Karina Sainz Borgovozpopuli autores
Karina Sainz Borgo

Opinión

Empezamos a morir muy pronto

Una captura de pantalla del vídeo Zombie.
Una captura de pantalla del vídeo Zombie.

Los iconos de mi generación caen como moscas, rociados todos con un golpe de aerosol . El insecticida de la vejez, esa otra forma de decrepitud que acaba con los espíritus. En menos de dos años han muerto  Prince, cuyo resurgir vimos en los noventa; George Michael; Chester Bennington, vocalista de Linkin Park; Chris Cornell, la voz de Soundgarden y Audioslave, y ahora Dolores O'Riordan, cantante de The Cranberries, aquella banda cuyo Zombie nos hizo a muchos darnos cuenta de dónde quedaba Zarajevo.  

Algo en estas muertes me obliga  a pensar que los noventa no fueron lo que pensé. Ni todo lo rompedores, ni excepcionales. Los noventa fueron ese poso de tristeza que caracteriza los fines de ciclo: el grunge fue la última resistencia antes del imperio del Pop, que devino luego en R&B y reggaetón; la Generación X de Douglas Coupland fue el tentempié antes de David Foster Wallace, ese Rey pálido que amaneció colgado de una soga y que con su muerte nos dejó desprovistos, sin bandera intelectual, muertos del asco a los que jugábamos a la Game Boy y veíamos la Guerra del Golfo de George Bush padre como si de un videojuego se tratara. ¿Recuerdan aquellas bombas que brillaban en las pantallas de la televisión? La gente muerta parecía una luz verde. Como en el Mario Bros, no podíamos dar marcha atrás. 

Empezamos a morir muy pronto. En  1992,Nirvana ganó en los MTV Video Music Awards las categorías "Mejor Nuevo Artista" y "Mejor Artista Alternativo" con Smells like Teen Spirit. Yo tenía 12 años y vivía en un país petrolero en trance de morir. En esa ceremonia de los MTV, Kurt Cobain asistió vestido con una americana blanca y unos Chuck Taylor rojos. Recuerdo que luego de interpretar en vivo Nevermind, y de romper –a duras penas, porque no podía tenerse en pie- una Fender blanca (estoy segura que era blanca) contra los altavoces, Kurt Cobain empezó a llamar a Axel Rose, en ese entonces el delgado y ágil vocalista de una banda que no había perpetrado The Spaguetti incident y muchísimo menos Chinese Democracy. "Hey Axel, where are you Axel?", gritaba Cobain al más puro estilo Courtney Love. Si aquello era la libertad. Yo necesitaba calzármela. Ponérmela. Dos años después, Kurt Cobain se suicidó. Shanon Hoon, de Blind Melon, también. El actor River Phoenix.

La cultura de masas no era aún ese amasijo de polímeros y Donald Trump era una extravagancia, un exponente del 'white trash' con su propio reality show para despedir gente. Comenzaba un largo ciclo del supuesto fin de la historia con el que Fukujama  jugaba al ‘eterno retorno’ y el éxtasis se alzó como una droga de los tiempos electrónicos que comenzaban a soplar con fuerza. No lo sabíamos, pero estábamos en proceso de morir, de desmayarnos en nuestro propio fin de ciclo. Preparándonos para ver caer las Torres Gemelas y con ellas ese mundo que no habría de durar demasiado.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba