Jose Alejandro Varavozpopuli autores
Jose Alejandro Vara

Desafío secesionista

Torrent bordea el ridículo en su viaje fantasma a Ginebra

Un encuentro sin fotos con una funcionaria de segunda de la oficina de la ONU. Una raquítica rueda de prensa en medio de la calle. El viaje de Roger Torrent a Ginebra ha resultado un fiasco. Un chiste

Torrent, en una reunión con miembros de la comunidad catalana que radican en Suiza.
Torrent, en una reunión con miembros de la comunidad catalana que radican en Suiza. EFE

Apenas había agenda, ni contactos, ni anfitriones. El viaje de Roger Torrent a Ginebra ha pasado inadvertido para todo el mundo salvo para las redes. El presidente del Parlament ha hecho el ridículo con un desplazamiento ausente de todo tipo de información y explicaciones. Pretendía Torrent plantarse ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU para denunciar la 'injerencia del Estado' en las labores del legislativo catalán. 

Escaso eco tuvo la iniciativa. A su llegada a las oficinas de la ONU, la comitiva catalana se encontró con que los dos altos responsables del Comité se encontraban fuera de Suiza. Ni su presiente, Zeid Ra'ad, ni su segundo, Kate Gilmore, estaban en Ginebra. Hubo que improvisar un encuentro con una funcionaria de tercera fila,llamada al parecer Mona Rishmawi, del que ni siquiera se registraron instantáneas. Todo secreto, sin dejar rastro. "Le dejaron pasar al edifico casi como si fuera un turista", señala una fuente conocedora del organismo. Torrent buscaba recuperar algo de su alicaído prestigio tras dar carpetazo a tres intentos de investidura. 

Tras la entrevista 'fantasma', el presidente del Parlament protagonizó una rueda de prensa ante cuatro micrófonos. Tres de ellos, como señalaba Andrea Levy, vicesecretaria del PP, de medios audiovisuales nacionalistas. El cuarto era Reuters. "Trasladarse a Suiza para hacer declaraciones a los medios de casa es de chiste", comentaban las redes, que se han cebado con esta singular iniciativa diplomática.

Agenda vacía

Ni siquiera los medios digitales independentistas, que suelen dar cobijo a cualquier movimiento de los líderes del 'procés', por pequeño que éste sea, se hicieron eco de las andanzas de Torrent por tierras helvéticas. Dos días de viaje para un resultado inexistente. Al estilo de las proezas que organizaba por el mundo Roger Romeva, exconsejero de Exteriores, ahora en prisión. Nunca consiguió que algún alto cargo de un Gobierno europeo se dignara recibir a Carles Puigdemont en su empeño por 'internacionalizar el conflicto'.

Pasó la noche Torrent en un hotel de 230 euros la pernocta. Alguna foto de su desayuno solitario en el comedor se difundió también porTwitter. En la mañana del jueves se difundía, por nota de agencia, un encuentro con el representante de la Organización Internacional de la Francofonía ante la ONU. La Francofonía, en efecto, un actor fundamental para el problema que nos ocupa. Estaría ocioso el buen señor Henri Monceau, que así se llama el interlocutor matinal de Torrent. Tampoco llegó foto. Anunciaba al tiempo su equipo algún encuentro con "cargos electos" suizos, también sin concretar, así como un encuentro con el alcalde de Ginebra, Ramy Pagani, de un partido de la izquierda anticapitalista. 

En suma, una cascada agotadora de encuentros, entrevistas, charlas y tenidas con personajes ignotos de cuaya relevancia ni siquiera el gabinete del titular de la Cámara catalana acierta a contextualizar con el pretendido objeto de este viaje al corazón del país del chocolate. Nada se ha dicho de que depositara un ramo de flores en la tumba de Guillermo Tell.

A Suiza huyeron, precisamente, Anna Gabriel, de la CUP, y Marta Rovira, de ERC. A ambas las espera la Justicia española. Con paciencia. Tienen aversión a los tribunales,s egún se explica en su entorno. Un rotativo local anunciaba asimismo el próximo desplazamiento a la capital suiza del ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, asunto sin confirmar en medios del Palacio de Santa Cruz. La sombra de Falciani se ha evaporado, por el momento. Ahora es Montoro quien se ha erigido en protagonista de la 'causa catalana'. Torrent lo tiene crudo. Hasta el ministro de Hacienda despierta más sospechas de haber colaborado con el 'procés' que el pobre jefe del Parlament. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba