María Palmerovozpopuli autores
María Palmero

Voz Millennial

Onlyfans: por qué las 'feministas' odian esta red social de porno

La plataforma en la que las mujeres suben vídeos y fotos sexis está generando un fuerte debate entre las feministas de cuarta ola, empecinadas en decirle a las demás cómo tienen que vivir su vida

La modelo Adriana Lima para una campaña
La modelo Adriana Lima para una campaña

Onlyfans está generando mucho debate, como todo lo relacionado con el sexo y la prostitución. Si aún no sabes de qué se trata, es una red social en la que más de 24 millones de usuarios comparten contenidos para sus suscriptores, que pagan por verlos. La plataforma se queda con el 20% de las ganancias, y el resto es para los creadores de dichos contenidos.

La red social se creó en 2016 y, aunque hay de todo, últimamente está repleta de sexo. Muchas personas, en su mayoría mujeres, suben fotos y vídeos sexis, y chatean con sus 'clientes' a cambio de dinero. Algunas se masturban para ellos, otras sólo enseñan su cuerpo, otras suben fotos y las hay que van más lejos... Y todo esto sin contacto, esto es, a través de la pantalla. Se estima que una chica que está en esta red social puede ganar unos 5.000 euros al mes si se lo monta bien.

Si eres liberal pensarás que dónde está el problema: si una chica quiere dinero y puede ganarlo desde su casa utilizando su sexualidad, pues bien, ¿no? Allá ella. En realidad, Onlyfans se diferencia poco de otros trabajos, como la interpretación o el modelaje. En cierto modo, estas mujeres posan, actúan, hacen un papel, el de cachonda hipersexual, para que ciertas personas, en su mayoría hombres, les den su dinero a cambio de ver crecer su miembro. A mí me parece un gran negocio; fácil y sencillo si lo sabes hacer y si tienes unas mínimas aptitudes para ello. Incluso no tiene ni por qué gustarte el sexo, sólo parecer que te gusta.

Apolonia Lapiedra lleva años ganando dinero con el porno y ahora con Onlyfans y ni siquiera es una persona sexual, sólo hace creer que lo es. Todo es una fantasía

Apolonia Lapiedra (29), una de las actrices porno más famosa de España, me confesó que ella tenía cuenta de Onlyfans y que le iba muy bien. Lo curioso del asunto no es que esta joven, cuyo nombre real es Samantha, haya ganado una fortuna poniendo cachondo al personal, sino que encima ella no es nada sexual. O sea, todo ha sido y es puro teatro. "La gente piensa que soy muy sexual porque soy pornstar, y la verdad que en la vida real no soy así. Puedo pasar perfectamente sin sexo", me dijo. Lista como ella sola.

La actriz porno Apolonia Lapiedra
La actriz porno Apolonia Lapiedra

La polémica de Onlyfans: ¿es feminista o no?

Muchas mujeres aseguran que Onlyfans no es feminista, porque aunque la mujer comercie libremente con su cuerpo, en realidad es una "libertad ficticia", ya que lo hace para satisfacer al varón, lo que fortalece de algún modo el "patriarcado opresor". Otras van más allá y consideran que es un tipo de prostitución en la que ellas pierden su "dignidad y humanidad", ya que venden su intimidad a "un proxeneta", que en este caso sería Onlyfans, ya que se lleva el 20% de las ganancias. Las hay también que afirman que las mujeres que tienen cuenta en esta red están blanqueando la prostitución y son víctimas de un juego de poder en el que ganarían los hombres porque son quienes tienen el dinero.

Como vemos, a las feministas de la cuarta ola les encanta sentar cátedra y decir cómo tiene que vivir y comportarse el resto de las mujeres. Aquellas que se autodefinen como feministas y que critican esta forma de trabajo deberían saber, a estas alturas, que una mujer es libre, en el primer mundo, si tiene dinero para vivir. Sin más. Si una mujer no gana dinero, tendrá que vivir con el hombre, su marido, que es lo que sucedía antes. O con su familia o estar condenada a trabajos basura para subsistir. 

A las feministas de la cuarta ola les encanta sentar cátedra y decir cómo tiene que vivir y comportarse el resto de las mujeres, y olvidan que éstas son libres si ganan su propio dinero

El tema de que una mujer pueda vivir de su cuerpo se ha visto y se sigue viendo por muchos como una pérdida de dignidad, cuando en realidad, a mi parecer, es una opción como otra cualquiera. Todo se basa en el valor que le da la mujer a compartir su intimidad y si para ella esto significa mostrar su cuerpo: no todas somos iguales ni tenemos el mismo recelo a la hora de compartir con desconocidos según qué cosas de nosotras mismas. Para unas puede ser una pérdida de dignidad ser camarera, y para otras puede serlo mostrar su vagina. Cada una pone el límite donde quiere, y es respetable y bueno que así sea.

La pregunta es, ¿Onlyfans es machista? ¿Inmoral? ¿Está la mujer degradándose de algún modo para satisfacer al varón? Para mí no, de ningún modo. Es anecdótico que sean los hombres quienes consuman este tipo de contenido, y refleja una vez más que mujeres y varones no somos iguales. Un hombre, de hecho, puede intentar vender sus vídeos de pajas en internet, pero dudo que muchas mujeres estén dispuestas a pagar por verlo. 

La supermodelo Gigi Hadid para una campaña de Guess
La supermodelo Gigi Hadid para una campaña de Guess

En el mundo de la moda sucede algo parecido e ilustrativo. La mayoría de las modelos son mujeres. Posan así o asá, sexis o serias, interesantes o distantes. Usan su cuerpo y viven de su imagen. En los desfiles se muestran pechos, traseros y demás, y nadie clama al cielo porque la mujer, de 1,80 y medidas perfectas, esté utilizando su imagen para ganarse la vida y vender prendas diseñadas, en muchas ocasiones, por varones. ¿Por qué? Porque quienes consumen moda son, en su mayoría, mujeres, y por ende se entiende erróneamente que no hay sexualidad en lo que muestran. 

Sí hay un problema con Onlyfans, y no es el machismo

El debate de Onlyfans entronca con la prostitución. Si te parece mal la prostitución –no hablo de trata de blancas, obviamente–, no estarás a favor de esta red social. Yo apoyo ambas. Es una forma lícita y rentable de ganar dinero, siempre que a la mujer le guste o no le suponga ningún problema hacerlo, como cualquier otro trabajo, vaya.

Aunque es lícito que cada una haga con su cuerpo lo que quiera y que le saque rentabilidad si quiere, como las modelos, sí que le veo un problema a esta red social: que puede haber muchas niñas muy jóvenes que quieran sacarse un dinero para sus caprichos a cambio de desnudarse o subir fotos 'hot', y que vean en esto una salida fácil en vez de formarse en algo que les guste a largo plazo. En la adolescencia y la juventud uno no mide bien las consecuencias de sus actos, y puede arrepentirse de haber recorrido un camino que puede atormentarle después. 

Las adolescentes deberían tener cuidado con lo que comparten en redes sociales, pues podrían arrepentirse años después

Una chica jovencita, en general, no está hecha, no ha madurado y no sabe aún lo que es la vida ni lo que será de ella en cinco o diez años, por eso creo que estas niñas deberían pensárselo dos veces antes de compartir según qué cosas en esta red social y en cualquier otra, dicho sea de paso.

Instagram, por poner un ejemplo, está repleto de chicas semidesnudas que sólo buscan 'me gustas' y hacerse famosas. También hay vídeos 'hot' que únicamente pretenden poner cachondo al personal. Y opino lo mismo: me parece genial y me gusta verlo, pero las más jóvenes deberían tener cuidado con lo que comparten, porque lo que hoy les parece bien es posible que en tres años lo consideren un error, sobre todo porque uno pierde el control de lo que sube a internet.

Kate Moss en una campaña para Calvin Klein cuando era jovencita
Kate Moss en una campaña para Calvin Klein cuando era jovencita

Así pues, bien por Onlyfans y por la prostitución siempre que la mujer o la persona que lo haga sea consciente de lo que está haciendo con su sexualidad y tenga la suficiente madurez para gestionarlo. Ganar dinero con el propio cuerpo es una bendición que nosotras tenemos, y no debería ser un problema llevarlo a cabo si así lo deseamos, nos gusta y/o lo hacemos libremente. Es, a fin de cuentas, una forma de ganarse la vida como otra cualquiera, y se me ocurren trabajos menos dignos y aceptados por la sociedad que enseñar las tetas a través de una pantalla, la verdad. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba