Jose Alejandro Varavozpopuli autores
Jose Alejandro Vara

La crónica de José A. Vara

Mira, Sánchez, el ultra eres tú

El presidente del Gobierno pretende arrinconar a la derecha en el extremo airado del tablero, "fascistas". Desde allí escucha: "El ultra eres tú"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados Europa Press

El PSOE desentierra un clásico, la crispación. La derecha crispa, ya es sabido. También El País exhuma el 'No a la guerra' como título de su editorial. Con tanto progresismo no paramos de avanzar. A falta de política, buenos sean los eslóganes. A falta de gestión, tiremos de mamporros. En ausencia de neuronas, espléndido el estacazo. Adriana Lastra, con esa dialéctica de lija del nueve, es la voz más sublime en los juegos florales del bombardeo. Nadie como ella sabe llamar "fascistas" al centroderecha. Nadie escupe con tanto brío a Vox. Nadie abofetea con tanta inquina a Casado. Nadie injuria con tanta rabia a Arrimadas

Está clara la estrategia de Sánchez. Tapar una infamia con un manto de calumnias. Para ocultar sus pactos de la vergüenza, sus acuerdos ocultos, sus negocios fuera de la Constitución, nada mejor que arremeter contra la desnortada familia de enfrente. Una tradición de la izquierda. Primero fue la foto de las Azores. Luego la foto de Colón. Ahora la coalición del Apocalipsis. Tan básico es el mecanismo que funciona a la perfección. Lucrecio pensaba que "los necios admiran más todo aquello que ven disimulado bajo palabras torcidas". Eran otros tiempos. En la era milenial, mejor servir los platos muy masticaditos. Frases cortas y argumentos ramplones. Así dijo Sánchez en el debate: "Qué le voy a contar a usted, señor Rufián, que sufre como yo los ataques de la derecha y de la ultraderecha".

Derechona, ultraderecha, ultra-ultra-ultraderecha, fachas, fascistas, franquistas... El laboratorio propagandístico de La Moncloa, que funciona con la precisión de los tuits de Trump, ha puesto en marcha una reedición del cordón sanitario para acabar de una vez por todas con la derecha. El procedimiento es elemental y pedestre. Basta con empujar a la otra parte hacia un extremo del tablero para que, ella sola, se precipite hacia el abismo de lo inservible. Bye, derecha, bye. Forever.

Este es el guión que le conviene a Sánchez. Mantener ese bulla de la 'crispación' todo el tiempo posible. Que la derecha, en lugar de reagrupar sus filas, se abone al berrido

La sesión de investidura fue la sala de pruebas de la ofensiva. Sánchez obvió responder las afrentas de los tres tenores del odio, doña filoetarra Aizpurua, ese Rufián y el vicepresidente Iglesias, y se centró en aporrear al sector constitucionalista del Hemiciclo. Los agredidos respondieron con firmeza no exenta de rotundidad. El ocioso cantar de un día vacío. Este es el guión que le conviene a Sánchez, mantener esa bulla de la 'crispación' todo el tiempo posible. Que la derecha, en lugar de reagrupar sus filas, se abone al berrido permanente. "La queja solo trae descrédito", decía Gracián. ¿Veis? Es la derecha ultramontana, el franquismo redivivo, Millán Astray y los últimos de Filipinas. 

El estruendo verbal

Casado parece haberlo visto claro. En la primera jornada de investidura respondió con dureza a los embustes de Sánchez en tanto que en la de clausura optó por buscar 'la inmensa suma del todo', única vía para que la derecha sueñe siquiera con volver a gobernar. El ya presidente del Gobierno no lo tiene demasiado fácil. Debe ahora recorrer las estaciones de su particular calvario. Lidiar cotidianamente con Pablo Iglesias (a quien ha rodeado de un círculo de tiza tecnócrata muy severo), esquivar las ínfulas de los ministrillos podemitas, apechugar con las reclamaciones de sus cofrades independentistas, afrontar los envites de Torrents y Torra... Demasiadas hipotecas por pagar. Por eso anima el estruendo verbal y estropicio dialéctico de la derechona, ese ámbito de descalificación que ya abarca incluso a jueces y hasta a la Corona. Véase el último desprecio de Sánchez al Rey con motivo del nombramiento del nuevo Gobierno. Nunca vióse en Zarzuela cosa igual. 

Temen a Vox. En Génova padecen el síndrome Abascal. Yerran. Casado debería centrarse, cual parece, en el 'reagrupamiento' de su voto perdido y en cederle a Cayetana Álvarez de Toledo ese cometido que borda con tanta brillantez. El de recordarle a Sánchez que "el ultra eres tú", como el popular cantable de las feministas. En sus palabras, que este 'Gobierno progresista' no es tal como lo pinta Iván Redondo, sino "una coalición ultra" que reúne y adocena a "las fuerzas reaccionarias que han dado un golpe de Estado y que no condenan los asesinatos". Hay un "frente ultra" contra los consensos constitucionales, dice Cayetana. Cierto. Pero lo urgente ahora es fortalecer los consensos. En Galicia, elecciones este año, se verá si la derecha ha aprendido la lección o se queda colgada de la furia de brocha gorda. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba