José Alejandro Varavozpopuli autores
José Alejandro Vara

Opinión

Feijóo rumia su venganza

Núñez Feijóo es la clave política del momento. Las elecciones gallegas señalarán el camino, tanto de Galicia como del PP y hasta del resto de España

Alberto Núñez Feijóo, en Santiago de Compostela
Alberto Núñez Feijóo, en Santiago de Compostela EFE

Es una rara avis, una especie en vías de extinción. Alberto Núñez Feijóo, (Orense, 58 años), suma tres legislaturas con mayoría absoluta y se encamina hacia la cuarta. Hay que rebobinar a los tiempos de Fraga, Bono o Pujol para encontrar algo parecido. Feijóo fue alto cargo en Madrid en los Gobiernos de Aznar (Correos e Insalud) y regresó a Galicia para expulsar de la Xunta a los maulas del bipartito PSOE-BNG. Y ahí sigue. Dispuesto a encarar el cuarto asalto a la presidencia regional con todos los vientos favorables. 

La llegada de Pablo Casado y los cambios en la cúpula de Génova no le han despojado a Feijóo de su condición de 'barón de barones' en el PP. Primus inter pares. Algunos pensaban que quizás Juanma Moreno, que puso punto final al régimen socialista andaluz, podría aspirar a ese papel. Ni por asomo. Bastante tiene Moreno con enmendar la catástrofe de corrupción y deudas que dejaron Chaves y compañía en la Junta. Otras cosa es Isabel Díaz Ayuso. Madrid se ha convertido en el penúltimo bastión democrático de nuestro país, la barrera de libertad frente al avance del socialpopulismo de Pedro Sánchez. Pero Ayuso, una figura en crecimiento, acaba de aterrizar en Sol. Tampoco está para dar batallas internas.

Feijóo estuvo a punto de cortarle la cabeza a Teo García Egea, el número dos de Génova. Casado evitó la decapitación a cambio de jurar fe eterna a los principios centristas del partido

Feijóo sigue siendo un tótem intocable en la familia de los populares. Un referente criticado y venerado. Pero respetado. Casado se lo ha reconocido expresamente en varias ocasiones, en especial tras el revolcón electoral de las generales de abril, cuando peregrinó, envuelto en el sayal de la humildad franciscana, a pedirle árnica, o quizás clemencia, al líder gallego. Feijóo estuvo a punto de cortarle la cabeza a Teo García Egea, el número dos de de Génova. Casado evitó la decapitación a cambio de jurar fe eterna a los principios centristas del partido, tal y como le exigían Feijóo y sus adláteres periféricos, lejos de los devaneos radicales en los que había incurrido durante la campaña electoral por miedo a Vox.

Poco ha desvelado aún Feijóo sobre su futuro. Todos dan por hecho que se presentará de nuevo y que convocará, posiblemente, para antes del verano. Piensa su gente que sería bueno alejarse de los comicios catalanes, que todo lo enlodan y distorsionan. No así de los vascos, que también tocan este año. Gallegos y vascos ya votaron en paralelo en las últimas autonómicas y a Feijóo no le fue nada mal.

Serán las primeras elecciones en las que el electorado del centrodereha pueda castigar los desaforados desatinos de Sánchez

La baza fundamental de Feijóo, con todo, es lo que en los cenáculos de Santiago llaman 'el factor Susana' o 'la gran venganza contra el sanchismo'. Susana Díaz perdió su poltrona de gran sultana andaluza por la tibieza de Sánchez hacia el órdago separatista. "Me equivoqué, perdí por Cataluña", reconoció la lideresa tras su democrática defenestración. Feijóo dispondrá, si convoca con celeridad, de un arma decisiva para redondear su victoria. Serán las primeras elecciones en las que el electorado del centroderecha pueda castigar los desaforados desatinos de Sánchez. La Fiscalía de Delgado, los conchabeos de Ábalos con el régimen criminal de Maduro, la humillación ante Junqueras y Rufián, los abrazos con el racista Torra...y otras viles menudencias.

El bofetón a Sánchez de Galicia resonará en toda España. Nada que ver con lo que ocurra en País Vasco o Cataluña, regiones con un biotopo político demasiado perdido para la causa del PP. Y para la democracia. Feijóo no quiere coaliciones con Ciudadanos, que nada le aportan, sino que confunden. Quiere que los naranjas se integren bajo sus siglas. No está fácil. Su propuesta es versátil y trasversal: centrista en lo político, galleguista en lo lingüístico y liberal en lo económico. La fórmula del eclecticismo mágico que se precisa para robar voto al PSOE, anular a Cs y taponar a Vox

Y tras las gallegas, ¿qué?, se preguntan. Puede pasar de todo. Los medios gallegos, tan complacientes con el presidente y su cuadrilla, apuntan ya a la cabeza del PP. Es decir, al entrecejo de Casado, como Eastwood en las pelis de Sergio Leone. El líder de los populares está gestionando con discutible habilidad el momento más dramático, peligroso e inquietante de nuestra reciente democracia. A veces se muestra sutil. Otras, sumamente feroz. Las más, como "esa nave pequeña, sorprendida en un vasto mar por un viento enfurecido", que cantaba Catulo.

Con un PSOE radicalizado hasta las lindes del podemismo ultra, y con un Cs convaleciente, Casado tiene terreno libre para crecer por la derecha, el centro y algo más allá

Será una apreciación errada pero, por momentos, muchos, el paciente Casado parece no tener proyecto claro ni para su partido ni para España. Debería seguir el certero consejo de Aznar. "Enfrentar a Vox como si el Gobierno no existiera y enfrentar al Gobierno como si Vox no existiera". Esto segundo es importante. Con un PSOE radicalizado hasta las lindes del podemismo ultra, y con un Cs convaleciente, Casado tiene todo el terreno libre para la derecha, el centro y más allá. Quizás se decida a dar el paso.

De momento quien lo va a hacer, según los pronósticos, es Feijóo, el eterno delfín de Fraga, el fiero rival de Rajoy, la molesta sombra para Casado. Sánchez, curiosamente, puede convertirse en el trampolín en el que Feijóo se apoye no sólo para conservar la Xunta, sino incluso para pensar en Génova y hasta en la Moncloa. Los asuntos de Estado requieren preceptos audaces: "Abandone el Palacio quien pretenda ser piadoso", advirtió Lucano. Toma nota, Casado.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba