Jose Alejandro Varavozpopuli autores
Jose Alejandro Vara

Opinión

¡Qué barbaridades dice usted, señor Casado!

Sánchez ignoraba a Iglesias y arremetía contra Casado. El 'popular' dejaba mudo a Sánchez. Rivera les pinchaba a ambos, "rojos y azules". Iglesias pedía paz y amor. Abascal crecía por minutos. Noche en blanco, bloqueo total

Pablo Casado en el debate electoral
Pablo Casado en el debate electoral

Ardían las calles de Barcelona con retratos del Rey pasto de las llamas. El jefe del Estado visitaba la ciudad, junto a la Heredera y su familia. Una estampa ya habitual. Una región fuera del control del Estado. Al mismo tiempo, Pedro Sánchez, en el plató, se refería a este asunto abrazado a la "proporcionalidad", y a la "unidad" como solución, con ese tono frío y distante tan característico, con tanta convicción como ponen los alsacianos al bailar flamenco. 

Los debates electorales son tan peligrosos que Sánchez sólo ha querido uno. Resultó apalizado en los de abril. Rivera, entonces, se impuso en el primero e Iglesias en el segundo. Casado no ganó ninguno y el presidente en funciones perdió los dos. Ahora no ha ganado claramente nadie. Premio desierto, Están bloqueados. Se conocen demasiado, se repiten los mismos insultos, reproches, dardos y puñaladas. Se tienen demasiado vistos en un déjà vu fatigoso. Los españoles, seguramente, también. 

Ha habido algún cambio en el escenario con respecto al 28-A. Iglesias sigue mostrando su habilidad imbatible en el tono, que le mantiene alejado de su defunción política. Albert Rivera braceó con denuedo pero sin éxito para recuperar el masivo voto en fuga que anuncian las encuestas. Arrancó bien pero incurrió en su error habitual: pasarse de frenada. Su ataque a Casado por la corrupción resultó extemporánea y hasta chirriante. Casado se hizo con el bloque clave, el de Cataluña, transmitió seriedad y solvencia, imagen presidenciable quizás algo encorsetado. Santiago Abascal, nuevo en esta plaza, debutó con sagacidad y prudencia, alejado de las melés. Lanzó la caña al estanque del centro con habilidad y tiento. Sin corbata, miraba a cámara, recitaba sus propuestas y sonaba auténtico. Sonreía y crecía. Iba a más. Abofeteó a Iglesias en un ríspido choque sobre ETA y el terror. Fue el único en poner sobre la mesa los huesos de Franco, asunto hasta entonces tabú, que generó un encendido cruce de acusaciones y reproches

¿Con quién va a pactar?

Había salido Sánchez muy malherido del primer bloque del debate. Cataluña es su punto débil y así quedó demostrado. Intentó algunas artimañas algo forzadas, como recuperar la ley de referendums, que tumbó en su día Zapatero, o meterle mano a TV3. Además de la farsa, la idiocia. Casado le plantó la realidad frente a su granítico rostro: el Rey no puede caminar por Barcelona y al presidente en funciones tan sólo se le ocurre reformar el código penal. "¡Aplique la ley de Seguridad Nacional, deje de pensar en gobernar con los independentistas!". Y remató: "¿Qué es una nación, señor Sánchez? ¿España es una nación?". Sánchez callaba,  decía que no con la cabeza y recitaba en voz baja: "¡Qué barbaridad, señor Casado, qué barbaridad!". "¿Usted recibirá los votos de ERC y JxCat, con quién pactará usted?", insistía el candidato del PP. "¡Qué barbaridad, señor Casado!", respondía Sánchez, con teatral asombro. Más argumentos no hubo. Más explicaciones no ofreció. 

Rivera, muy desvaído y algo descolocado, protagonizó el momento dramático con la exhibición de un pedrusco de los que los que los jemeres bestias de la independencia arrojan a los policías en las revueltas catalanas. Pablo Iglesias recuperó su tono monástico y franciscano en aras del entendimiento para superar la crisis con una loa a la Guardia Civil. Abascal, el más tranquilo de la velada, sin corbata, expuso su plan de acción, sin anestesia: ilegalizar partidos independentistas, poner a Torra a disposición judicial para que vaya a hacer compañía a Junqueras. Vox quiere la bandera contra el separatismo que blandía Cs. 

Abascal, desde su distante plataforma, habló de acabar con los gastos superfluos de las autonomías, la bestia negra de Vox. El bloque económico resultó superfluo, manido y previsible

Los activistas de la republiqueta se han apoderado de Cataluña y Cataluña se había adueñado de la noche antes de que el presidente en funciones anunciara que Nadia Calviño será vicepresidenta económica. Como si a alguien le importara. Luego desveló que creará un ministerio para los pueblos. Otro hallazgo. Derivó la velada hacia el empleo y los impuestos. Naderías ya sabidas, insulseces repetidas, salvo una embestida estridente de Rivera contra el Partido Popular a cuenta de la corrupción. "Bárcenas, Bárcenas", pellizcaba el líder naranja, sin convicción ni efecto. 

Sánchez osó esgrimir como propias las medidas económicas que heredó del Gobierno de Rajoy. Abascal, desde su distante plataforma, habló de acabar con los gastos superfluos de las autonomías, la bestia negra de Vox. Recetas manidas, palabras huecas, generalidades epidérmicas. El capítulo económico debería suprimirse de los debates por anodino y hasta sonrojante. "Que no gobierne la derecha", es el programa económico de Iglesias, enfrascado en el reproche permanente hacia Sánchez porque no le ofrece su tálamo nupcial. Casado se reservaba el golpe de gracia contra Sánchez en el penúltimo apartado: "Es usted un peligro para la calidad democrática". Era el Casado de antes de abril, pero mutado hacia la serenidad, con tono más suave y sin aspavientos.

Fue una sesión diferente. Uno más en el plató. Abascal el hombre oculto, apenas conocido salvo por sus próximos hasta que aterrizó en el Hormiguero, ha sido la gran sorpresa del debate. El choque a cuatro deriva habitualmente un tedioso baile por parejas.  Este lunes hubo también oportunidad para la confrontación, un poco anodina, con un control del tiempo quizás muy ajustado ("aún tiene treinta segundos, señor Iglesias") pero un temario tan amplio que en ocasiones facilitaba excursiones por los cerros de Úbeda. 

Los cinco candidatos de esta nueva entrega, todos varones, medianamente jóvenes, dotados de una desigual soltura mediática, parcos en gracejo, escasos en la ironía y con tanto sentido del humor como una comadreja, se jugaban mucho en este envite. Sánchez era el que tenía más que perder. No le fue bien. Su gesto inseguro, incómodo, delataba que sin duda ha tenido noches mejores. El fantasma del bloqueo se hizo presente. Sólo un milagro en las urnas podrían conseguir el anhelado vuelco. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba