Opinión

Ratas

Con el currículo judicial que lleva a cuestas su partido, hace falta tenerlos cuadrados, como parece que los tienen los de Nuevas Generaciones, para llamar rata a nadie

Las ratas que robaron el futuro de Andalucía
Las ratas que robaron el futuro de Andalucía

Las Nuevas Generaciones del Partido Popular de Andalucía han difundido, básicamente en redes sociales (los muladares del Twitter), un cartel o anuncio en el que aparecen, de izquierda a derecha, los políticos o expolíticos socialistas José Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves, Susana Díaz, José Antonio Griñán y Rafael Escuredo. Todos presidieron la Junta de Andalucía antes o después.El texto que acompaña a las imágenes deja lugar a pocas dudas: “Las ratas que robaron el futuro de Andalucía”.

Ratas.

Hay que admitir que el cartel está más o menos bien hecho, aunque desde luego no se han estrujado mucho el cerebro con el diseño. Usan solamente los colores rojo, blanco y negro, una combinación estéticamente muy agresiva que ya tuvo un innegable éxito en la Alemania de los tiempos de Hitler. Por poner un ejemplo.

Ratas.

Las imágenes de los cinco políticos, silueteadas con cierta torpeza y a las que se ha añadido contraste para acentuar el dramatismo, parecen diablejos salidos del averno, todos rojo sobre negro. Y todos menos uno –Escuredo– sonríen de manera siniestra, o al menos ese es el efecto que se logra al usar nada más que dos colores muy fuertemente contrastados; y me imagino que en el equipo de imagen y redes sociales de las Juventudes del PP habrá habido algún creativo que propusiese añadir a las cinco caras unos colmillitos vampirescos, que hubiesen quedado la mar de bien a Pepote, a Griñán y sobre todo a Escuredo: este es el único que está de perfil y parece mirar a Susana Díaz con un hambre de hemoglobina fresca que todos hemos visto mil veces en las películas de Drácula. Sobre todo cuando lo interpretaba Bela Lugosi. Que nació en Rumanía y no en Triana, pero es que no se puede tener todo.

Ratas.

La tipografía está bien elegida. Los chicos del PP han preferido una Fusion Sans Pro Black, una letra de palo muy gruesa que, en los colores blanco y rojo sobre fondo negro, es violenta como una bofetada. Algún listo tuvo la ocurrencia de poner la palabra que en un cuerpo más pequeño y subrayada en blanco: no se entiende el motivo pero es ese tipo de genialidades que, cuando se lleva el proyecto a la reunión, la mayoría prefiere dejarlas pasar porque si nos ponemos a discutir los caprichitos del genio no acabamos nunca.

Ratas.

Miren ustedes: este es el tipo de mensajes que, desde hace siglos, aparecen garabateados en las puertas de los retretes públicos. En la Pompeya de mi tiempo ya los había. En la taberna de Verecundo podía leerse: “Restituta, quítate la túnica y muestra tus peludas partes”. En el ostentoso burdel puede leerse: “Aquí me follé a muchas de vosotras”. O bien: “Lais chupa por dos ases”. No sabemos quién era Lais. Pero sí que el as era una vieja moneda de bronce de muy poco valor. Lais debía de estar pasando bastante necesidad. Lo mismo cabe suponer de los gamberros chiquilines de la Nuevas Generaciones del PP andaluz, visto su nivel intelectual de argumentación. Ratas.

Cuando ya no hay gran cosa que perder, lo único que queda es el salivazo, el berreo, el macarreo tuitero, el garabato en el retrete"

Vamos a ver, ¿los chicos del PP en Andalucía creen en serio que van a convencer a alguien con semejante idiotez? Pues no, eso es imposible. Entre otras cosas porque los casos aislados de corrupción en los que están pringados políticos del PP son numerosos como las estrellas del cielo y las arenas del mar, que decía el Génesis (22:17); y de todos los tamaños, y en todos los rincones del mapa, y de todos los importes imaginables. Por orden alfabético comienzan por el caso Abogados de Melilla (2005), el caso Acuamed de Madrid (2016), el caso Aexpa de Galicia (2005), el caso Alhama de Granada (2014), el caso Alviasa de Valencia (2014), el caso Amat de Almería (2017), el caso Ambulancias de Madrid (2016), el caso Amnistía fiscal de Madrid (2012), el caso Andratx, el caso Ampuero, el caso Arena, el caso Ático de Estepona del inefable Nacho González, y por ahí seguido, alfabeto abajo, hasta los casos Xinzo de Limia, Zamora, Zerrichera y Zeta; pasando por las múltiples ramificaciones de la Gürtel, los trajes del amiguito del alma Camps, el Taula, el Rus, las variedades del Púnica, el Rato, el Pujalte, el Carlos Fabra, el PGOU de Valladolid, el Palma Arena, el Naseiro, el Mercamadrid y la Biblia en verso hasta contabilizar más de doscientos cincuenta casos de latrocinio conocidos hasta ahora y cometidos por esa legión de ángeles del Señor. Hay estadios de fútbol en España en los que no cabrían todos los ladrones de ese nobilísimo partido que han sido condenados por la justicia. Pero las ratas son, para las Nuevas Generaciones del PP andaluz, los cinco del cartel rojinegro. Hace falta sangre fría.

En realidad se trata de un fenómeno relativamente nuevo: la mentalidad tuitera. Esto consiste en tomar a la gente, sencillamente, por imbécil. Ya no se trata de convencer a nadie ni de hacer reflexionar a nadie. Eso ya da lo mismo. Con ese cartel (que el propio PP ha mandado retirar, porque era demasiado canalla), los chicos del PP andaluz lo único que han pretendido es hacer ruido. Liarla. Armar gresca, poner nerviosa a la gente y provocar un estado de crispación, de navajeo verbal y mediático, de fetidez política que a lo mejor, con suerte (con muchísima suerte), les libra un poco de la hecatombe electoral que se les viene encima. Cuando ya no hay gran cosa que perder, lo único que queda es el salivazo, el berreo, el macarreo tuitero. Los grafitis en la puerta del retrete. Lais chupa por dos ases. Susana Díaz es una rata. Esas cosas.

En realidad no tiene importancia. Estos chiquilicuatres no son los únicos que confunden premeditadamente la disputa política con la indecencia moral. Cada vez lo hace más gente. Pero, con el currículo judicial que lleva a cuestas su partido, hace falta tenerlos cuadrados (y ustedes perdonen la expresión) para llamar rata a nadie. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba