Agustín Valladolidvozpopuli autores
Agustín Valladolid

Opinión

El antisistema era Sánchez

Lo peor de los silencios de Sánchez frente a los ataques de secesionistas y violentos es la sensación de derrota que se ha agarrado a las tripas de muchos españoles y que no será fácil de diluir

Pedro Sánchez y Oriol Junqueras,  en las votaciones para constituir la mesa del Congreso en mayo de 2019.
Pedro Sánchez y Oriol Junqueras, en las votaciones para constituir la mesa del Congreso en mayo de 2019. EFE

“Si no hay mesa no hay legislatura”. “Me importa un comino la gobernabilidad de España”. Las verdaderas intenciones de Esquerra Republicana de Cataluña en dos simples frases. Entre el chantaje y el desprecio. “Ni nos vencieron ni nos vencerán”. Lapidaria afirmación de Oskar Matute, Bildu, destinada a reforzar el relato de los herederos de ETA frente a las víctimas. ¿Pedro Sánchez? Silencio. “Que pretenda usted alcanzar la investidura con la ayuda del fascismo que nos asesinó en el País Vasco produce una náusea infinita”. Palabras desde lo más profundo del alma de José María Múgica, hijo del “Poto” Múgica, abogado y dirigente socialista asesinado por ETA. María Jáuregui, hija de Juan Mari Jáuregui, gobernador civil de Guipúzcoa entre 1994 y 1996, asesinado por ETA: “Mi aita también estaría feliz porque 1) ETA no existe; 2) Vamos a tener un gobierno de izquierdas”. ETA no existe, María, pero manda. Ese es el gran cambio que se confirmó el pasado 7 de enero.

Y eso es lo peor de todo: la sensación que queda de derrota, de que se han salido con la suya. Secesionistas y violentos. Una sensación que se ha agarrado a las tripas de muchos españoles y no será fácil de diluir. Y no tanto por la altanería del nacionalismo más radical, sino más bien a causa de la actitud de sumisión del presidente del Gobierno durante el debate de investidura. Hay amigos que, desde la izquierda, me recomiendan paciencia, que esto no ha hecho más que empezar, como dando a entender, en línea con lo sugerido por Pablo Casado, que una vez logrado el objetivo Pedro Sánchez no tendrá el menor reparo en rectificar, en engañar a sus socios de conveniencia. Se resisten a asumir que esto nada tiene que ver con la paciencia, sino con el descrédito de la política, con el desastre que supone aceptar la inmoralidad como herramienta de uso corriente para alcanzar el poder.

¿Cómo recuperamos un nivel deseable de concordia si dejamos en manos de la derecha, con toda intencionalidad, la defensa de las instituciones y del jefe del Estado?

Sánchez es un personaje de difícil catalogación. Desde luego, lo que deberían hacer mis buenos amigos de izquierdas es desclasificarle de una vez como político progresista. Es audaz, osado, oportunista, si se quiere pragmático, pero no es progresista. No puede serlo quien acepta gobernar con el nacionalismo disgregador, quien utiliza con cinismo el pasado del PSOE para defenderse de las críticas a un plan que certifica la defunción del PSOE. El 7 de enero de 2020 se confirmó el nacimiento, engendrado en mayo de 2017, de otra cosa bien distinta al PSOE que hemos conocido, para lo malo y para lo bueno: el de un aparato de poder, estrictamente cesarista, en el que el debate brilla por su ausencia y en el que no es fácil encontrar a un militante de cierto rango que no viva del partido o del presupuesto, que viene a ser lo mismo.

Limitar la crítica; atar corto a los jueces

Yo puedo estar de acuerdo con quienes, desde una incuestionable coherencia, mantienen, como Pepe Nevado, que “si bajamos el volumen de la pasión, estamos ante el primer paso serio que se da en los últimos siete años para tratar de encontrar una salida a la crisis catalana que lleva a España de cabeza”. Puedo estar de acuerdo, pero ¿cómo se hace eso sin una amplia mayoría parlamentaria? ¿Cómo se alcanza tan anhelado propósito, para que sea duradero, sin contar cuando menos con el Partido Popular? ¿Cómo bajamos el volumen de la pasión, querido amigo, si en lugar de buscar puntos de conexión con la oposición -como se hacía antes, ¿recuerdas?- se la somete a la estrategia del totum revolutum de la ultraderecha, despreciando sus argumentos mientras se atienden los de quienes no tienen el menor reparo en reconocer, y vanagloriarse, de que les importa una mierda la gobernabilidad de España? ¿Cómo recuperamos un nivel deseable de concordia si dejamos en manos de la derecha, con toda intención, la defensa de las instituciones y del jefe del Estado?

El primer objetivo del nuevo Gobierno no va a ser destensar el ambiente sino, con la ayuda de su aparato de propaganda, mantener viva la llama de una intransigente y arcaica oposición

Bien está que Íñigo Errejón solicite al nuevo Gobierno que elimine “las condiciones de la política del odio”, pero ¿no deberían empezar los señores Sánchez e Iglesias por dejar de alimentar con su política al partido de Santiago Abascal? ¿No sería altamente recomendable, para escapar del ambiente 'guerracivilista', que el presidente del Gobierno diera instrucciones inmediatas para que no se tachara de ultraderechista a cualquiera que ose criticar sus pactos con el secesionismo? No. Pierdan toda esperanza. Sánchez e Iglesias no quieren una derecha sensata; necesitan una derecha bronca (y Casado, de momento, pone bastante de su parte) para alimentar el nuevo relato: el que señala al Gobierno progresista (sic) como mal menor. Saben que el PP tiene que vigilar su flanco derecho, y que entre unos y otros han dejado a Inés Arrimadas un amplio espacio en el que trabajar para recuperar crédito y apoyo popular (a poco que deje de hacer ciertas chiquilladas y asuma que hacer política en Madrid nada tiene que ver con la que se hace en Barcelona).

No, el primer objetivo del nuevo Gobierno no va a ser destensar el ambiente sino, con la inestimable ayuda de su aparato de propaganda, mantener viva la llama de una intransigente y arcaica oposición. Y, ciertamente, van a necesitar mucha leña para mantener ese fuego, porque lo que se les viene encima es de aúpa: Cataluña, crisis, probable aumento del paro, financiación autonómica, subida de impuestos, potencial incremento de la tensión con el Poder Judicial… Todo lo enumerado -o lo que sugieren las medidas anunciadas- en el pacto de Gobierno. Demasiados frentes para tan débil Ejecutivo. Primer objetivo: sacar adelante como sea los Presupuestos para garantizarse al menos tres años en Moncloa. Segundo: limitar la crítica. Las fake news son un buen pretexto. Tercero: atar corto al Poder Judicial. El uso alternativo del Derecho. Enrico Berlinguer revivido; el marxismo gramsciano recuperado; la voluntad del pueblo como principal eje interpretativo de las leyes. Aténse los machos.

Postscriptum: ¿acabar con las fake news? Yo le digo cómo, señor presidente: aprobando una norma que despolitice los medios públicos, nacionales y autonómicos; apoyando a las asociaciones y colegios profesionales; y no tratando a los periodistas como en Uganda.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba