Pedro Pablo Valerovozpopuli autores
Pedro Pablo Valero

Opinión

El euríbor no levanta cabeza

Para los millones de familias españolas que aún tienen hipoteca a tipo variable, el euríbor seguirá siendo un índice muy presente en sus vidas

El euribor no levanta cabeza
El euribor no levanta cabeza EP

El euríbor existe desde 1998 que empezó a cotizar el euro en los mercados financieros y es un índice que sirve para referenciar diferentes operaciones en toda nuestra área económica. El de 12 meses es el más habitual para las hipotecas a tipo variable, que son las mayoritarias en España. Su récord máximo diario fue el 2 de octubre de 2008 (5,526%), pocos días después de la quiebra de Lehman Brothers, si bien su máximo en media mensual (es el dato que importa para las hipotecas) fue en julio de 2008: 5,393%. 

El 5 de febrero de 2016 tuvo su primer valor diario en negativo cuando cotizó al -0,002% y desde entonces algo que nadie hubiera imaginado hace unos años ha sido una realidad para alegría de muchas familias. El 2020 lo empezó en torno al -0,25% y la previsión era de mantenimiento con quizás una ligera subida hacia final de año, ya que los tipos de interés tan bajos parecían condenados a acabarse. Sin embargo, llegó el virus y ocurrió algo curioso: la primera reacción fue al alza, el mercado temió una crisis de liquidez y el 22 de abril tocó el -0,053% en tasa diaria –máximo anual, hubo quien pronosticó que volvería el positivo- y la media de mayo marcó el -0,081% (media mensual máxima de 2020). Sin embargo, llegó el BCE con la macro avalancha de liquidez y la tendencia cambió: ya la media de junio fue -0.147% y desde entonces no dejó de bajar para marcar mínimos históricos mensuales al cerrar diciembre en el -0.497%. Y este año ya ha hecho un nuevo mínimo histórico diario justo en el día de Reyes: -0.509% y estamos en media –aunque aún faltan muchas sesiones y los mercados están muy volátiles- de fijar un nuevo mínimo histórico mensual este enero por debajo del -0,50%.

Esta ha sido su evolución –en media mensual- desde los máximos de verano de 2008 hasta los mínimos del pasado mes. 

Euríbor 12 meses
Euríbor 12 meses

Como se puede apreciar, ha fluctuado mucho e incidido bastante en la cantidad a pagar mensualmente por los que tienen una hipoteca referenciada a este índice. Ha sido una de las grandes noticias económicas positivas del año pasado para millones de familias.

¿Cómo se calcula el euríbor?

También es algo que ha sufrido muchos cambios. Antes de la crisis de 2008 se basaba en precios de operaciones reales que se cruzaban en el mercado interbancario. Los bancos se prestaban dinero entre sí, había un mercado organizado y el euríbor se calculaba haciendo la media de más de 40 bancos que cada día comunicaban a qué tipo prestarían dinero a otros en cada plazo. Los que hacían el cálculo descartaban los tipos que se alejaban más de la media y la calculaban con los del resto. No obstante, hubo un escándalo de manipulación del euríbor en el que estuvieron implicados varios bancos europeos entre septiembre de 2005 y mayo de 2008, lo que dejó en evidencia los defectos de este sistema de cálculo.

En cualquier caso, tras la crisis de 2008, la desconfianza entre los bancos generó que casi todas las operaciones de depósito y crédito no se hicieran en interbancario, sino directamente entre los bancos y BCE. Desde entonces la escasez de operaciones reales, especialmente en el periodo de 12 meses, llevó a que, aunque el cálculo siguiera basado en tipos que comunicaban los bancos, los precios en realidad fueran teóricos, calculados por aproximación. Es por eso que durante años el regulador europeo se esforzó por encontrar una nueva manera de confeccionar el índice. De ello se ha encargado elEMMI (European Money Markets Institute) y la última modificación resulta bastante compleja en su empeño para que no sea posible un nuevo episodio de manipulación.

Resumiéndolo mucho: un panel de bancos seleccionados en la eurozona recopila datos de transacciones reales entre entidades en el plazo elegido, aunque como no las hay (o son escasas) se toman también transacciones reales de otros periodos, y si tampoco existen las suficientes se confecciona un precio teórico (que la propia EMMI reconoce es el mayor porcentaje del precio final) teniendo en cuenta otros mercados donde sí hay operaciones (como el de deuda o créditos de dichos bancos a grandes clientes) y ayudándose de la curva teórica de tipos de interés que ofrecen otros activos como los futuros. Es decir, a pesar de tanta reforma, sigue siendo básicamente un precio calculado que no representa un mercado real de depósitos.

¿Es manipulable el euríbor?

Según cifras del EMMI, el euríbor sirve de referencia para más de 180 billones de euros en contratos de derivados y tan sólo a un billón de euros en hipotecas por lo que, aunque a muchas familias les afecte mucho, es un mito creer que los bancos de la eurozona manipulan el euríbor pensando en el mercado hipotecario español. Además, sería posible, quizás, tal vez, –malpensando mucho- manipular en unas centésimas un dato de un día concreto (algo que podría interesar si ese día hay un gran vencimiento de derivados en el que esté implicado uno o varios de los bancos cotizantes) pero cambiar significativamente una media mensual resultaría algo casi imposible. De todos modos, es un índice que sigue en revisión y hay quien defiende que debe ser sustituido por otro. Los dos mayores problemas para un cambio son, por un lado, que siguen faltando operaciones reales en el interbancario eurozonero a 12 meses y por otro, que nadie entendería que, con el índice en tipos mínimos, una transformación de los cálculos provocara un resultado muy diferente al actual, despertando muchos recelos y probables problemas legales.

¿Puede el hipotecado español cobrar dinero del banco por su hipoteca?

Algo que ya ha ocurrido en algunos casos es que hay hipotecados cuyo diferencial es menor que el negativo del euríbor. Es decir, si alguien tiene una hipoteca con unas condiciones de euríbor +0.40% y el euríbor es del -0.50%, es el banco y no el cliente el que debe pagar intereses, en este caso un 0,10%. Lo que ocurre es que como cada mes el hipotecado abona capital más intereses, no recibe nada del banco, simplemente ve reducida su cuota en algunos euros. No hay demasiadas hipotecas comercializadas con tan buenos diferenciales, son sobre todo clientes que a cambio adquirían otras vinculaciones -como seguros y fondos de inversión- en la entidad financiera donde contrataron la hipoteca.

Sin embargo, a la banca le debió preocupar este escenario, porque presionó para que en la última Ley Hipotecaria (vigente desde el 16 de junio de 2019) hubiera un “suelo” del 0%; es decir, que ninguna hipoteca, por muy buen diferencial que tenga, pudiera provocar que fuera el banco el que abone intereses al hipotecado. Por suerte para los afortunados, no tiene carácter retroactivo, por lo que sólo se aplica a las hipotecas firmadas desde entonces. No obstante, y no es por defender a la banca, hay que apuntar que la mayoría de las entidades financieras no cobra a sus clientes por los depósitos cuando el BCE sí que lo hace, por lo que tiene cierto sentido que, si no aplican a sus clientes intereses negativos por el dinero que éstos les ingresan, tampoco paguen intereses por el dinero que les prestan.

 ¿Seguirá bajando el euríbor?

El futuro nadie lo sabe pero si hay algo evidente es que la actual crisis provocará que todos los miembros de la eurozona emitan, durante bastantes meses -o años-, una mayor cantidad de deuda pública por lo que se da por hecho que BCE seguirá ayudando, inyectando liquidez y comprando activos presionando con ello que el euríbor no suba. También se descarta que en ese escenario pueda haber subidas en el tipo de interés oficial.

Del mismo modo, y salvo que la recesión se agravara mucho (algo que no parece vaya a ocurrir en 2021, que se supone será de recuperación), se descartan nuevas bajadas del tipo oficial ya que no parece que el Banco Central vaya a ahondar más en los tipos negativos. Como el -0.50% es el tipo más bajo con el que BCE castiga a los bancos por su exceso de liquidez, es un nivel que parece un suelo para las bajadas del euríbor. Así pues, mi conclusión es que la expectativa es que el actual euríbor continuará durante bastante tiempo en tipos históricamente muy bajos y que sus movimientos no serán demasiado pronunciados pero si se moviera, la prácticamente única dirección posible es hacia arriba, sobre todo si tienen razón los que apuntan que este año volverá la inflación.

En la actualidad aproximadamente la mitad de las nuevas hipotecas que se firman en España son a tipo fijo, por lo que a éstos todo esto ya no les afecta, pero para los millones de familias españolas que aún tienen hipoteca a tipo variable, el euríbor seguirá siendo un índice muy presente en sus vidas. Y en mi opinión es casi seguro que, al menos durante el primer semestre de 2021, verán su cuota reducida al ser las medias mensuales más bajas que las de los primeros meses de 2020. No creo que tengan la misma suerte a partir del otoño de 2021, aunque de hoy a entonces… aún falta mucho.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba