Luis Riestravozpopuli autores
Luis Riestra

Opinión

¿Será Italia un nuevo Lehman Brothers?

No parece, aunque quizá sea peor el remedio. Para que Italia no caiga, la UE imitará el modelo japonés, para luego dejar zombi a la Europa del euro

Gobierno Italiano
Gobierno Italiano Gtres

Hace casi diez años, un 15 de septiembre, Lehman Brothers se declaraba en banca rota. El banco de inversión, más antiguo (1850) que la Italia reunificada, tuvo que ser desguazado tras sufrir un pánico bancario por su exposición a las sub-prime, años de malas prácticas y un largo etcétera, o eso se dijo. Con él se puso a prueba el “too big to fail” y la vieja idea de que, de vez en cuando, hay que dejar caer algún banco, dos máximas que, mutatis mutandis, también planean sobre Italia y, aunque no soy amigo de las analogías, esta vez se acierta bastante con la aproximación a un tema de extrema gravedad y al que debemos dedicar el tiempo adecuado.

Así que hoy volveremos a explorar ese país, pero esta vez utilizaremos su mercado bursátil como indicador sistémico y de los agentes económicos que lideran su sistema productivo, siguiendo la senda que marcamos en “Manipulación política e índices bursátiles”; pero antes volvamos a otro asunto crucial.

Italia y la guerra comercial

Este tema no es nuevo para los italianos productivos y creadores, que son muchísimos, pues desde hace al menos dos décadas la vienen padeciendo en dos frentes: desde el exterior, por la competencia desleal china, y desde el interior por la losa fiscal que les impone su partitocracia, siendo un claro ejemplo de esto último el que ese empresón que es Fiat Chrysler Automobiles NV, el octavo productor mundial de automóviles, tenga fijada su sede en Holanda por motivos fiscales, como también la tiene Ferrari tras su segregación de la anterior. Eso por solo citar solo dos casos que seguro no criticarán nuestra casta roja, ya que su principal patrón mediático hace la misma elusión fiscal, esa ingeniería a la que es tan aficionada nuestra partitocracia. Luego, por si fuera poco, los italianos padecen, como nosotros, las regulaciones para “morder”, que esa es otra.

Para colmo de males, en el frente exterior, la UE no ha defendido ni defenderá a Italia frente a China, pues eso echaría a perder el negocio alemán allí; mientras, los italianos, asfixiados como van, tienen que ver como los chinos y alemanes les compran sus mejores empresas, por no hablar de que Merkel, tras su efecto llamada, en su idiotez, les quiere imponer, como hizo a sus lacayos portugueses y españoles, devoluciones de inmigrantes que le molestan a lo que Salvini amenazó con cerrar los aeropuertos como hizo con los puertos.

Luego, a más largo plazo, cuando el conflicto comercial de la UE (en realidad de Alemania) con Estados Unidos se resuelva, la apertura del protegido sector automotriz europeo, aunque afectará primero a la gama media y luego, según construyan marca, a las altas, anuncia una reacción de los fabricantes alemanes buscando más clientes (ya tienen posiciones) en los segmentos medio y bajo (en tamaño), haciendo aún más difícil la viabilidad del sector automotriz italiano.

Ese sería un resumen muy comprimido de las dificultades de un sector productivo muy diverso que podría ser competitivo y garantizar un futuro próspero a los italianos, pero que no lo conseguirá mientras siga sometidos un orden interno, en la UE y global -a los vividores de Davos- claramente disfuncional. Cómo se ve, tanto ellos, como nosotros, todos, tendremos que hacer cambios radicales; la cuestión es qué disparará esos cambios.

La serpiente italiana

La economía italiana actual es un ejemplo clarísimo de lo que ocurre en la última fase del ciclo largo, la deflacionaria, y, además, de las consecuencias de no querer aceptar eso y atacar mal ese problema sistémico. Que se estén manejando previsiones de crecimiento en torno al 1,5% para los próximos tres años allí, como vimos cuando les hicimos el último análisis macro enPobre Italia, la han dejado zombi”, es lo normal en esos enfermos, que es donde nos quiere llevar con este gobierno, la “cabeza” del ala “izquierdista” de nuestra casta.

Esa condición zombi hace que el índice FTSEMIB40 (siguiente gráfica) haya sido el peor índice para la inversiónde entre los “grandes” de Europa con un comportamiento muy japonés. Es un índice que, salvo en lo automotriz y en el peso de banca, seguros y finanzas, tiene algunas similitudes con el IBEX35 y es en esos sectores donde la deflación mal atendida es más dañina, una deflación que también abrasa a las pymes y las rentas salariales de los más pobres, agentes productivos que a su vez, allí como aquí, padecen el vampirismo fiscal de la casta política, como analizamos en “La casta y su corcel negro”, entre otros. Hemos de pensar que dicho sistema financiero podría tener que ser rescatado por un Estado híper endeudado.

La última fase del negado ciclo largo comienza con un crash bursátil (sistémico), que empezó en el 2000, se lo combatió mal y, gracias a la mala liberalización financiera de Clinton y Cía., reventó de nuevo en la segunda mitad del 2007 y en 2008 Lehman casi se lo lleva todo por delante; el temor hoy es que Italia haga lo mismo. El MIB40 cayó de casi 46.000 a menos de 21.000 (retroceso superior al 50%) en el 2002 y se volvió a inflar con la siguiente burbuja hasta el crack 2007-2009, cuando llegó a 13.000, que lo hace casi suelo absoluto (veremos); de esa última burbuja aún recuerdo a empresarios italianos fantaseando con futuribles imposibles y molestos por mis críticas.

Aquel primer retroceso del 50% dejó marca y ahora los 23.000 (más o menos), tras el último crack, hacen de techo de la traslación lateral (distribución) típica de liquidar morralla zombi. Recientemente, tras tocar ese techo, lógicamente está bajista y, si no fuera por el actual gobierno y la UE, debería parase cerca de los 18.000 (más o menos). Por supuesto, en la próxima recesión tocará los 13.000, pudiendo incluso perforarlos y marcar un nuevo suelo absoluto nominal; previsiones dichas, como siempre, con la debidareserva legal.

FTSEMIB40 2001-2018
FTSEMIB40 2001-2018

La Capitulación creativa

El índice italiano está entrampado en la zona de capitulación desde 2009 y solo ofrece cierta vida porque Europa crece. Hoy solo vale un poco menos del 40% de su valor real en el año 2000 pero, si Ustedes hubieran comprado un Lamborghini Countach en ese año, un último modelo (1990), en un estado normal de funcionamiento hoy, descontado gastos, valdría en términos reales unas 5 veces más. Lamborghini hoy está en manos de Audi y, curiosamente, los últimos Countach fueron rediseñados por el italo-argentino Horacio Pagani, quien hoy vende sus juguetes por hasta 3 millones de euros, precio que no se debe solamente a su motor Mercedes. ¿Grandes genios y empresas zombis, cómo es posible?

FTSEMIB40 vs Dow Jones Ind in real terms
FTSEMIB40 vs Dow Jones Ind in real terms

Horacio Pagani es caso típico que utiliza el Establishment para vendernos la falsedad de que el talento al final se impone y así hay más margen para el expolio, máxima que suele ser cierta con los genios, aunque no siempre y que ya se repite con los franceses como se hará con los alemanes. Lo que no dicen estos promotores de la servidumbre voluntaria para expoliarnos, es el ejército de personas de talento medio que quedan en las cunetas o losmillones de vidas arruinadas por un orden disfuncional y depredador.

Cambio de orden

Hoy, como con Mussolini, otro sistema electoral no representativo aúpa a personajes como Salvini, que ha mejorado mucho gracias a Steve Bannon (al que hemos analizado por temas relacionados con la Teoría Generacional), y cuyos recibimientos en los pueblos de Italia recuerda a los de Franco en Cataluña y vascongadas, que se decía entonces. Los riesgos del movimiento político de Salvini que, aunque no lo parezca, tiene uno de los gobiernos más fuertes de Europa, los analizamos en “Luigi di Maio y la cometa de Lampedusa”, así que hoy solo diré que lo que buscan, con sus relajamientos fiscales y su alianza con la disidencia controlada de Le Pen, es darle hilo a la cometa, para obtener mayoría absoluta y montar su propia partitocracia, cosa que conseguirá, pues son los únicos que defienden al sujeto constituyente italiano.

Por supuesto que hay formas mejores de hacerlo, sin fobias ni conspiranoias, acometiendo un recorte fiscal de verdad, para quitarnos tanto parásito que vive de los delirios del cuento socialdemócrata para robar, utilizando esos ahorros para aliviar las cargas de los más pobres, e imponiendo la división de poderes y la representación del elector. Pero, como la democracia, el talento y la honestidad molestan a las “elites” y se quieren seguir haciendo trampitas del “como si” estos sinvergüenzas sigan explotando al pueblo, el cambio de orden será por las malas y ya veremos lo queda.

Pienso que la pandilla de saqueadores de la UE primero harán como en Japón, para salvar a Italia y que no caiga, y luego dejarán a toda la Europa del euro zombi, viniendo el cambio de orden por enfrentamiento entre el sujeto constituyente y la colonización musulmana. Tal vez sea por eso que Trump dice resignadamente que “siempre habrá Francia”, como su amigo Miguel Ángel Capriles, un magnate de la prensa venezolana, que decía, allá por 1985, que “siempre habrá Venezuela”. La cuestión es lo que quede tras el expolio de tanto mangante.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba