Juan Labordavozpopuli autores
Juan Laborda

Opinión

¿Qué hemos hecho para merecer esto?

El 1% de la población española, que acumula cada día más riqueza y renta, ha encontrado un aliado inesperado en esa franja de la población cuyo núcleo duro son los mayores de 54 años

Franklin Delano Roosevelt.
Franklin Delano Roosevelt. FDR Presidential Library & Museum

Políticos mediocres. Políticas soeces. Desprecio por los más débiles. Medios de comunicación serviles. Ejemplo de Totalitarismo Invertido. En eso se ha convertido nuestra querida España. Somos un país de jaleo, tolerante, fraternal, que algunos quieren devenir en una tierra embrutecida, desigual, injusta, insolidaria. Todo en aras de defender un statu-quo que solo benefician al 1% más rico. Porque ellos se lo “merecen”. No saben ni la que nos espera cuando estalle la madre de todas las burbujas. Y eso que solo ha asomado la patita. ¿Y qué me dicen de los patriotas de hojalata? Sí, los nacionalistas de uno y otro lado, enarbolando las banderas, siempre las banderas. Pura distracción. Y para rematar la puesta en escena del teatro del barroco patrio, las hilarantes disquisiciones sobre la necesidad de decir portavoz o portavoza. Con la que está cayendo, ¿a quién narices le importa? Me recuerda una canción de los Pet Shop Boys: “What Have I done to deserve this?”, ¿qué hemos hecho para merecer esto?

Y faltaba la gota que colmara el vaso. ¡Cómo no! El ínclito monclovita haría el honor, con esa verborrea que le caracteriza, recomendando ahorrar para nuestras pensiones futuras y, lo más sorprendente, para la educación de nuestros hijos. Una declaración en toda regla de lo que es la dejación de responsabilidades. Con los salarios y empleos que genera nuestra querida España los jóvenes no pueden emanciparse y aquellos que lo hacen, y forman familias, sólo tienen deudas. Pero, ¿qué han hecho ustedes con nuestra querida España? Ustedes y los anteriores, me da igual, tal para cual, cual para tal.

¡Sí, soy radical!

Se necesitan políticas y acciones encaminadas a cambiar la inercia en la que estamos inmersos. Necesitamos modificar radicalmente el modelo productivo patrio. Sí, es verdad, ello requiere años, sino décadas. Pero debemos intentarlo. En este sentido, como condición necesaria, aunque no suficiente, hay que terminar con los abusos que permitieron una burbuja espectacular, una mala asignación del capital productivo y los efectos negativos de los monopolios y los fraudes financieros en la economía real. Una auténtica política reformista exige hacer frente a los monopolios empresariales y financieros. Hay que acabar con esos vicios que vienen de tiempos inmemorables, desde el Honrado Concejo de la Mesta.

Para rematar la puesta en escena del teatro del barroco patrio, las hilarantes disquisiciones sobre si decir portavoz o portavoza. Con la que está cayendo, ¿a quién narices le importa?

Pero nuestros políticos tienden a hacer lo contrario, promocionando políticas que sólo generan burbujas, facilitando la continua extracción de rentas, y consolidando privilegios generados por actividades lobistas y rentistas, sin generar absolutamente nada. Hay que ser sagaz, tener voluntad política e ir a por lo que en su momento denominamos buscadores de renta, aquellos que están sorbiendo la sangre de nuestros hijos, y que por estos lares abundan en demasía.

El problema es que, paradójicamente, los extractores de renta en nuestro país cuentan con la comprensión de ese 20%-25% de la población que interpreta ciertas medidas como un ataque a su patrimonio. No entiendo esta actitud que perpetúa la desigualdad. La desigualdad se basa en el desprecio del inferior y en la quiebra de la dignidad humana. En las últimas décadas el capitalismo ha ido adquiriendo una forma nueva: del capitalismo financiero que nos llevó al desastre ha surgido el rentista; ya no se invierte en producción sino en especulación.

El conflicto inter-generacional está servido

Por lo tanto, el 1% de la población española, que acumula cada día más riqueza y renta, ha encontrado un aliado inesperado, sobre todo en esa franja de la población cuyo núcleo duro son los mayores de 54 años. Pero la situación actual es insostenible y debemos hacer todo lo posible por cambiarla. Para ello es necesario un acuerdo entre generaciones donde se implementen políticas que creen las condiciones necesarias para que nuestros jóvenes tengan en nuestro país una vida digna, y no se vean forzados a emigrar. Porque si no se alcanza ese acuerdo, esos mismos pensionistas deberían ser conscientes que no tendrán garantizadas en un futuro cercano sus pensiones, salvo que la carga, vía deuda, se traspase a las nuevas generaciones.

La alternativa al actual sistema debería centrarse en determinados principios básicos que permitan generar las condiciones necesarias en favor de nuestros jóvenes: formación y educación para la empleabilidad; fomento de la investigación; modernización de nuestras instituciones políticas; fiscalidad a favor de un modelo productivo alternativo, centrado en industria y sector exportador, mientras se castiga a rentistas y a quienes se nutren de meras burbujas financieras e inmobiliarias…

Es necesario un acuerdo entre generaciones para que nuestros jóvenes tengan en nuestro país una vida digna y no se vean forzados a emigrar

Los problemas de nuestra juventud, y aquellos asociados al actual sistema de pensiones público de reparto, son los mismos, están interrelacionados: la caída de la población activa, el estancamiento del crecimiento salarial, la desigual distribución de la renta, y el descenso de la productividad. Frenar la huída de jóvenes formados a otros países, remediar el estancamiento de los salarios y la desigualdad salarial, unido a un crecimiento de la productividad son, por lo tanto, condiciones necesarias para que nuestro sistema de pensiones de reparto sea sostenible. Y todas esas políticas deberían ir dirigidas a los jóvenes. Si no se implementan, el conflicto inter-generacional estará servido.

Ojalá surgiera en nuestro país un político de la talla de Franklin Delano Roosvelt (FDR), que se atreviera a pronunciar un discurso como el que ofreció en el viejo Madison Square Garden en la primera campaña para su reelección como presidente de los Estados Unidos: “Durante casi cuatro años ustedes han tenido un gobierno que en lugar de entretenerse con tonterías, se arremangó. Vamos a seguir con las mangas levantadas. Tuvimos que luchar contra los viejos enemigos de la paz: los monopolios empresariales y financieros, la especulación, la banca insensible, los antagonismos de clase, el sectarismo, los intereses bélicos. Habían comenzado a considerar al gobierno como un mero apéndice de sus propios negocios. Ahora sabemos que un gobierno del dinero organizado es tan peligroso como un gobierno de la mafia organizada. Nunca antes en nuestra historia esas fuerzas han estado tan unidas contra un candidato como lo están hoy. Me odian de manera unánime, y yo doy la bienvenida a su odio. Me gustaría que mi primer gobierno fuera recordado por la batalla que libraron el egoísmo y la ambición de poder. Y me gustaría que se dijera que durante mi segunda presidencia esas fuerzas se encontraron con la horma de su zapato”. ¡Ojalá pronto aparezca nuestro FDR! Lo visto hasta ahora apunta a lo contrario. Por eso, hasta que eso ocurra, seguiré tarareando, sin duda, la canción de los Pet Shop Boys, “What have I done to deserve this?”


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba