Análisis

¿Y si Pablo Iglesias fuera un agente del CNI?

         

Pablo Iglesias.
Pablo Iglesias. EFE

Buen movimiento táctico de Rajoy, propiciado por el provocador discurso de Iglesias, que coloca toda la presión sobre el tejado de un Sánchez situado ahora entre la espada y la pared. A ver cómo lidia el mozo socialista el morlaco que tiene sobre la arena. Tal podría ser el resumen de lo ocurrido en la aparatosa jornada del viernes. La sorpresa saltó cuando, con el personal camino del fin de semana, la mayoría se mostraba convencida de que Mariano Rajoy se sometería en el Parlamento a la carnicería de una sesión de investidura que todo el mundo sabía fallida. Se dijo aquí el jueves que el gallego había preguntado a la Abogacía del Estado si podía ahorrarse ese cáliz de hiel, porque a él le gustaría presentarse ante el Rey y decirle que “paso”, que no voy a poder formar Gobierno y que, por tanto, corra el escalafón, llame el Señor al siguiente en la lista, el bendito Pedrito. Pero en la tarde de ese mismo jueves, el propio Mariano nos sacó de dudas reafirmando su voluntad de someterse al martirio, arrinconando así todos los rumores. El propio Pedro Sánchez, tan evidente siempre, tan obvio, se había encargado de recordárselo: “El señor Rajoy no solo tiene el derecho de presentarse, sino incluso diría que el deber…”

Pablo Iglesias vino a decir que va a partir el bacalao en el eventual pacto de izquierda

De modo que cuando, en torno a las 8,30 de la tarde de otra noche de niebla en Madrid, saltó la liebre de que el presidente en funciones había declinado la oferta real para intentar formar Gobierno, en la sede del PSOE sintieron el pánico que acompaña a un violento terremoto. Un shock total. El lenguaraz, el sobrao, el Lenine de la izquierda española antisistema, Pablo Iglesias, se lo había servido en bandeja. En la rueda de prensa –gran puesta en escena en el Congreso, con todo el sóviet de Petrogrado detrás, incluso con el general Julio Rodríguez, buen amigo de Sanz Roldán, director del CNI-, que siguió a su viaje a La Zarzuela, el aludido se pidió por las buenas una vicepresidencia del Gobierno, además de varios ministerios, entre ellos el de Economía y Hacienda, que es donde está el business, la caja de caudales, los dineros para “hacer política” que decía Zapatero. “Pero, oiga ¿esto lo ha hablado usted con Sánchez?”, le preguntó alguien desde los escaños de la prensa. “No”, fue la contundente respuesta del aludido, ¿para qué?, venía a decir, yo soy la clave del arco del proyecto Sánchez y el que va a partir el bacalao en ese eventual pacto de izquierda del que depende su supervivencia. Tan soberbio, tan crecido, Iglesias no necesitaba consultar con Sánchez.

Y en Moncloa, no precisamente unos águilas haciendo política, vieron la ocasión pintiparada y la agarraron al vuelo: Rajoy se hacía a un lado, dispuesto a dejar que Sánchez lidie con Iglesias y sus socios en un debate de investidura que, ahora sí, promete ser apasionante. Sánchez contra las cuerdas, debilitado por sus ganas de tocar poder a cualquier precio, además de su propia incontinencia, y por la trampa que Iglesias y su bravuconería le han tendido frente a los barones del PSOE y los viejos patriarcas del partido, encabezados por Felipe González. La respuesta en caliente de Pérez Rubalcaba es el mejor termómetro para medir la temperatura del cabreo socialista con el de Podemos y, por extensión, con el propio Sánchez: “Es la primera vez que oigo en mi vida ofrecer un acuerdo de gobierno insultando gravemente al partido con el que quieres acordar” (…) “Para llegar a un acuerdo con un partido, lo primero que hay que hacer es respetar a sus dirigentes, a sus militantes y, por supuesto, a sus votantes”. Más claro, agua.

La excusa que Rajoy necesitaba para eludir la investidura

Maravilloso también lo de Martínez-Maillo, número tres del PP, quien a primera hora de la tarde del viernes aseguraba orondo que Rajoy iba a pronunciar tal discurso en su sesión de investidura, tan brillante, tan cargado de propuestas sociales, que PSOE y Ciudadanos, rendidos a sus pies, no iban a tener más remedio que votarle, pero que unas horas después, apenas las 9 de la noche, se declaraba encantado con la espantada de Mariano calificándola de “magnífica”, lo cual demuestra que el hombre no se había enterado de la misa la media y que la decisión de renunciar la adoptó el propio Mariano con su ayuda de cámara, Pedro Arriola, el Doctor Bacterio, como le apodan en Génova, el hombre que más trienios acumula en el PP. El caso es que el gallego, que estos días se aburría contando ovejitas (“Tengo la agenda muy libre”, había confesado al falso Puigdemont que el jueves le tomó el pelo llamándole a Moncloa), en una situación de bloqueo casi total, de pronto ha roto el cerco con una patada a seguir que le permite ganar tiempo, poniendo la pelota en el tejado de Sánchez. La excusa que Rajoy necesitaba para eludir la investidura se la ha ofrecido gratis nuestro Vladímir Ilich Uliánov con coleta. ¿Milagro, pinza, casualidad, o no tanto?

Por el Madrid de los enterados corrían ayer como la pólvora mil y una historias a cual más novelescas, poniendo el énfasis en algunas curiosas circunstancias que han rodeado el nacimiento de Podemos y su explosión como partido genuinamente mediático, como producto televisivo crecido al calor del invernadero de laSexta, la cadena de televisión del grupo Atresmedia, propiedad, en la parte española, de los herederos de José Manuel Lara (Planeta) y sus siempre excelentes relaciones con la Moncloa, ello a través de la especial conexión que mantienen Mauricio Casals, presidente de La Razón, y la vicepresidente Sáenz de Santamaría, la mujer de la que orgánicamente depende el CNI. En la noche del miércoles, Antena 3, precisamente Antena 3, soltó una bomba informativa según la cual la portavoz de CUP en el parlamento de Cataluña, Anna Gabriel, la chica del flequillo a machete, una alto cargo de Podemos en Castilla-La Mancha, María José Aguilar, y el suegro del número uno de ETA David Pla, un tal Ignacio Gil de San Vicente, volaron a Caracas en diciembre de 2014 en el avión de las fuerzas aéreas venezolanas utilizado por Nicolás Maduro para sus desplazamientos, invitados por Maduro, naturalmente, para asistir a algo relacionado con el “proceso de paz” en Euskadi. Un torpedo en plena línea de flotación de Podemos, que definitivamente queda retratado, política y económicamente, como apéndice de la dictadura bolivariana de Venezuela. Lectura ad hoc del episodio: ¿Con esta gente quiere usted formar Gobierno, señor Sánchez?

La primera parte de la operación "pacto a tres bandas PP-PSE-C's"constaría de la voladura controlada de Podemos

La pregunta es obligada: ¿Cómo es que este viaje, con video del embarque en Barajas incluido, se hace público precisamente ahora y no en plena campaña electoral, cuando podía haber beneficiado grandemente al PSOE de Sánchez? Cui prodest? El propio Albert Rivera, líder de Ciudadanos, se ha hecho eco de la sospecha al preguntarse “por qué se hace público justo ahora, cuando no interesan ciertos pactos” para la formación de Gobierno. La primera parte de la operación “pacto a tres bandas PP-PSOE-C’s” constaría de la voladura controlada de Podemos, producto de esa apasionante filtración. De la segunda se habría ocupado personalmente Iglesias, con su provocadora comparecencia ante la prensa del viernes, después de ser recibido por Felipe VI en la Zarzuela, ofendiendo al PSOE y poniendo en situación imposible a un Sánchez que ahora trata desesperadamente de retrasar la fecha de un Comité Federal donde seguramente los barones le saltarían a la yugular. Demasiadas casualidades. Primero dinamitan Podemos y luego le vuelan la sesera a Sánchez. ¿Y si Pablo Iglesias fuera simplemente un agente del CNI?

“Mariano siempre flota”

En cuyo caso, más de un contribuyente tendría por fin un motivo para pensar que, tras años ocupados en tapar los escándalos de Juan Carlos I, el dinero que le cuesta mantener los servicios de inteligencia está bien empleado. Tras lo ocurrido, el horizonte de la semana que empieza no puede ser más interesante. La maniobra de Rajoy, política a la italiana tan rara en España, le permite ganar tiempo y tal vez jugárselo todo a la carta de unas nuevas elecciones. “Mariano siempre flota”, que dice su ministro amigo, aunque podría ser que esta vez el corcho llevara lastre en las alas. La retirada del viernes puede ser el preludio del adiós definitivo. En el frente socialista, todo apunta a que Sánchez va a intentar ahora un acuerdo de Gobierno con Ciudadanos que colocaría al PP en la tesitura de tener que sacrificar los intereses de partido, incluso los personales, en aras del bien del país. El artículo de hoy de Felipón en El País dará algunas claves. No sería mala solución, en tanto en cuanto la presencia de C’s aunaría las reformas constitucionales necesarias con el sentido común imprescindible para no poner en peligro las cuentas públicas y el crecimiento. El pacto entre Pedrito y Pablete se ha puesto francamente difícil. ¡Parece que el CNI ha hecho bingo!

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba