Albert Rivera ha regresado este lunes para anunciar cuáles serán sus nuevas funciones como miembro del despacho de abogados malagueño Martínez-Echeverría.

Han pasado tres meses y 20 días desde que el ex presidente de Ciudadanos abandonase su carrera política después de los malos resultados cosechados el pasado 10 de noviembre en las elecciones generales. "No pretendo ser un ex presidente que tutela ni un jarrón chino", ha manifestado.

Acompañado de su incondicional jefe de Prensa Daniel Bardavío, Rivera ha descartado volver a la política y tampoco ha querido desvelar su voto en las primarias del partido de forma explícita, aunque ha insinuado su posible respaldo a Inés Arrimadas.

"No hay que ser un lince... Mi voto es secreto, aunque es un secreto a voces", ha apuntado en referencia al proceso interno que enfrenta a la actual líder de Cs con Francisco Igea. "Todo el mundo sabe lo que pienso de Ciudadanos y de Inés Arrimadas", ha señalado ante la insistencia de los periodistas.

Nuevo trabajo de Rivera

Rivera será el próximo presidente ejecutivo de Martínez-Echeverría y, entre sus cometidos, ha destacado que se encargará de representar el despacho en España y Portugal y de su innovación, expansión y captación de talento. "Vuelvo a mi profesión: a lo que siempre soñé cuando era pequeño", ha reconocido. 

El ex presidente de Ciudadanos estudia combinar su actividad en Martínez-Echeverría con su participación en foros internacionales y una posible función como docente.