Sentencia del 'procés' Aviso para navegantes a PNV y Bildu: ni el 'derecho a decidir' ni la autodeterminación

La histórica sentencia del Supremo sobre el 'procés' deja claro que el estatuto soberanista que planean los partidos nacionalistas vascos, con "consulta" incluida, no puede apelar a estos 'derechos'

Quim Torra y Roger Torrent tras una pancarta con el lema "Decidir no es delito".
Quim Torra y Roger Torrent tras una pancarta con el lema "Decidir no es delito".

La histórica sentencia sobre el procés de Cataluña tiene especial relevancia en el País Vasco. En esta última comunidad la mayoría nacionalista es aún más sólida que en tierras catalanas. Los dos grandes partidos nacionalistas vascos, PNV y Bildu, preparan ahora mismo una reforma del Estatuto de Gernika que incluye una consulta separatista. Y la realidad es que el fallo del Tribunal Supremo supone un jarro de agua fría para sus aspiraciones soberanistas. Porque los jueces dejan claro que no existe el traído y llevado "derecho a decidir" ni tiene cabida en España el igualmente manido "derecho de autodeterminación".

No es que peneuvistas y bildutarras esperasen una respuesta diferente del Supremo. Y quizás cualquier jurista podría llegar a esta conclusión sobre la inexistencia de tales derechos. Pero por si había dudas el tribunal aborda jurídicamente los argumentos que los nacionalismos vasco y catalán comparten para justificar la convocatoria de un referéndum o una consulta sobre la hipotética independencia de las comunidades autonómas.

La sentencia supone, en este sentido, un palmario aviso para navegantes para aquellos que pretendan emular el procés catalán. Si los políticos vascos soberanistas hicieran lo mismo o algo parecido a lo que ocurrió en Cataluña, acabarían en la cárcel. Pero, sobre todo, con el fallo queda claro que el texto que acuerden PNV y Bildu no podrá apelar a los 'derechos' mencionados.

Ni el "derecho a decidir" ni la autodeterminación

El párrafo clave de la sentencia acerca de los derechos que siempre esgrimen los soberanistas no deja lugar a dudas. "El derecho a decidir como derecho atribuible a una parte de la ciudadanía que reside en una comunidad autónoma no tiene cobertura normativa, ni por sí, ni mediante su artificiosa asimilación al derecho de autodeterminación de los pueblos"

Agregan los jueces que "no existe un 'derecho a decidir' ejercitable fuera de los límites jurídicos definidos por la propia sociedad. No existe tal derecho. Su realidad no es otra que la de una aspiración política". Además, recuerdan que este derecho no aparece en la Constitución de 1978, no está recogido en el Estatut de Cataluña de 2006 y no está avalado por ninguna constitución europea ni por ningún tratado internacional suscrito por España.

Además, el Alto Tribunal niega que exista un derecho de autodeterminación en Cataluña. Los magistrados recuerdan que en la mayoría de las resoluciones de la ONU este derecho se refiere a la emancipación de pueblos coloniales y oprimidos y varias lo acotan, de manera que no se puede ejercer para quebrantar "la integridad territorial" de Estados "que se conduzcan de conformidad de la igualdad de derechos".

"Es un dato que se repite, una y otra vez. A saber, la salvaguarda de la integridad territorial de los Estados ya constituidos como límite natural a lo que se ha denominado la dimensión externa del derecho de autodeterminación".

Reacciones diferentes

Las diferentes reacciones del nacionalismo vasco a la sentencia ya apuntan a que la sentencia influye en sus aspiraciones. Por un lado, el PNV, por boca del propio lehendakari, Íñigo Urkullu, apelaba este lunes al "diálogo" como "único camino" y tildaba de "despropósito político y judicial" lo sucedido en el procés. Por el otro, el principal líder de Bildu, Arnaldo Otegi, pedía en las redes sociales "unidad de acción" de los nacionalistas para "actuar cuanto antes". Dos visiones casi antagónicas de la estrategia que debe seguir el independentismo vasco a partir de ahora.

Como viene contando Vozpópuli hace meses, el PNV y Bildu quieren cosas distintas con esa reforma del Estatuto que suponga un "nuevo estatus" para Euskadi. Es cierto que ambos pactaron el primer borrador del texto que incluía una "consulta" soberanista. Es igualmente cierto que peneuvistas y bildutarras comparten aspiraciones separatistas de crear una "nación vasca". Y también es cierto que el texto que ahora mismo se tramita en el Parlamento vasco incluye apartados abiertamente independentistas, como ese que diferencia entre "ciudadanía" y "nacionalidad" vasca de los habitantes de la comunidad.

Dos estrategias y un texto conjunto

Pero, más allá de los trabajos parlamentarios y del trazo grueso de algunas declaraciones, en el PNV apuestan por aumentar y blindar las competencias autonómicas mientras en Bildu abogan por la independencia sin ambages. Los primeros trabajan con ahínco para que PSE y Podemos respalden el texto que está en la Cámara de Vitoria; y los segundos defienden la creación de un frente común nacionalista. 

En suma, el PNV está en el pragmatismo y Bildu está en el independentismo. Entretanto las ansias de independencia se han desplomado entre los vascos en pleno procés,según todas las encuestas. Ahora esta sentencia del Supremo advierte a quienes quieran imitar el caso catalán y, por ello, parece abonar el terreno para que la vía de Urkullu se imponga a la vía de Otegi.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba