Gregorio Moránvozpopuli autores
Gregorio Morán

Sabatinas intempestivas

El 'macronismo' de izquierdas

La disputa de la izquierda en España se ha teñido de 'macronismo' y, conforme nos acercamos a un mayo con pocas flores y muchas urnas, lo que nos espera no alivia, más bien llena de zozobra

Manuela Carmena e Íñigo Errejón.
Manuela Carmena e Íñigo Errejón. EFE

Emmanuel Macron desarrolló una fórmula que amenaza convertirse en epidemia de la izquierda española. Después de ejercer como ministro en el gabinete socialista de Hollande creó su propio instrumento político basado en la transversalidad; desde la izquierda asentada hacia el centro. Todo sujeto al mantra del carácter accidental de la división entre los polos políticos de la izquierda y la derecha. Una fórmula que lleva siempre a una inequívoca inclinación hacia la superación de las clases sociales, sustituidas por los comportamientos. Actitudes que se mueven hacia un lado u otro pero siempre atentas a las demandas de una sociedad que se divide entre los que miran a su futuro, los menos, y los que pelean con un presente muy deteriorado, la mayoría.

Es lo que está sucediendo en la humilde clase política española. La derecha, monopolizada por el Partido Popular, acaba de celebrar una espectacular refundación que ha sido lo más parecido a una magna asamblea de antiguos alumnos de Colegio Mayor, que se felicitan a sí mismos y se prometen días felices bajo la mirada complaciente de sus maestros, forjadores de derrotas. Como si la preocupación más acuciante de estos jóvenes fervientes del gimnasio fuera el forúnculo que les ha salido en la entrepierna, Vox, y al que dedican tales miramientos que no se sabe muy bien si lo quieren sajar o incorporarlo a su piel como tatuaje. ¿Se han fijado que el nuevo liderazgo del PP exhibe los cuerpos telegénicos como si se tratara de inteligencias? Uno echa a faltar un bizco, un jorobado, una cara con tez sombría o una cabellera sin aditamentos. Aunque quizá esté fuera de la atención de sus asesores de campaña eso les haría más enteros, menos parecidos.

La jugada de Íñigo Errejón ha puesto a la orden del día el 'macronismo' de izquierda. Lo de menos es la ruptura del núcleo fundacional de Podemos. Las amistades en política, por muy intensas que sean, tienen un recorrido que limita con sus intereses. Así pasó con el tándem aquel del “dos por el precio uno”, González-Guerra, o el de Suárez-Abril Martorell, ya tan olvidado.

La ‘macronista’ y feliz pareja Carmena-Errejón ha puesto definitivamente a los pies de los caballos la que en otros tiempos fue esperanza morada de los jóvenes sin esperanzas

Lo de Errejón escenifica algo que la izquierda no frecuentaba: la ruptura con el partido pero sin crear otro sino adscribirse a una plataforma personal. La invención de Manuela Carmena es un prodigio y un retrato. El prodigio consiste en el tránsito de una persona desahuciada de la práctica política -a finales de los años 80 confesaba su desinterés mayúsculo tanto por su pasado militante como por el futuro, lo suyo era vivir la vida al día- que se anima a encabezar una lista por la alcaldía de Madrid. La fueron a buscar y se encariñó hasta el punto de dejar bien sentado que o alcaldesa o nada; si pierde se va, ella no está para hacer oposición, o manda o se vuelve a casa. Siempre le quedará una elocuente jubilación de jueza. Una actitud que a cierta gente le gusta y que la coloca en la mejor opción para las próximas elecciones. Incluso, ya puesta, aspira con la ayuda de Errejón a dominar el conjunto de la Comunidad más vistosa de España, Madrid.

Habría que preguntarse por qué ella le gusta a Madrid. Es obvio que traduce el desdén de la ciudadanía de izquierda y centro hacia los partidos. Con Ciudadanos en trance de hacer encaje de bolillos con los hilos que le caigan, es lógico que nadie ofrezca nada que vaya más allá del me gusta-no me gusta. Ya no son los partidos los que hacen a los líderes sino que son los líderes los que se inventan asociaciones que les respalden. Macron redivivo. Nada que ver con lo que hizo el PSOE de González y Guerra con Tierno Galván. Ellos le ofrecieron el último vagón de un tren de lujo y el "viejo profesor" aceptó la regalía y se convirtió en referente por más que mascullara el sabor de la derrota. Superó el ostracismo gracias a muchas tragaderas y la veteranía de un "vieux routier" de la política.

Lo de ahora es diferente. Podemos ha pasado de aspirante a partido de gobierno a un generador de 'macrones'; cada cual aspira a situarse como líder local, pero no al modo de los barones del PSOE sino como presidente de la república de su casa. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, constituye un paradigma, basta decir que se presenta a las próximas elecciones con un currículo estelar: “Soy pobre y bisexual”. En cualquier otro lugar estaría prohibida la exhibición de interioridades de un candidato, por atentatorio a la vida personal, pero ahora parece timbre de orgullo. ¿Qué le importa eso a un votante que aspira a que le saquen de los embrollos que ensombrecen la ciudad?

Las amistades en política tienen un recorrido que limita con el interés de cada cual. Ya pasó con el tándem González-Guerra, o aquel otro de Suárez-Abril Martorell, ya tan olvidado

Tarea ímproba convertir un grupo de insumisos en un partido político; no se puede ser al tiempo leninista y libertario. Se vive de la imagen y el espejo ya es cóncavo, las figuras se deforman y se creen con el derecho de criticar a los demás lo que no soportan sobre sí mismos. A nadie se le ocurre pensar que comprar una casa de alta gama en pleno ejercicio de sus responsabilidades políticas va a traducirse en rasguños críticos; un ejercicio de bisoñez política; cuando se vive en las redes hay que procurar no enredarse.

Sucede con su errática política en Cataluña. A menos que no se tenga ni idea de lo que se cuece desde hace años, a nadie se le ocurre compartir pareja ideológica con uno de los arribistas del periodismo local como es el caso de Enric Juliana, un tonto solemne de Badalona, intelectual de la lengua, tertuliano, el mismo que promovió el editorial colectivo de la prensa local, “El honor de Cataluña”, prolegómeno del independentismo; el cortesano de Artur Mas; el inventor del catalán “emprenyat” (cabreado) frente a España; el que sentó a la mesa del Conde de Godó, patrón de “La Vanguardia”, a Íñigo Errejón. Y así, de referentes pasaron a residuales. Juliana hizo lo que sabía y ellos lo que no sabían.

La disputa de la izquierda en España se ha teñido de 'macronismo'. En otra ocasión habrá que referirse a Sánchez y su 'macronización' del PSOE, pero de momento queda ahí el reto de la pareja feliz Carmena-Errejón que ha puesto a los pies de los caballos la que era esperanza morada de los jóvenes sin esperanzas. Conforme nos acercamos a un mayo con pocas flores y muchas urnas, lo que nos espera no alivia; más bien llena de zozobra.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba