Félix Maderovozpopuli autores
Félix Madero

Opinión

Mi mundo no es de este reino

A partir de ahora, cada vez que Casado no haga lo que Sánchez le pide éste volverá a sacarle la foto de Colón

Casado oculta el voto del PP
Casado oculta el voto del PP David Mudarra (PP)

Necesitamos un Gobierno que no nos mienta, que nos diga la verdad. Pero, con más urgencia aún, necesitamos una oposición que no se crea las mentiras. Seguro que es pronto para calibrar las consecuencia del giro de Casado; más que giro, ruptura con Vox. Es pronto para saber qué significa su desafección a esa parte situada a su derecha y que hoy martes sigue lamiéndose las heridas del brillante discurso de un renacido presidente del PP. No conocemos cuáles son sus cuentas ni cuáles sus temores. Pero más pronto que tarde lo veremos. Cada vez que Casado no haga lo que Sánchez le pide, éste volverá a sacarle la foto de Colón.  

Tras el éxito de su intervención en el Congreso, los manuales marquetinianos aconsejan silencio y esperar. Y esa debe ser la razón por la que Casado guarde un preciso silencio sobre cuestiones tan sustantivas como la reforma del Poder Judicial y haya tardado en posicionarse ante esa barbaridad antidemocrática del estado de alarma de seis meses que nos quieren colar de matute. Estado de alarma que ampare el toque de queda al que Sánchez llama restricciones a la movilidad nocturna. Más palabros en la línea de la desescalada y la nueva normalidad. 

Sin explicaciones hasta el 9 de mayo

Si Pedro Sánchez se sale con la suya, y se saldrá, porque ya sabemos que la propuesta del PP no la considera. Si consigue poner a todo el país en estado de alarma sin necesidad de dar explicaciones. Si lo hace tras amordazar al Poder Judicial y al Legislativo. Si no se para en barras aún con la seria advertencia del Consejo de Estado de que "puede limitar derechos con la alarma". Si el único que va a dar la cara es el triste y educado ministro de Sanidad en una Comisión parlamentaria. Y si los expertos en los que Sánchez se tapa en ese burladero en el que igual cabe una mentira que un ruego, un amago de emoción que un mimo a la cámara a la que habla, entonces es que los españoles nos merecemos lo que tenemos. Dicen que estamos anestesiados. Es peor, estamos tristes y con síntomas de acabamiento. Atontados. Pura atonía ciudadana. 

A falta de noticias, ayer los digitales informaban al detalle que España se vació la primera noche del toque de queda. Qué bien enseñados estamos. Y qué facilidad para gobernarnos mientras el presidente nos dice lo que a él le dicen los expertos. ¡Pero dónde están, cómo se llaman, en que sitios trabajan! Conocemos a científicos que le han escrito cartas para demandarle una auditoria para saber qué es lo que ha fallado. Silencio presidencial. Ni una sola disculpa, ni un solo error reconocido. Tengan, medio año de estado de alarma. 

Cierto, la Constitución dice que han de ser de quince días, pero no establece plazo para las prórrogas. Los juristas coinciden en que han de ser pocos y explicarlos bien cuando se prorroguen, pero aquí nos preparan uno de medio año por incitativa de un presidente que se ha equivocado, que ha fallado, que ha alentado relajamientos inconvenientes de la población, que se ha inventado asesores y expertos y que aún no sabe cuántos españoles han muerto a causa del virus. ¿A este señor le vamos a dar medio año sin que tenga que dar explicaciones, y así hasta el 9 de mayo? 

El presidente que oye pero no escucha

Es probable que el presidente sea bastante más fuerte de lo que parece y, quizá, él  mismo crea. Vive como si no fuera responsable de lo que pasa. Se expresa como si hubiera derrotado al coronavirus. Nunca muestra agotamiento. Habla y habla en la televisión. Nunca se abisma. Se manifiesta como si no fuera el culpable del general relajamiento cuando nos invitó a salir a la calle y consumir y viajar. Da igual lo que digamos y escribamos. Y da lo mismo quien se lo diga. El mismo Papa Francisco le dijo el otro día eso de que hay que trabajar para construir la patria de todos. Y se lo dijo a él, que recibe sin rubor los apoyos de partidos que tienen en el frontispicio de sus catecismos destruirla. Pero Sánchez, ya digo, es bastante más de lo que él imagina. Como político no hay mayor sedicente. Instalado en un sueño de oropel me recuerda aquello de José Bergamín:

-Mi mundo no es de este reino.

El jueves, el Congreso verá y votará el 'alarmazo' que el presidente lleva bajo el brazo. Y que Casado se prepare porque si no apoya los seis meses de alarma Sánchez decretará que el PP vuelve con Vox a la plaza de Colón. Como pasara con la moción de censura al PP le cuesta adelantar el sentido de su voto. Quizá le ha cogido gusto a eso de hacer público el voto mientras Casado lee su discurso y sus diputados no saben qué tecla apretar: el no, el sí o la abstención. (Parafraseando a Primo Levi en Si esto es un hombre: ¿Es esto un político? ¿Puede alguien escribir en su carnet 'de profesión político' si va al escaño sin saber qué va a votar? Pero esto, esta deficiencia crónica de nuestra democracia lo dejamos para otro día).

Casado ante el abrazo del oso

Ni sabemos qué va a votar el PP el jueves, ni sabemos qué va a hacer con la invitación de Sánchez de poner a cero el reloj de la reforma del Poder Judicial. Esta si que es la prueba del nueve de que este partido es hoy algo más que un discurso brillante y luminoso a ratos. No habrá que explicar a Casado los efectos del llamado abrazo del oso. 

Ya se informa de que socialistas y populares empiezan a hablar para reformar el órgano de los jueces. Si el PP ha vuelto al cambio de cromos, al cambalache de nombres y contrapoderes, entonces habrá que darle la razón a la alambicada diputada canaria Ana Oramas:

-La política en España se ha terminado y se ha convertido en algo inútil. 

Se agotan las energías de los pueblos cuando se evidencia que no queda nada, o casi nada, en qué creer. El presidente del PP tiene una oportunidad única e irrepetible de mostrarse como lo que dice que es, alguien fiable que busca la moderación y el centro. En la reforma del Poder Judicial tiene su primer examen. Como diría  Miguel Ángel Aguilar: atentos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba