Miquel Giménezvozpopuli autores
Miquel Giménez

Opinión

Un diabólico corro de la patata

Concentración de independentistas en los alrededores del Parlament.
Concentración de independentistas en los alrededores del Parlament. EFE

Rodear sedes parlamentarias tiene siempre mal fin. La coacción al poder emanado democráticamente de las urnas solo es una cosa: fascismo.

Lo hemos visto en el parlamento andaluz, como antes lo vimos en las Cortes o en el Parlament catalán. Siempre que el pensamiento – por ser generosos en el término – radical ve como los votantes no secundan sus ideas lo primero que piensan es en rodear el parlamento. Da igual el que sea, lo sustancial es que hay gente que, por su propia ideología, no concibe que el poder pueda detentarlo – democráticamente, se comprende – nadie más que ellos. Encubren su absoluto desprecio por la libertad de elección con sofismas como que lo hacen porque luchan contra el fascismo, el machismo, el capitalismo y, en el caso catalán, esa ominosa España que utilizan como contenedor de lo anteriormente dicho.

En Cataluña los separatistas rodean el Parlament a la primera de cambio, bien sea para reivindicar sus fantasmagorías, bien para achuchar psicológicamente todo lo posible a la oposición. La cosa es presionar, dicen, creyéndose émulos de quienes asaltaron el Palacio de Invierno. Sus formas y maneras no difieran en nada de podemitas y socialistas: caña al mono, todo el mundo es facha hasta que se demuestre lo contrario, Dios no existe y, además, es de Vox. Y no se hable más. ¡Qué bonita meleé, que sublime revoltijo de siglas, que contradicción histórica de cara al futuro presentan quienes se apostan en los perímetros de un hemiciclo cualquiera! Allí se encuentran manoseados, como en aquella vieja vidriera del tango Cambalache, socialistas que añoran sus despachos y sus tarjetas VISA Oro junto a funcionarios estelados que no contemplan en modo alguno perder ambas cosas; junto a ellos, el hijo de papáconvergente que es revolucionario en horario universitario para así tener la patriótica excusa de saltarse las clases Per Catalunya pasa el canuto al provocador profesional, siempre de paso, de perfil, que cobra a tanto el Molotov y mira con suficiencia a esa panda de aficionados. Señoras de una edad ciertamente propicia a la artritis, peinadas de peluquería cara de Sarriá, poseedoras de unos furores y una cólera olímpica contra todo lo que no sea su clase y su raza riendo histéricas al lado de periodistas y cargos abundantemente nutridos a base de la leche de la Generalitat, que están allí porque hay que fichar, como le oí un día decir a cierto piernas que ahora parece mandar mucho en esto de los medios. También, seamos sinceros, encontrará a personas como usted y como yo, desengañadas, hartas, ilusas, que, no sabiendo a que santo encomendarse, lo han hecho al de la demagogia fácil que les sirven gustosos los demagogos. Pero esos acaban por marcharse, dejando a los otros en su gozo onanista.

¡Hemos rodeado el Parlament!, exclamaban por las redes sociales los separatistas cuando se discutían las barbaridades de hace un año

¡Hemos rodeado el Parlament!, exclamaban por las redes sociales los separatistas cuando se discutían las barbaridades de hace un año. ¡Venid!, aullaban, invocando a los suyos para que participasen en aquel horrendo corro de la patata que pretendía ahogar la voz de la discrepancia. Luego, Arrimadas y otros diputados no separatistas salían bajo una lluvia de insultos, escupitajos y odio. Haría muy bien Miquel Iceta en recordarlo, ahora que los suyos están en modo rodear el parlamento en Andalucía. El sabe que los socialistas catalanes han tenido que sufrir acosos físicos en las puertas de ese mismo edificio en el que ahora pretende llegar a acuerdos con Torra. También sabe que, aunque los invite a paella todos los jueves, para los separatistas siempre será lo que es, un botifler, un llufeta, como le injuriaba vilmente Toni Albá. Estos, que sí que son machistas y homófobos de verdad, jamás lo considerarán uno de los suyos por más que lleguen a pactar. A Iceta, lógicamente, todo eso le debe molestar mucho, pero se traga el cabreo por aquello del bien mayor. Además, qué carajo, así como el periodismo o la cultura son genéticamente patrimonio de la izquierda, el machismo y el odio hacia todo lo que no sea la concepción tradicional de lo que deben ser el hombre o la mujer es cosa de esa derechona espantosa, tremebunda, fachorra. O sea, que metámonos con el PP, con Ciudadanos, ya ni te digo con VOX, y soltemos frasecitas ingeniosas acerca de lo fachas que son, aunque aquellos con quien estamos cada día sentados a ver si nos aprueban los presupuestos sean más de derechas que Don Pelayo y más machistas que una novela de Don Pedro de Répide.

¿Alguien cree que la Ferrusola es feminista? Aquí, cuando de ejercer presión en la calle se trataba, los socialistas han brillado por su ausencia, y mira que el pujolato duró lo suficiente para montarle no una, sino varias huelgas generales o escraches a diario. Aún recuerdo cuando la buena de Marta se metió a degüello con las feministas por pedir el aborto libre y gratuito. Silencio. O los años que se pasó Pujol siendo presidente del Instituto Catalán de la Mujer. Las militantes del PSC trinaban exigiendo que el partido hiciese algo. Nadie rodeó el parlamento catalán ni fue a la portería de Pujol o a la sede Convergencia. Los del PSC son bons nois y no hacen esas cosas. Eso sí, no duden ustedes que, si mañana se sentasen en la presidencia de la Generalitat Inés o Alejandro o cualquiera otra persona de esas que los pijos progres tildan de derechona, los separatistas tendrían a su lado en sus acosos al PSC. Al corro de la patata, comeremos ensalada, lo que comen los señores… Debe ser eso, que los socialistas, aquí o allí, desean sentarse a la mesa del poderoso.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba