Antonio Sanchidriánvozpopuli autores
Antonio Sanchidrián

Opinión

Cuatro meses tarde

Albert Rivera, junto a Inés Arrimadas en la Ejecutiva de Ciudadanos.
Albert Rivera, junto a Inés Arrimadas en la Ejecutiva de Ciudadanos.

¿Y por qué ahora? ¿Por qué no hace semanas? ¿Por qué no, incluso, en la noche misma del 28 de abril o en la resaca de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo? Albert Rivera abandonó el rincón de pensar y ha sacudido el mortecino panorama político del lunes. Saquen los pactómetros, que ahora hay sobre la mesa una propuesta de Estado para evitar el nuevo trance de las urnas. Una cosa ha conseguido ya, eso es innegable: el ensimismado Sánchez tiene un nuevo escenario que valorar mientras mira desde su helicóptero los destrozos de la gota fría. 

En el filo del precipicio, invocando la "soberbia" del presidente de en funciones, y los 175 millones que, aproximadamente, costarían una nueva cita electoral, Rivera ha puesto el precio a una abstención: la 'devolución' de Navarra a la mayoría que ganó las elecciones en la comunidad foral, la garantía de que no habrá indultos a los políticos presos ni laxitud alguna con los desmanes independentistas de Quim Torra y un cambio sustancial en la política económica. Cabe recordar que la sola abstención de Cs no sería suficiente. 

Por ello, Rivera tratado de involucrar al Partido Popular de Pablo Casado en su movimiento, toda vez que PSOE y Podemos ni siquiera se hablan ya. El jefe de Cs contactó con Casado en una operación en absoluto concertada, tal y como confirman fuentes populares a Vozpópuli, que han recibido la propuesta de última hora con bastante frialdad. Sin abstención del PP -o la improbabílisma de Podemos- la operación quedará en humo.

Por ello, más allá de las buenas intenciones, que se le suponen, surge inevitable una sospecha: que el movimiento de Rivera no sea más que márketing político. Todo esto sirve al líder de Ciudadanos para no presentarse este martes ante el Rey Felipe con las manos vacías. No quiere ser señalado como uno de los responsables directos del bloqueo político. Porque no han sido pocos quienes, desde las más diversas esferas, han reclamado al líder naranja un acuerdo con el PSOE para lanzar y dotar de cierta solidez a la legislatura. Y siempre hubo silencio por respuesta.

Ciudadanos dice no hacer caso a las encuestas, algunas muy preocupantes, pero sus cuadros son conscientes de que el 10-N sería muy peligroso porque ahí se puede desvanecer la ventaja táctica obtenida tras el 28 de abril. Por eso Rivera estaba obligado a tomar la iniciativa en un momento crucial como éste. Y por eso se intuye cierto cálculo electoral. ¿Habrá sido éste el primer acto de campaña de Rivera? Así quedará registrado, si la propuesta cae perdida en el vacío. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba