha vuelto el PP catalán?

Estoy convencido de que en esta nueva situación el PP en Cataluña tiene una oportunidad histórica. Es cierto que entre los años 2015 y 2018, la política estuvo contaminada por el debate del proceso de ruptura. Seguramente muchas decisiones del Gobierno del PP no se entendieron en una parte del votante constitucionalista en Cataluña. Creo que en estos momentos se está demostrando que si ha habido un Gobierno de España capaz de parar los pies al independentismo más radical ha sido el Gobierno de Mariano Rajoy. Si hoy el PP siguiera en el Gobierno de España no hubiéramos visto algunas cesiones que son inadmisibles.

¿Es partidario de una alianza de partidos constitucionalistas? ¿Ciudadanos y PP deberían presentarse juntos a las elecciones en Cataluña? 

A nivel catalán y a nivel del resto de España, cuanto más unidos estemos los partidos constitucionalistas será mucho mejor para dar respuesta no solo al independentismo, sino a los retos internacionales que tenemos como país. Vamos a entrar en una situación muy compleja y es momento de que se tome conciencia de que necesariamente, como ocurre en otros países, los grandes partidos se pueden poner de acuerdo en cuestiones de Estado, en cuestiones de comer. Es ciertamente complicado, porque el PSOE desde que está Pedro Sánchez ha entrado en una deriva de intentar dar oxígeno al independentismo y romper el constitucionalismo, pero esperemos que esta dinámica cambie lo ante posible.

¿Entonces considera que ese acuerdo debería incluir al PSC?

El acuerdo entre partidos constitucionalistas para hacer frente al desafío independentista y los desafíos internacionales que tenemos en frente debe ser lo más amplio posible, pero no es menos cierto que con el actual PSOE de Pedro Sánchez es complicado.

¿Cómo se ha portado el PSC con usted?

El PSC sufre un problema de desorientación política muy importante. En Cataluña hace falta una izquierda que no sea nacionalista. Hoy por hoy el PSC es un partido nacionalista, que se siente más cómodo pactando con ERC o incluso con la CUP, que pactando con el PP u otros partidos constitucionalistas. Me parece que si el Partido Socialista afronta las próximas elecciones autonómicas en Cataluña en esta dirección se puede llevar una sorpresa desagradable.

El movimiento separatista desde un punto de vista político está debilitado por las divisiones internas entre el PDeCAT y ERC, pero sigue existiendo una parte importante de la población catalana que defiende posicionamientos independentistas

¿El proceso separatista tal y como lo hemos conocido ha terminado o considera que sus líderes solo se están tomando un respiro?

Hemos de diferenciar muy bien, por un lado, el movimiento independentista desde un punto de vista político; que sí creo que en estos momentos está debilitado por las divisiones internas entre el PDeCAT y ERC. Y, por otro, el movimiento social. No podemos negar que en Cataluña sigue existiendo una parte importante de la población que defiende posicionamientos independentistas. Tenemos que ser capaces de crear un relato que sea atractivo y que estas personas puedan sentirse identificadas con el actual marco jurídico y constitucional que tenemos en nuestro país.

¿Habrá elecciones catalanas este año?

No lo sabe ni ERC, como para que lo sepa yo. Al final será una decisión que tome Quim Torra en función de sus intereses electorales o los intereses electorales de Carles Puigdemont.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba