Miquel Giménezvozpopuli autores
Miquel Giménez

Opinión

Ojalá Iceta y Grande-Marlaska fuesen defraudadores

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta.
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. EFE

Si lo fuesen, deberían dimitir ipso facto, como MàximHuerta, el efímero. Con la dimisión de estas dos personas nos ahorraríamos la vergüenza de ver como dirigentes del partido del Gobierno empiezan a echarle agua al vino del separatismo.

Libertad provisional y acercamiento de los presos

Miquel Iceta se pronunciaba al respecto de los encarcelados en por el intento de golpe de Estado del pasado año en una entrevista concedida a La nit a 8tv, canal propiedad de La Vanguardia, que totalmente plegada al separatismo. Lo entrevistaba Ramón Rovira, ex jefe de la sección de política en TV3, entre muchos otros cargos, y actual director de la línea audiovisual del grupo. Pura imparcialidad constitucional.

Iceta, lenguaraz como siempre, dejó algunas perlas que, no por ser dichas con su tono habitual “Y a mí que me importa, si soy millonario”, dejan de ser graves. Apuntó el primer secretario del PSC y hombre de Pedro Sánchez que se podría decretar libertad condicional para los encarcelados. “¿Por qué no, finalizada la instrucción y hasta el juicio, no se puede decretar libertad condicional? Es una posibilidad que deben pedir las personas afectadas, porque la decisión final es suya”.

Nos ha salido un jurista –uno más– entre las filas del partido del puño y la rosa. Ignora Iceta que si esas personas están en la cárcel es porque el juez cree que, estando en libertad, se corre el riesgo de fuga o de tumultos como los vividos frente a la Conselleria de Economía el año pasado. Ah, pero el Perry Mason de los socialistas catalanes se ha alzado y, apartándose con garbo la toga, ha dicho “Señoría, protesto”.

Porque ha dejado clarinete que solicitará que los presos sean acercados a Cataluña porque “Eso se pide para todo el mundo, aunque los juristas opinan que hasta que no se finaliza la instrucción esa decisión depende del juez”. Y se ha quedado tan ancho, pensando en la frase “No tengo más preguntas”. O sea, que se los ponga en libertad y, si no, que luego se los acerque a casita. Total, si se fugan a Bélgica, Escocia o Suiza, tampoco pasaría nada y si los amables y educadísimos CDR se van a concentrar, un poner, ante la cárcel catalana de Can Brians, pues mira, están ejerciendo el derecho a la libre manifestación, el desahogo glandular y el enfado testosterónico. Ese es el nivel del que se supone mediador entre Quim Torra y Sánchez. Se va abriendo la manita poco a poco y a la que nos descuidemos todo seguirá como estaba antes.

Ese "Tú, Quim, ¿estudias, trabajas o te independizas?" o "Me da la impresión de que te conozco de toda la vida, Pedro” sería precioso"

También ahí ha sentado cátedra don Miquel, citando no a Platón, a Aristóteles o a Práxedes Mateo Sagasta. Lo ha hecho en referencia al programa First Dates. Es de agradecer, porque podría haberlo hecho con Sálvame o Supervivientes, y entonces, semióticamente, las interpretaciones hubieran sido tremendas. Decía en la entrevista, es un hablar, Iceta que “Como en ese programa que se ha hecho famoso -se refiere al First Dates – ahora existe la primera cita, la esencial. Por primera vez, dos dirigentes se verán cara a cara mirándose a los ojos”. Alto. ¿Contempla Iceta un encuentro de tipo romántico, pasional, amoroso entre los dos presidentes? Servidor pagaría por verlo. Ese “Tú, Quim, ¿estudias, trabajas o te independizas?” o “Me da la impresión de que te conozco de toda la vida, Pedro” sería precioso, y si ponemos de moderador a Jorge JavierVázquez, habría pacto, fijo. No ha sido la única manzana que ha descendido suavemente del frondoso árbol socialista con motivo de presos y separatismo. Vamos a por la segunda.

Llarena, Instituciones Penitenciarias o lo decidimos en Pasapalabra

Sigo con el símil televisivo, porque aquí no hay Dios que se aclare. Resulta que el ministro del Interior Grande-Marlaska dice que el magistrado, léase Pablo Llarena, debe decidir en qué centro han de estar confinados los encarcelados. Vamos, que sigue el guión de Iceta. Ah, pero Su Señoría, que sabe latín, y esto no es una frase retórica, ha respondido velozmente con un contundente “No es al juez del Tribunal Supremo a quien le corresponde tal cosa. Según el artículo 79 de la LOGP corresponde a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio de Justicia”. Zasca.

Es decir, lo que estos socialistas listísimos quisieran endilgar a la justicia, que bastante trabajo tiene ocupándose de esta panda, es su alivio, su acercamiento, su libertad, su vuelta a casa por navidad, como el turrón El Almendro. Pero como lo que no puede ser, no puede ser y, además, es imposible, el juez no tiene potestad para trasladar a los presos separatistas.

Han pagado sus millonarias fianzas con fondos de entidades separatistas a las que fiscalía debería haber auditado desde el minuto cero"

¿Se darán cuenta Iceta y el ministro de su contribución a la idea falaz que propagan los separatistas acerca de que se puede hacer con los presos lo que el gobierno de turno quiera? ¿Son conscientes que socavan la confianza en el estado de derecho? Que a los constitucionalistas nos caiga como una jarro de agua fría sería lo de menos, porque si el PP no tuvo redaños de aplicar el 155 como debía, menos se puede esperar de los socialistas. Solo paños calientes, miraditas cómplices y esa manía en querer llamar a las cosas de mil maneras distintas a su nombre real. Miren, aquí hubo un intento de golpe de estado perpetrado por una panda de gente que, los unos, pusieron pies en polvorosa a la que pudieron en un gesto de cobardía que les desacredita de por vida; los otros, los que ingresaron, a su pensar, en presidio no han tenido el menor sonrojo en desdecirse ante el juez, en negar sus actuaciones subversivas, en arrojarse en brazos de la Constitución y lo que hiciese falta. Han pagado sus millonarias fianzas con fondos de entidades separatistas a las que fiscalía debería haber auditado desde el minuto cero, tienen costosísimos abogados, por cierto, muchos de ellos lo fueron de ETA, sin que se sepa quien paga el gasto, viven en lujosas casas, y todo esto sin que a nadie parezca importarle un adarve.

La fractura social catalana –hay que ver como se reían los sociatas cuando quien decía estas cosas era Jorge Fernández Díaz– no se arreglará jamás con concesiones torticeras ni con pactos por debajo del mantel. La justicia debe seguir su curso, los aprendices de juez deben mantenerse a un lado y, si puede ser, calladitos. Lo que se precisa es analizar de manera sosegada, con rigor, con generosidad y con eso que llamamos humanidad como convertir a una ensalada Baudelaire de personas, partidos y asociaciones en un cuerpo social vivo, alejado de totalitarismos y de tentaciones supremacistas. La Cataluña que todos queremos, la España que todos queremos, la Europa que todos queremos. Con democracia, justicia social, imperio de la ley, humanismo.

Y dejemos las frivolidades para la verbena.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba