Aguirre se rinde, Aguirre se ha rendido. Esperanza Aguirre deja su puesto en el grupo municipal del PP madrileño después de un fin de semana de tensiones y de cábalas, de rumorología de todo tipo. No ha podido soportar la presión de su propio partido, con el que ella no contaba, ni el partido contaba con ella. Le ha echado la culpa a Ignacio González, quien ha sido durante años su mano derecha. Dice que se siente traicionada. No ha llorado en su despedida, al contrario de lo que suele hacer, pero mucha gente de la base del partido va a echar de menos a quien ha sido la lideresa de la derecha española a lo largo de tanto tiempo. Aguirre se ha despedido sin dar un portazo, pero sin remedio y sin retorno. De lideresa a militante de base, una historia que se acabó.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba