ELECCIONES 10-N Rivera dimite como líder de Ciudadanos y abandona la política

Renuncia a recoger el acta de diputado y se despide de la vida pública con un emotivo discurso. El Consejo General nombrará una gestora de 15 miembros en dos semanas. Ahora se abre un período de de cuatro meses hasta la celebración de unas primarias internas y un nueva Asamblea General, aunque se podrían modificar los estatutos para que el sucesor de Rivera asuma antes las riendas del partido

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, dimite como líder de la formación naranja, renuncia al acta de diputado en la siguiente legislatura y abandona la política. Así lo ha anunciado en un emotivo discurso este lunes tras la reunión de la Ejecutiva Nacional de su partido, celebrada tras el debacle electoral de los naranjas la pasada noche. 

Rivera recordó en una sala de prensa abarrotada, y con muchos dirigentes con lágrimas en la cara, que llegó a la política en julio de 2006 "por el azar y la casualidad" para dirigir una plataforma catalana que se llamó Ciutadans, gracias al empuje de "unos cuantos cuerdos muy locos", y que se empeñó en ocupar el centro político con un proyecto "liberal y constitucionalista".

Dicho proyecto se multiplicó con el paso de los años hasta lograr siete eurodiputados y unos resultados en mayo que les permiten gobernar ahora a 20 millones de personas. Hace seis meses Cs logró el "mejor resultado" con sus 57 diputados, que ahora se han evaporado hasta quedar en 10.

"Ya asumí que iba a asumir las responsabilidades. Nunca me he tapado la cara, siempre he sido valiente. La primera decisión es que dimito como presidente de Ciudadanos, el centro político existe y creo que por responsabilidad debo dimitir de ese cargo", anunció el líder de Cs en sus últimas palabras al frente de la formación naranja.

Al hilo de ello, recordó que cuando hay éxitos en el proyecto político, los parabienes son de todos y que cuando llegan los malos, el que debe asumirlos "es el líder". Si bien reconoció que algunas personas puedan pensar que es "injusto" dar este paso, él dejó claro que era lo responsable en estos momentos.

Deja el escaño a Edmundo Bal

Su segunda decisión fue renunciar al acta de diputado tras casi cuatro años en el Congreso de los Diputados. Dijo que siempre se ha "pellizcado" al entrar en el lugar de la soberanía nacional y subrayó que ha sido "un honor y un orgullo" el servir a los españoles que le han votado estos últimos años. Con la nueva situación, dejó claro que no puede asumir el seguir de diputado y "tener una nómina", pues nunca estuvo "atornillado al escaño".

En su opinión, es mejor que uno de sus compañeros dé "el 120%" en esta nueva etapa. Así, cede el testigo a Edmuno Bal, quien iba de número cuatro en la lista por Madrid y que agradeció a Rivera el gesto que ha tenido al renunciar al acta.

La tercera decisión, la más personal de todas, fue abandonar la política. Rivera echo mano de una frase de Barack Obama -"Si para ganar tienes que dividir a la gente, vas a tener un país ingobernable"- a la hora de subrayar que le preocupa que el país "se divida entre rojos y azules". "Como alguien moderado, liberal, constitucionalista, me preocupa el país", aseveró antes de subrayar que "es el momento de unir a los españoles".

Rivera hizo hincapié en que proviene de la sociedad civil y que tiene una profesión, la de abogado, a la que quiere volver. "Si bien la política lo ha sido todo, tengo vida fuera de la política. Ha llegado el momento de servir a otra gente", dijo con voz entrecortada. En ese momento, se acordó de sus padres, que han sufrido la ira del secesionismo catalán; de su hija, a la que no ha dedicado el tiempo que hubiera querido; a su pareja Malú, que "ha aguantándolo todo"; a sus amigos, con los que no ha podido quedar como quería; y de todos sus compañeros de partido, que ahora toman las riendas del partido.

Compañeros, compañeras, no sé si suena un hasta siempre, un hasta luego, pero en todo caso, dejadme que diga que como me apasiona la libertad, acabe diciendo: ¡Viva la libertad!"

"Como la vida sigue, como las cosas pasan, yo quiero ser feliz. He sido feliz durante este tiempo, no os quepa la menor duda, pero quiero seguir siendo feliz. Lo haré alejado de la política, viendo seguro que con orgullo, con preocupación, con ganas... porque yo amo España, yo amo la libertad, yo amo la igualdad", confesó Rivera.

El ya exlíder de Cs añadió que lo hará "sin gratitud, sin rencor y sin mirar atrás", satisfecho "de haber sido honrado" mientras estuvo en política y de haber dejado al partido "sin ni un caso de corrupción en 10 años". Por todo ello, dio las gracias a los millones de votantes de Cs "por este camino duro, largo, pero maravilloso" que le han dado.

"Sin más, me despido hoy, pero seguiré en la vida pública en algún trabajo, en algún lugar, porque esto, la vida pública, España, me apasiona. Pero es verdad que ha llegado el momento de vivir una nueva etapa para volver a recuperar esos valores y vivirlos desde la distancia, pero desde la admiración. Gracias compañeros, a los compañeros de la prensa, gracias a todos los españoles que me hayan votado o no. En definitiva, he intentado servirles a todos. Compañeros, compañeras, no sé si suena un hasta siempre, un hasta luego, pero en todo caso, dejadme que diga que como me apasiona la libertad, acabe diciendo: ¡Viva la libertad!", concluyó.

Una gestora, al mando

Los estatutos dicen que en caso de dimisión del presidente, se hará cargo del partido el secretario general, cargo que ocupa en la actualidad José Manuel Villegas. Sin embargo, la Ejecutiva ha quedado disuelta con la dimisión de Albert Rivera ya que todos sus miembros formaban parte de su candidatura.

Así las cosas, en un máximo de 15 días se reunirá el Consejo General, el máximo órgano de Cs entre congresos y que está presidido por Manuel García Bofill, para nombrar una gestora de 15 miembros y convocar una Asamblea General, que en este caso será la quinta en los 13 años de historia de Ciudadanos y de la que saldrá el sucesor de Rivera tras un proceso de primarias.

Fuentes oficiales indicaron que el Consejo General podrá elegir al presidente de dicha gestora, quien representará al partido en aquellos actos y reuniones políticas mientras dure la interinidad. Si bien los estatutos son muy claros al respecto e impiden una nueva dirección política hasta que pasen cuatro meses de una contienda electoral, lo que implicaría que no habría primarias hasta finales de febrero o principios de marzo, las citadas fuentes plantearon la posibilidad de que se modifiquen dichos estatutos para adelantar el proceso de primarias y la celebración de la Asamblea.

Punto de los estatutos de Cs.
Punto de los estatutos de Cs.

De esta manera, el líder de Ciudadanos dio un paso atrás después de 13 años como presidente de la formación naranja y deja su cargo después de que en apenas seis meses el partido haya pasado de tener 57 escaños a quedarse con tan solo 10 diputados en el Congreso. 

Uno de los primeros en reaccionar a la dimisión de Rivera ha sido Toni Roldán, quien dimitió en junio por sus discrepancias con la línea oficial del 'no es no' de Cs a Pedro Sánchez. El exjefe de la oficina económica elogió el liderazgo "excepcional" de Rivera, quien "ha pagado sus errores" y al que le honra su marcha un día después de los malísimos resultados electorales.

Tras los resultados, Rivera dio anoche una rueda de prensa en la que anunció que convocaba a la Ejecutiva de la formación a primera hora de este lunes para analizar los resultados y decidir el futuro de su partido, pero evitó decir si renunciaba al liderazgo.

Mucho más crítico fue Óscar Puente, actual portavoz del Comité Federal del PSOE, quien dijo que se va "el mayor irresponsable" de este país. "Un ególatra patológico que ya ha pasado a la historia por su torpeza. A los que le veían en la Moncloa hace poco más de un año, que Santa Lucía os conserve la vista", arremetió en su cuenta personal de Twitter.

El líder naranja convocó un congreso extraordinario en el que los militantes decidiesen sobre su liderazgo y "tomasen riendas del futuro del partido" ante un escenario político que afirmó ver "muy complicado". Dicho cónclave naranja se celebrará, previsiblemente, en marzo ya que los estatutos del partidos estipulan que tienen que pasar cuatro meses desde unas elecciones para organizar una convocatoria de este tipo.

Rivera se desmarcó en rueda de prensa del triunfalismo de otros líderes políticos que en anteriores comicios, pese a obtener peores resultados, han calificado los mismos de "históricos" y ha insistido en que Ciudadanos ha obtenido unos "malos resultados, sin paliativos ni excusas".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba