Jorge Vilchesvozpopuli autores
Jorge Vilches

Opinión

¿La nueva política era el reparto de cargos?

Los votantes de Ciudadanos, Podemos y Vox han descubierto que los dirigentes a los que votaron no eran nuevos; eran viejos con un discurso oportunista

Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso, junto a Acompañado de la diputada Macarena Olona y el vicesecretario de Presidencia, Enrique Cabanas
Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso, junto a Acompañado de la diputada Macarena Olona y el vicesecretario de Presidencia, Enrique Cabanas Europa Press

La nueva política, esa que venía a arreglarnos la vida a todos, se ha quedado en un empeño por ocupar cargos públicos. Lo que debía haber sido un proceso para la negociación de programas con reformas y estilos distintos entre viejos y nuevos partidos en coaliciones cantadas, en aras a cumplir con el propósito de cambiar las cosas, se ha transformado en un mercadeo de puestos.

Es en ese ámbito, y no en el debate de programas, donde los dos partidos tradicionales, el PSOE y el PP, tienen las de ganar, como se ha visto en el Ayuntamiento de Madrid. Saben que si se traslada a la opinión pública la verdad, que los nuevos quieren ministerios, consejerías y concejalías, quedan totalmente engullidos en ese magma raro que llamamos “establishment”. Los nuevos entran en el juego del reparto y el personalismo, para luego, ya colocados, acordar la letra del programa. Esto deteriora la imagen del nuevo, ese mensajero sensacionalista con vocación de profeta.

Lo sabía Ciudadanos, y por eso retrasó su participación directa en los gobiernos hasta 2019. Conocían que la acción de gobierno es un obstáculo para su discurso virtuoso, especialmente cuando se tiene vocación de centro y ha de pactarse a izquierda y derecha. Tiene menos coste electoral si solo se firma un pacto de investidura que si se asumen responsabilidades. En gran parte este es el origen de la crisis actual de Cs: pasar de apoyo externo a partícipe gubernamental con el PSOE y el PP, en todo el mapa español, y pretender que no tenga coste.

Ahora que el verbo se ha hecho carne, la perspectiva ha cambiado, y la crítica deja de ser el pegamento cuando toca asumir responsabilidades, riesgos y ser consecuente con la palabra dada

Todo iba bien mientras solo se pactaban programas, porque se podía apretar a Cifuentes en Madrid y, a la vez, taparse la nariz con Susana Díaz en Andalucía. En realidad, es la misma actitud de Arrimadas en Cataluña en 2017: qué buena oposición, pero a la hora de verdad, cuando podría presentar simbólicamente una investidura y defender una alternativa en positivo al nacionalismo, hizo aguas. 

Así, en el momento que el verbo se ha hecho carne, la perspectiva ha cambiado. La crítica deja de ser el pegamento de una formación que se constituyó con fichajes del PP, PSOE, UPyD, independientes e, incluso, un ex primer ministro francés, cuando toca asumir responsabilidades, riesgos y ser consecuente con la palabra dada. Cs ha pactado con el PSOE en Castilla-La Mancha; a regañadientes, impuesto por Rivera, en Castilla y León; a empujones en Murcia; y se ha repartido alguna ciudad, como Palencia y Melilla, en plan multipropiedad. Del mismo modo, en una vuelta de tuerca, Cs ha preferido una alcaldía independentista en Barcelona a una de Colau, o que el sanchismo se eche en brazos de ERC y Bildu antes que proponer un pacto a su izquierda más inmediata, el PSOE.

Esta deriva de los nuevos no solo atañe a Ciudadanos. Ese empeño en tener cargos antes que un acuerdo de un programa renovador es muy señalado en Podemos y Vox. Puede atribuirse a bisoñez, pero no por eso deja de sorprender a los que creyeron en la fidelidad de sus palabras. Me refiero a esos votantes podemitas y voxistas que se encuentran que, en lugar de hablar de los principios que otros -léase PSOE y PP respectivamente-, tiraron por la cuneta de la traición, solo hablan de reparto de cargos. Sí; no eran nuevos, es que eran viejos con un discurso oportunista.

Cuando allá por 2016 Podemos condicionó el ‘gobierno de progreso’ a que le dieran canonjías y señoríos, ministerios sonados y teles públicas, comenzó su fin

Entre 2014 y 2018 irrumpieron con fuerza tres actores políticos con mensajes distintos pero una misma matriz: la denuncia de lo existente, y la imperiosa necesidad de su presencia para arreglar el régimen del 78. Podemos fue el primero porque cayó antes en desgracia el PSOE y contó con una buena ayuda televisiva. Luego se derrumbó el PP de Rajoy por la corrupción y Cataluña, y surgieron Cs y Vox, envolviéndose en las banderas de la honradez y la defensa de España. Ambos articularon, decían entonces, los principios que los populares habían despreciado.

En cuanto Podemos condicionó el “gobierno de progreso”, allá por el 2016, a que le dieran canonjías y señoríos, ministerios sonados y teles públicas, comenzó su fin. Su electorado, que soñaba con tomar el Palacio de Invierno y convertirlo en Shangri-La, se fue despertando y desesperando. Ciudadanos tomó nota, acordó no acceder hasta 2019 y se ha beneficiado, pero Vox sigue el mismo camino que los podemitas.

Los voxistas, o mejor, algunos de sus dirigentes, confundieron una mesa de negociación con un plató de televisión como hicieron Iglesias y compañía. Han quedado en evidencia exigiendo cargos, presencia, poder tangible y cobrable, para luego volver al origen del que nunca debieron salir, ese punto número uno que firmaron con el PP: que no gobierne la izquierda, que para eso fueron votados.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba