Ya lo avanzábamos en nuestro votómetro de hace 15 días. Allí estaban ya todas las claves que han terminado cristalizando en las elecciones madrileñas, singularmente la explosión demoscópica del Partido Popular que sitúa a Isabel Díaz Ayuso a escasos cuatro puntos de la mayoría absoluta y la caída a los infiernos de Ciudadanos a pesar de la animosa campaña de Edmundo Bal.

Las tendencias que apuntábamos hace dos semanas se han consolidado y amenazan con dispararse produciendo una deflagración nuclear que amenaza con reventar todo el statu quo político nacional que incluya de regalo un adelanto de las próximas elecciones generales al año 2022. Pero vayamos al detalle de lo que nos dice El votómetro.

1.- El PP a cuatro puntos de la mayoría absoluta

Según los datos, el Partido Popular se situaría en el 43’2%, a menos de cuatro puntos de obtener la mayoría absoluta.

Su candidata, Isabel Díaz Ayuso sería la principal beneficiada tanto de la caída a los infiernos de Cs como de la fuga de electores que comienza a experimentar Vox.

Eso sí, un aviso para navegantes, por primera vez en las últimas semanas el crecimiento de Ayuso se ha ralentizado, lo que hace que consideremos improbable (que no imposible) que pueda llegar al 47% que le daría la mayoría absoluta.

Para llegar a ese porcentaje, Ayuso debería mejorar sus resultados en dos segmentos sociales muy específicos como son las mujeres y los jóvenes urbanos mediante una campaña bien segmentada y agresiva. Veremos.

2.- El PSOE perdería cuatro diputados

Al contrario que la de los populares, la campaña diseñada para Madrid por “pirotécnicas Moncloa” es un auténtico campeonato de despropósitos, nunca ha llegado a cuajar.

Los socialistas madrileños, lastrados por un Gobierno que ha decidido castigar a esta región para buscar beneficios electorales en la periferia, perderían cuatro puntos y cuatro diputados respecto a las pasadas elecciones a pesar de que el hemiciclo madrileño ha aumentado en cuatro diputados desde los pasados comicios por el incremento de población en esta región. Cuatro diputados que no son cinco gracias al escaño que les otorga la ley D’hondt en el reparto de los que siete los pierde Cs.

Miren cómo será la cosa que estoy casi seguro de que sin campaña alguna, el resultado de los socialistas hubiera sido más digno.

3.- Más Madrid, por delante de Iglesias y Vox

Poco a poco, los de Errejón van consolidándose como una de las sorpresas de estas elecciones.

Su campaña y su candidata tremendamente pegados ambos a temas sociales, económicos y ecológicos que han abandonado el PSOE y Podemos, comienza a recibir un importantísimo flujo de voto de ambas formaciones que les va a permitir obtener la tercera plaza en Madrid y que, de continuar esta tendencia, podría convertirles en esta región icónica en una verdadera alternativa a los socialistas, una inversión de papeles que ya ha sucedido en Alemania con Die Grünen y el SPD.

4.- Vox, en un incómodo 8%

A pesar de las incontables ayudas de Podemos, del PSOE y del gobierno de España, empeñados en polarizar la campaña a base de ofrecer espacios gratuitos a las ya clásicas performances pasivo-agresivas de los de Abascal, la formación nacionalpopulista no ha conseguido meterse en campaña hasta el momento.

Los de Vox, acostumbrados a las campañas expansivas, no están sabiendo ejecutar una sencilla campaña defensiva, lo que de seguir así las cosas les sitúa en un incómodo 8% que incluso podría reducirse aún más en una recta final de campaña en la que puede acelerarse el voto útil hacia el Partido Popular.

5.- Podemos se quedaría en el 7,1% de los votos

Y si incómodo es el 8% de Vox, imaginen lo que será el 7,1% que nuestra media ponderada otorga a Unidas Podemos, un resultado que si bien no parece que, al menos en este momento, ponga en peligro la presencia de Iglesias y compañía en la Asamblea de Madrid, sí que es una seria llamada de atención a esta formación sobre las capacidades reales de su líder para obtener consensos entre los electores tras su paso por el Gobierno de Sánchez.

6.- Ciudadanos, fuera de la Asamblea

A no ser que se produzca un milagro político de dimensiones similares a la multiplicación de los panes y los peces, Ciudadanos no obtendrá representación en Madrid.

Desde el 5,1% del anterior votómetro, la formación naranja sigue en una caída tan pronunciada que el 3.9% que solo puede presagiar que su resultado final se sitúe más cerca del 3% que del 4%y en cualquier caso fuera de la política madrileña, algo que sin duda tendrá importantes consecuencias, impidiendo por ejemplo un pacto con el PSOE a nivel nacional que permitiera a los socialistas cambiar el cromo morado de Podemos por el naranja de Arrimadas en el Consejo de Ministros.