Karina Sainz Borgovozpopuli autores
Karina Sainz Borgo

Diario de la cuarentena (10)

Estamos todos bien

Van diez días de una cuarentena que durará lo que una cuaresma y una pasión juntas. Como el Matteo Scuro de la película de Tornatore, siento que el mundo se paraliza a mi alrededor cuando llamo por teléfono…

Un fotograba de 'Estamos todos bien' (Stanno tutti bene), de Giuseppe Tornatore.
Un fotograba de 'Estamos todos bien' (Stanno tutti bene), de Giuseppe Tornatore. imdb

Cada vez que cojo el móvil, siento lo que Matteo Scuro, el jubilado al que Marcello Mastroianni dio vida en aquella película de Giuseppe Tornatore. Estamos todos bien, contestan a mi única pregunta. Da igual si se encuentran de este o aquel lado del mar, y aunque percibo utilería en las frases de las que echan mano, elijo pensar que dicen la verdad. Con o sin música de Morricone, estamos todos bien.

Cuando escucho el tono de la llamada perdida a la que no contestan por este o aquel motivo, experimento lo que Matteo Scuro con los contestadores automáticos: el mundo se detiene a mi alrededor. Habito un espacio confuso y paralizante. Pero en lugar de una cabina telefónica, yo ocupo un cubo de hielo. Me congelo al otro lado de una vida que no alcanzo a ver.

En la película de Tornatore, Matteo Scuro es funcionario jubilado y viudo. Vive en Sicilia. Sus cinco hijos están desperdigados por las ciudades más importantes de Italia, pero jamás lo visitan. Están ocupados atendiendo vidas que él da por fascinantes y exitosas, porque así se lo han hecho creer ellos. Cuando decide visitarlos, el anciano se da cuenta de que nada de lo que le han dicho es cierto.

Cuando escucho el tono de la llamada perdida, experimento lo que Matteo Scuro con los contestadores automáticos

Su hija Tosca, la que vive en Florencia, es modelo de ropa interior y no la gran celebridad que dice ser. Guglielmo, el de Milán, ni es compositor, ni es un genio ni es feliz. Caiano tampoco tiene una carrera política brillante, de la misma forma en que Norma no es la ejecutiva de una gran compañía, sino una teleoperadora cuyo matrimonio está a punto de irse al demonio. A Scuro le queda un hijo: Álvaro, ese gran misterio de lo que la muerte nos arrebata. Tanto como sobrellevar sus mundos, les cuesta hacerlos parecer mejores. 

Todas las mañanas, mientras paso revista a la fantasmagoría del cepillo de dientes, pienso en ese Marcello Mastroainni de pelo ya completamente blanco, que recorre Italia con una maleta buscando a unos hijos que se convierten en niños cuando le hablan. Pero yo, a diferencia del personaje, no tengo hijos. Soy mi propia criatura.

Sumo ya diez días de una cuarentena que durará lo que una cuaresma y una pasión juntas. En las noches voy de un lado a otro de la cama, como quien viaja del presente al pasado escapando de las noticias de una peste que barre el mundo a ambos lados del mar. Del futuro ni hablo. Le tengo tanto miedo como al polen de las flores o a las manos rugosas de mis padres.

La cuarentena durará lo que una cuaresma y una pasión. En las noches voy de un lado a otro de la cama, viajo del presente al pasado

Sepultada bajo el edredón, y mientras observo a mis vecinos apagar y encender las luces de su propio insomnio, en mi mente aparece algo parecido a esa bola negra -¿la vida acaso?- que rapta niños en la playa soleada de una isla italiana. Como a Scuro con sus hijos, siento que algo me despega, casi me arranca, de la orilla de la infancia y las certezas.

A la mañana siguiente, hago lo de siempre. Me abalanzo sobre el teléfono, por si alguien ha llamado. Escucho las noticias en la radio, para saber cuántos más han muerto en los hospitales y cuántos más podemos esperar. También marco uno, dos, tres números de teléfono y con el móvil en la mano recito de memoria algo que se me antoja un segundo acto. Con solo repetirlo me basta. Es una forma sobria de espantar o sobrevivir los desenlaces.

—¿Cómo vais?

—Bien, estamos todos bien.

Y aunque no sea del todo cierto, a mí me vale.  ¿Y a usted?

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba