Pepe Fernándezvozpopuli autores
Pepe Fernández

Opinión

José Antonio Viera, el padrino de Susana Díaz

Viera es, según todos los indicios apuntados en la investigación de los ERE, el personaje fundamental a la hora de ejecutar el plan de las transferencias de financiación del gobierno al IFA

Imagen de archivo de José Antonio Viera (i).
Imagen de archivo de José Antonio Viera (i). EFE

José Antonio Viera Chacón ha sido, sin lugar a dudas, el padrino político más sólido y determinante que ha tenido Susana Díaz en su fulgurante carrera política iniciada en 1997 cuando fue elegida secretaria general de las Juventudes Socialistas de Andalucía. Procedente de la cantera de profesores de instituto, granero inicial del PSOE para seleccionar a muchos de sus cuadros, salió este hombre, entrenador de fútbol profesional después, que llegaría a delegado del Gobierno en Andalucía y, posteriormente, a consejero de Empleo de la Junta. Pero sobre todo José Antonio Viera ha querido aparentar ser un hombre de partido, capaz de recurrir a la crisis económica para justificar el primer batacazo de Juan Espadas en sus primeras municipales tras largar a Monteseirín con cajas destempladas.

Como es bien sabido con Viera de jefe político Susana Díaz comenzó a escalar los peldaños de una escalera que, con astucia, suerte y habilidad, la han conducido a donde hoy se encuentra. Ni que decir tiene que si la señora Díaz no hubiese tenido las cualidades de liderazgo que la adornan no habría subido con tanta facilidad y rapidez, o no habría llegado como tantos que se quedaron en el camino.

Viera es, según todos los indicios apuntados en la investigación de los Eres, el personaje fundamental a la hora de ejecutar el plan de las transferencias de financiación del gobierno al IFA. Y no solo eso, él personalmente aparece como responsable del uso irregular, saltándose normas y leyes, en la concesión de los fondos millonarios otorgados a sus amigos de El Pedroso.

Un hombre llamado Pepe Caballos

No sería completa la escenografía de personajes claves de aquel PSOE de Sevilla sin mencionar a Pepe Caballos, el político más veterano en activo del socialismo andaluz, amigo personal y padrino a su vez de José Antonio Viera en el partido hasta que éste le traicionó apoyando a Manuel Chaves. Caballos, tenido por hombre correoso, inteligente y peligroso por sus adversarios, es posiblemente el único dirigente socialista notable de la era de los Eres que no está sentado en el banquillo de los acusados. Político con más de siete vidas pasa por ser hoy uno de los consejeros políticos más cercanos a Susana Díaz.

Pepe Caballos ejerció una influencia total sobre Viera hasta que en 2004 las luchas internas de poder les colocaron frente a frente. Pero mientras llegó la ruptura, Pepe Caballos fue, sin duda, el ideólogo más destacado como impulsor político del sistema de financiación de los Eres que ha conducido al banquillo a una veintena de exaltos cargos y dos expresidentes.

En El Pedroso Viera decidió poner en manos de sus amigos una porrada de millones públicos, saltándose todas las normas éticas, estéticas y legales con el mayor de los descaros

Caballos nunca gestionó ni jamás tuvo responsabilidades ejecutivas en la administración. Su brazo ejecutor siempre fue Viera, entre otros. La única conexión, sin validez penal probatoria, es su vinculación familiar a la zona cero de la corrupción en la Sierra Norte de Sevilla, cuyo epicentro fue la localidad de El Pedroso, de donde fue alcalde Francisco Javier Guerrero, icono esperpéntico del caso Eres. Caballos y Viera, pese a no ser oriundos de El Pedroso, tenían una fuerte conexión personal y familiar con el pueblo y la comarca. Es por tanto difícil comprender que, en todo este barullo, además de intereses políticos de partido los hubo de parentesco, de amistad y, desde luego, la voluntad firme de Viera de poner en manos de sus amigos una porrada de millones públicos, saltándose todas las normas éticas, estéticas y legales con el mayor de los descaros e impunidad. Todo ello con la complicidad o pasotismo de un consejo rector del IFA-IDEA, donde nadie cayó nunca en la cuenta de que casi el 60% del presupuesto para toda Andalucía en ayudas a empresas en crisis se estaba destinando solo a una comarca concreta de Sevilla, feudo del consejero Viera.

En la resolución razonada que la instructora Mercedes Alaya elevó en su día al Tribunal Supremo, la magistrada desgrana con todo lujo de detalles hechos contrastados judicialmente que explican a la perfección como Viera utilizó su poder y capacidad de maniobra política para beneficiarse, en el más amplio sentido de la palabra, de unos fondos millonarios escapados al control legal y administrativo. Viera mandaba y mucho en el PSOE, hasta el punto de ‘colarle’ a Gaspar Zarrías el nombre de Antonio Pulido para presidir El Monte/Cajasol, frente al catedrático y exconsejero Antonio Pascual. Y todo eso sucedía ante la lógica observancia y complicidad, cuando menos, de la mano derecha de Viera en el partido en Sevilla, esto es la secretaria de Organización Susana Díaz, (2004-2010), la misma que ahora resta importancia a los casos de corrupción en función de los años transcurridos.

Hechos e indicios contra Viera ante el Supremo

He aquí solo algunos de los pasajes clarificadores extraídos de la motivación razonada que Mercedes Alaya elevó al Tribunal Supremo referidos a la figura de José Antonio Viera, procesado, al que en el documento judicial se le dedican casi treinta folios.

“Fue uno de los creadores del sistema, junto a su equipo constituido por el Viceconsejero Don Antonio Fernández García y el Secretario General Técnico Don Juan Francisco Sánchez García, poniendo en marcha el uso de las transferencias de financiación para la concesión de subvenciones huérfanas del procedimiento legal”.

“El Sr. Viera inauguraría un largo periodo de diez años en la Consejería de Empleo, en el cual en materia de concesión de subvenciones a empresas y sociolaborales, se caracterizaría por una gran discrecionalidad, disponiendo él y los que le siguieron, de los fondos públicos en beneficio de terceros, de forma absolutamente libérrima: de los mismos se dispuso en primer lugar con total ausencia de procedimiento (siendo el procedimiento la garantía de que se está actuando con legalidad); y en segundo lugar se utilizó tales fondos en beneficio de empresas y personas, cercanas bien a los sindicatos UGT y CCOO, o bien próximos a la Administración o al PSOE Andaluz, creando a través de la deliberada vulneración de los principios de objetividad, publicidad, igualdad y no discriminación consagrados en el art. 133 del Estatuto de Autonomía, una red clientelar de beneficiarios respecto de dicho partido político y sindicatos a través de la Junta de Andalucía, mediante la disposición de fondos públicos a favor de éstos por mera liberalidad”.

[Todo lo que hizo o movió Viera entre 2004 y 2010 sucedía ante la lógica observancia  de su mano derecha en Sevilla, esto es, la secretaria de Organización Susana Díaz]

“El total de las ayudas concedidas a las empresas controladas por los señores Rosendo (fallecido en pleno proceso judicial) y Sayago ascendió a 34 millones de euros; de estos 34 millones existieron resoluciones de ayuda por el director General de Trabajo señor Guerrero y también por el señor Márquez Contreras, por importe de 27.928.772 €. Recordemos que en la etapa del Sr. Viera se dictaron resoluciones de ayuda a favor de estas empresas por importe de 16.935.736,38 €. Se suscribieron en total 24 Convenios con IFA/IDEA para el pago de tales ayudas, por importe total de 16.461.132 €, de los cuales 20 se suscribieron en el periodo Viera por importe de 13.208.349,16 €. Las ayudas abonadas finalmente ascendieron a la suma de 16.931.573 €, de los cuales 10.708.855 € se habían pagado en la época en que D. José Antonio Viera fue Consejero”.

Diputado con aforamiento

José Antonio Viera Chacón, pese a su relevante papel como ejecutor en gran parte de la trama que se investiga en el proceso de los Eres, ha sido sin duda el político socialista más protegido en estos años de instrucción, hasta el punto que, una vez estallado el escándalo y con su nombre en los titulares, la propia Susana Díaz apoyó su inclusión en la lista del PSOE de Sevilla, detrás de Alfonso Guerra al Congreso, lo que le garantizó un aforamiento que, como al final se está viendo, de nada le ha servido: cuando Susana ya no pudo mirar a otro lado le exigió el acta de diputado. Existe el temor generalizado entre muchos socialistas consultados de que Viera no se irá de rositas en la sentencia primaveral del caso Eres, momento preelectoral oportuno para delimitar responsabilidades políticas de las que, a día de hoy, ha rehuido siempre la señora presidenta.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba