Miquel Giménezvozpopuli autores
Miquel Giménez

Opinión

¿Para qué sirve Enric Millo?

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo
El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo Europa Press

El Delegado del Gobierno de España en Cataluña, Enric Millo, debería ser una figura que inspirase confianza entre la gente que no está para aventuras separatistas. Un garante de la normalidad, un político con fuertes convicciones. Pero, a juzgar por las cosas que dice y cuándo y cómo las dice, hay quien se pregunta para qué sirve.

De pedir perdón por las cargas policiales del 1-O a dudar de García Albiol, pasando por decir que quería pactar con Puigdemont

No hay nada peor que el fuego amigo. Que se lo pregunten, si no, a Cifuentes. Y es que, cuando menos te lo esperas, suena el “¡Cuerpo a tierra, que disparan los nuestros!” y hay que arrojarse al suelo para evitar que te alcance un proyectil disparado desde tu retaguardia. Algo así está pasando en Cataluña, cada vez con mayor frecuencia, a la que habla el señor Enric Millo. Este ex militante de Unió Democrática se supone que debería ser el mayor velador de los que no comulgan con el proceso, pero, a la que se le pone un micrófono delante, suele crear mayor confusión entre la gente a la que, insistimos, debería defender contra viento y marea.

La última entrevista que ha concedido ha sido al hiper mega subvencionado y separatista medio El Punt-Avui. Allí el hombre se ha despachado a gusto. A la primera pregunta acerca de si vio o no vio las imágenes de violencia del 1-O, el Delegado insiste en anteriores declaraciones suyas en el sentido de que sí, que las vio, para lamentarse acto seguido de que nadie con sentido común puede decir que le gustasen, que el trabajó mucho para evitarlas y que intentó por todos los medios que no se produjeran. Recordemos a Xavier García Albiol ese mismo triste día negando que hubiese violencia policial, para verse luego desautorizado por Millo. Entonces ya dije que existía una operación dentro del PP catalán – y nacional, ya que estamos – para cargarse al ex alcalde de Badalona. Lo dicho por Millo no hace más que confirmármelo. El único líder popular catalán que ha conseguido vencer al PSC, así como al conjunto de la izquierda radical en su propio territorio, arrojado a un lado. Sois unos cracs en Moncloa, muchachos.

Decir tamañas barbaridades, señor Delegado y dirigentes populares, es darle la razón a los separatistas que han hecho de aquella presunta violencia uno de sus caballos de batalla más importantes. No habla usted, señor Millo, de las fake news o de los fake witness, como aquella señora de los dedos rotos y los tactos torpes, ni habla usted acerca de donde están los mil heridos. Habla usted de que hubo violencia por parte de los malos, malísimos policías y guardias civiles y de que usted intentó evitarlo. Apostilla usted que el momento es grave, muy grave. Que es grave, de acuerdo, pero no porque usted diga en la entrevista que hay que negociar, que usted ya lo intentó sin éxito, que usted, en fin, es seráfico, bueno, benéfico y que si dependiera de su voluntad ya estarían todos sentaditos alrededor de una mesa para negociar. Es grave porque los separatistas nos han llevado hasta aquí.

Por cierto, ya que estamos, le pregunto, quizás con cierta inocencia por mi parte, ya que habla de negociar, negociar ¿el qué? ¿la vuelta de Puigdemont y los otros fugados de la justicia? ¿la puesta en libertad de los encarcelados por el intento de golpe de estado? ¿que se prosiga con el proceso independentista? Porque, no siendo de estas cosas, las que justamente quieren los separatistas, no alcanzo a ver de qué carajo se puede negociar con ellos, que afirman haber superado el marco autonómico, es decir, el constitucional.

Tiene el PP un instinto nefasto para Cataluña y sus cosas, como ya demostró en su día José María Aznar cuando, en el pacto del Majestic, le ofreció a Jordi Pujol la cabeza de Aleix Vidal Quadras en bandeja de plata, sacrificando a quien había obtenido los mejores resultados para el partido en estas tierras, sustituyéndolo por el tibio y ex prohijado del pujolismo Piqué. El centro catalanista, decían por entonces desde la sede popular de la barcelonesa calle Urgel. Gran estrategia, vive Dios.

¿En serio le interesa al PP Cataluña?

Con Millo al frente de la Delegación del gobierno y Andrea Levy empleando la política del Tuiter, de manera dicharachera y locuaz, uno está inclinado a decir que no. Añadamos a esto los rifi rafes de Montoro con el juez Llarena o que se sigan subvencionando con el dinero de todos algunos medios abiertamente separatistas como Vilaweb o El Nacional y podremos empezar a temblar.

El cargo que ostenta Enric Millo es demasiado importante como para que se permita veleidades dialécticas como las que suele hacer. Decir que no cree que la culpa sea solamente de una parte, equiparando así golpe de estado y orden constitucional, es, como mínimo, de una imprudencia y de una frivolidad terrible en boca de quien es el máximo representante del gobierno de la nación. Como lo es que, a la pregunta de si tener a presos políticos (sic) complica en panorama en Cataluña, usted, en lugar de negar la mayor, responda que es así, que piensa en sus familias, que esto le hace sufrir porque los conoce.

Es del todo inimaginable que tales cosas pudieran suceder en, por ejemplo, Francia. ¿Alguien se imagina a todo un prefecto en Córcega contemporizando con los secesionistas? Pero esto es España y, una de dos, o alguien tiene una agenda oculta que nadie nos explica, o la política se ha vuelto un manicomio en el que puede derogarse hasta la ley de la gravedad. Digo manicomio, y digo bien, ya que la esquizofrenia reinante en el PP es más que palpable. Mientras que a Albiol le hacen escraches intolerables, el señor Millo siente pena por los encarcelados, los mismos jefes intelectuales y no tan intelectuales de los que emplean el matonismo para defender sus ideas autoritarias.

Mire usted, señor Delegado, pena da la sentencia por el asunto de la manada, pena da que personas con el coraje cívico de arrancar lazos amarillos se vean poco menos que linchadas, pena da que a estas alturas el orden público en mi tierra se lo pasen los CDR por ese lugar que usted se imagina y yo no digo por respeto, pena da que se hayan marchado más de cuatro mil empresas de una tierra que siempre tuvo a gala ser la locomotora industrial de toda España y el gobierno que usted representa esté tocando la gaita. Sienta usted pena por estas cosas, y siéntala por los millones de catalanes que vivimos con una sensación de desamparo total ante estas gentes que han creído que el país es suyo, sin que nadie se haya empleado a fondo para sacarlos de esa falaz impresión.

Parece mentira que teniendo a gente más que competente para desempeñar su cargo, señor Millo, lo hayan elegido a usted. Imagino que Rajoy, entre caladita y caladita al puro, habrá dicho que, hombre, siendo usted de aquí y ex de Unió, a lo mejor consigue caerles bien a los de la estelada. Es el estilo del gallego, ir probando sin atreverse demasiado, a ver si el tiempo arregla las cosas. Qué error. A estos no les va a caer bien España mientras no les den carta blanca para seguir utilizando esta tierra como su cortijo particular. Mucho me temo que en el PP dan a Cataluña por perdida. Ya ve, ni Soraya Sáez de Santamaría ha venido más al despachito que anunció a bombo y platillo, ni el gobierno de la nación ha hecho otra cosa que convertirse en una mera gestoría – y, además, mala – de las cuentas de una Generalitat arruinada por los delirios de sus anteriores inquilinos. Todo lo han dejado en sus manos. Pero ¿cuál es su respuesta, señor Delegado? Decir que hay que está disgustadillo con lo que pasa, que hay que hablar, que esto le da penita, en fin, pedir perdón a los que son los culpables.

De verdad, a la pregunta de qué para que sirve la Generalitat, el parlament y toda esa serie de cosas que nos cuestan un riñón a los contribuyentes solamente para ser un semillero de problemas y conflictos, uno se ve tentado de añadir su cargo. Dígame, ¿para que nos sirve usted a los catalanes que no estamos deseando otra cosa que la vuelta a la normalidad, qué utilidad tiene su política, si la hubiera o hubiese, en favorecer a los empresarios, a los autónomos, a los trabajadores?

No me responda, hágalo después de la publicidad, gracias.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba