José Luis González Quirósvozpopuli autores
José Luis González Quirós

Opinión

El bodrio catalán

En el independentismo hay discrepancias, pero todos concuerdan en que algo hay que hacer para mantener abierto el chiringuito, lo que pueda quedar de glamour y melodía heroica.

Carles Puigdemont en una fotografía de archivo
Carles Puigdemont en una fotografía de archivo EFE

En España, acostumbrados como estamos a que las elecciones las ganen todos (últimamente con la excepción del PP, que siempre va a menos) es tan natural que nos suene la idea de que los independentistas han ganado, como la contraria, que han perdido pie.

La política del poder, raramente hay otra, suele consistir en tratar de ocultar su verdadera consistencia, en desaparecer o en parecer otra cosa. Pese a que esta regla de interpretación sea tan clara, solemos olvidarla con frecuencia, y eso añade confusión innecesaria, justo lo que persigue quien promueve el enredo, la ocultación.

Cataluña y Tabarnia

Aunque los socialistas, que tampoco mejoran tanto como dicen, sigan insistiendo en el mantra de la diversidad, el reconocimiento de la singularidad, y otros bellos decires por el estilo, la cuestión catalana es, sobre todo, una pelea por el poder organizada de modo suficientemente sofisticado.

Lo que ha ocurrido es que cuando los supremacistas se aprestaron a dar lo que creían podría ser el paso definitivo, se han tropezado con que, además de sus hermosos relatos, existen realidades mostrencas, duras, peleonas y fuertes, aunque se vean disminuidas por un balbuceante Rajoy, un tipo capaz de apelar al diálogo cuando le acaba de infringir, y por la espalda, la derrota más importante y vergonzosa de su carrera. Ese referéndum que no se iba a celebrar pero que acabó existiendo, terminó por ser un happening circense, un escenario en el que los 'malos' de esa película, los pobres guardias para los que Rajoy no había sabido ni prever alojamiento, quedaban como auténticos villanos.

Esa realidad con la que no contaban es bastante más dura de pelar que sus mojigangas, es el Estado democrático, con un Rey a la cabeza (por eso piden República), es la Europa del Estado de Derecho, es el mínimo sentido común del orden internacional que sabe que no se pueden inventar ni mover las fronteras, que, desde luego, así no se puede.

Para colmo de sus males republicanos (falsamente republicanos, por supuesto, porque no puede haber república sin ley) apareció en escena la pesadilla de Tabarnia, la realidad innegable de que la sociedad catalana no es unánimemente secesionista ni supremacista, el testimonio activo y divertido de que esos catalanes no se van a dejar torear por más tiempo, y ya era hora de que lo dijeran.

BAU

Business as usual, tiene que ser la consigna de los pocos secesionistas con algo más que una neurona averiada (es decir, no hablamos de Puigdemont, que, como ha dicho Luis Alberto de Cuenca, es un poeta surrealista), y andan viendo esforzadamente cómo demonios seguir sacando agua de una fuente que han envenenado con su impericia y exceso de ambición.

Los más optimistas piensan que han ido muy deprisa, y confían en recuperar el ritmo adecuado antes de que se caigan del todo los palos del sombrajo. Los un poco más listos saben que el caso es más peliagudo, que no van a ninguna parte, pero concuerdan con los primeros en que algo hay que hacer para mantener abierto el chiringuito, los despachos, los coches, lo que pueda quedar de glamour y melodía heroica, de paseo triunfal, y en ese punto no es mal dato el resultado electoral, si Puigdemont no la acaba cagando.

Desmentir a Puigdemont

Llevar la contraria a Puigdemont es casi tan grave como dejarse la etiqueta de El Corte Inglés en el regalo de Reyes Magos, pura pornografía. Los piadosos rezarán porque Puchi recupere el sentido y acepte estatua, no se van a andar con remilgos, porque como tan bien ha explicado Miguel Giménez, es especialidad de la casa honrar a los derrotados, una bella manera de ganar siempre, porque pulir la gloria imperecedera es el más eficaz catalizador de la desmemoria.

Pero, salvado ese espinoso trámite, queda lo peor, cómo seguir mandando en Cataluña, modelo TV3, sin que nada se desborde más de la cuenta. El asunto es tan arriscado que no me extrañaría ver a los más comprometidos votando a Rajoy en unas generales, de la misma forma que elevaron a Zapatero a los cielos en el 2008.

La respuesta está en otra parte

La victoria de Ciudadanos en las catalanas es de las que pueden servir a los separatistas para explicar la diferencia entre miedo y pavor. Si los aparatos del Estado flojean, la cosa puede ser más indolora, pero si se sitúa al frente del Gobierno alguien con las ideas mínimamente claras, el porvenir de las verdaderas ilusiones de los supremacistas con cabeza se verá seriamente comprometido. Para que lo entiendan los culés, es como si con un partido malamente empatado se puede sacar al camp a un Messi con ganas, que los rivales se den por muertos (y lo afirma un madridista).

El discurso del Rey dejó claramente establecida una línea de conducta a la que se están ateniendo con pulcritud todos los responsables. Hasta pudo parecer que Rajoy tomaba nota, pero tuvo recayó en su aprecio por la molicie al decidir, se lo dijera quien fuese, que podía bastar con elecciones inmediatas. Fue un error, casi un crimen, pero ya no tiene remedio. Ahora hay unos minutos de basura en los que la iniciativa está en manos de posibles descerebrados, pero el tiempo pasa para todos, y ese bodrio catalán tendrá que dejar de ser plato obligado más pronto que tarde.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba