Luis Riestravozpopuli autores
Luis Riestra

Opinión

La herencia macro de Rajoy y el resbalón de Pérez Reverte

Por mucho design y marketing político que se le pongan al nuevo gabinete, este país, con un 99% de ratio de deuda pública-PIB, no aguanta un ZP2, ni en lo económico ni por supuesto en lo político

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP.
El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP. EFE

Cuando hay un cambio de gobierno suele ser común usar el término "legado", pero, dada la forma como la clase política ha patrimonializado las vidas y haciendas de los españoles, el término "herencia" parece más apropiado. Luego habría que destacar que el último cambio de propietario no ocurre, una vez más, por una defunción política normal del anterior dueño, sino por una ejecución rápida, orquestada y sorprendente después de que casi dos tercios de nuestra corrupta partitocracia se pusiera muy digna tras la sentencia de un juez. Ha ocurrido todo tan rápido que ni el mismo titular, guardián de la torre en la que se había hecho fuerte mientras Rivera le protegía un flanco, se dio cuenta de que éste le había abandonado uniéndose a los asaltantes, propiciando con su acción su pronto desalojo. Así que el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Genio y figura

Otra de las cosas de interés de este "cambio", término ya propio de la regeneración del expolio de los ciudadanos, fue el reavivamiento socialdemócrata producido en los corazones de esa mayoría de lacayos bobalicones siempre prestos a potenciar nuestra servidumbre voluntaria; tema distinto (o no) y destacado ha sido el de ese supuesto outsider que es Pérez Reverte, quien por lo visto está muy alegre con los nuevos señoritos, ya que, según él, Pedro Sánchez "nos da esperanza", expresión realmente sorprendente viniendo de un personaje del que pensábamos tenía más racionalidad, sentido de la historia y menos mesianismo político.

¿Cómo es posible que un gobierno que claramente dañará más al sujeto constituyente le hiciera perder el equilibrio y cornear la botavara? La razón es muy sencilla: hablamos de un encumbrado de la generación profeta, esa que, tras disfrutar de todas las oportunidades imaginables, lleva el sistema a sus límites y la que mejor expresa el pensamiento de una Era, del espíritu de un tiempo, del "genius seculi", ese maldito zeitgeist que determina la existencia de los pueblos durante casi un siglo, hasta que, al poner en peligro su propia existencia, deciden deshacerse de él.

Una jugada maestra

En ese contexto sociológico la jugada para resucitar al PSOE ha sido como si el nuevo señorito, con su gabinete de diseño, hubiera roto la piñata y toda la clase hubiera salido corriendo al grito de "yupi, caramelos para todos", destacando especialmente el oligopolio televisivo, defendiendo su chollo y alegre de que ya no necesita buscar la noticia, pues tiene un montón de cosas nuevas que contar al tiempo que, como buenos mamporreros de la partitocracia socialdemócrata, distraen al rebaño ante el previsible aumento del expolio ciudadano.

Pensando en todo lo anterior y en que la inteligencia exige un buen uso de la memoria, esa que algunos quieren empantanar en una década muy concreta del siglo pasado (no entienden la política de otra forma) y, como los primeros pasos de los lunáticos (por ejemplo) de este gobierno con astronauta son bastante preocupantes, es obligado que hagamos una breve pausa entre tanto bombardeo televisivo para hacer el diagnóstico de nuestra situación y evitar errores pasados.

La deuda de Rajoy

Como hemos señalado desde hace bastante tiempo, un parámetro crítico (no el único) para evaluar el buen gobierno es la evolución de la deuda pública respecto del PIB (siguiente gráfica; línea morada, eje derecho), pues la idea de endeudarnos a todos (ausencia de representación aparte) para crecer (línea roja, eje izquierdo) más demuestra su validez o no en la evolución de ese simple parámetro, aun interviniendo muchos otros elementos. Luego la partitocracia salta con la calidad del crecimiento, excusa manida para ponernos impuestos verdes (sanitarios, pensionados, etc.) con los que se ponen morados.

Spanish Public Debt & Growth
Spanish Public Debt & Growth

Ya sé que, trampas aparte, es un parámetro difícil de evaluar para los no entendidos y por eso, en 2011, cuando la fuerza de la realidad echó a Zapatero, dimensionamos la deuda adicional que nos dejó, unos 400.000 millones de euros (fueron casi 430.000 millones adicionales para todo el mandato), comparándola, entre otras cosas, con el coste de adquisición de toda la marina estadounidense; aquello sorprendió a alguno que, tras un comentario apresurado, luego, al verse los datos, vio que era así (aquí no nos inventamos nada).

Aunque valdría, no repetiremos aquel trabajo (enlace al mismo) con el Sr. Rajoy, pero sí diremos que su deuda adicional es de unos 342.000 millones de euros estimándola desde mediados de 2012 (tras seis meses en el cargo) a mediados de 2018 pero, si prefieren finales de 2018, entonces sería unos 382.000 millones de euros; no es que se fundiera la US Navy, pero casi, que la inflación por modernización militar le ayuda.

En términos de deuda pública hemos empeorado mucho, sí, pero veníamos de un Zapatero empeñado en no respetar los acuerdos con la UE, una cabezonería que incluso obligó al presidente Obama y al de China a intervenir, pues estaba poniendo en riesgo la expansión global ya en marcha. Hoy eso no ocurre ni de lejos y hemos conseguido estabilizar el sistema y alcanzar la fase de expansión económica que además es (o era) sostenible.

Pero antes de continuar con el repaso, permítanme hacer un inciso: el FMI suele subestimar nuestro crecimiento futuro (lo tienen en la gráfica anterior; línea roja eje izquierdo) y por ello la veníamos utilizando como escenario pesimista; sin embargo, ahora, dado el deterioro que producirá el nuevo gobierno, dicha previsión pesimista pasa a ser, retrasándola seis meses, el escenario "optimista", pero eso lo trataremos más extensamente en un futuro.

Punto de ruptura

Hace diez años por estas fechas íbamos en barrena, pero teníamos una deuda del 37,5% del PIB y el consenso de los inversores globales era el siguiente: "Hemos trabajado con los españoles (no se referían al Gobierno, sino a bancos y empresas globales), tienen margen y pueden hacerlo"; tras tres años, 350.000 millones de euros después y vista la falta de voluntad y realismo en reducir los desequilibrios de financiamiento, el convencimiento era justo el contrario: "tonto el último".

El ajuste económico se hizo mal, se nos puso en el punto de ruptura y con una trayectoria de libro: primero un pánico bancario (¿o no recuerdan sus prolegómenos con gente abriendo cuentas fuera en Deutsche Bank y otros?), al que seguirían estanterías vacías, revueltas y, si se salía del euro (posibilidad confesada por el propio ZP), la hiperinflación. Hoy, los amigos de lo ajeno, si recuerdas cosas contrastadas te llaman "apocalíptico", pero así vamos, jugándonosla contra intereses espurios.

Spanish Financial Disequilibriums
Spanish Financial Disequilibriums

Tras el cambio de gobierno y ante los graves problemas de financiación del sistema, se hace corriendo otro plan de ajuste (salvando a la casta, claro) y De Guindos le dice a los europeos: "O ponéis 100.000 millones ahora u os costará 700.000". Fue el rescate no-rescate. Pasaron muchas cosas más que analizamos en este blog, con una larga lista de medidas que encontramos mal hechas (por ejemplo la "reforma" bancaria, que dejó casos pendientes como el Popular, que tuvo su pánico) pero hoy solo destacaré un hecho crucial: dado lo hecho por ZP, el recuerdo de los agentes de los mercados de capitales es muy malo y no hay margen para inventos clientelares, algo de lo que, lamentablemente, este gobierno no es consciente.

Este país, con un 99% de ratio de deuda pública-PIB - cálculo oficial hecho de aquella manera y que solo se incluye al Gobierno Central -, por mucho  design  y marketing político que le pongan al nuevo gabinete, no aguanta un ZP2, ni en lo económico ni por supuesto en lo político, donde vienen otra vez con sus delirios gente sin criterio, que por su parasitismo está desconectada de la realidad y que malogrará el importante cambio estructural realizado con grandes sacrificios por los españoles.

Sin duda el país ha pasado página e inicia un nuevo capítulo que, bajo un nuevo estilo y una impresionante campaña de promoción, tiene un comienzo que casi parece un plagio de otro anterior de pesadilla, solo que ahora, a falta de George Bush hijo, el presidente "efecto llamada", en su megalomanía, quiere enfrentarse a Angela Merkel. Pero tranquilos, que pase lo que pase con este gobierno de diseño, Pérez Reverte podrá atender eso que tanto le preocupa: los perritos abandonados, que de ilusión también se vive, como bien saben los españoles que buscan comida en los contenedores de basura. Y que viva la partitocracia, que la lealtad es puro instinto, animal.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba