José María Albert de Pacovozpopuli autores
José María Albert de Paco

Opinión

Ni César ni nada

El intento de Soraya Sáenz de Santamaría de negociar la 'pax' a cambio de un 43% de los puestos en la Ejecutiva de Casado sólo refiere su incapacidad para asumir la derrota

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado se reúnen en el Congreso.
Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado se reúnen en el Congreso. EFE

Así como la derrota en unas elecciones no impide integrar el Gobierno que forme el vencedor, perder un congreso supone, si no el destierro, sí la marginación. En ello influye el encono con que suelen librarse esta clase de lizas, cristalizado en la célebre gradación de Adenauer, a la que Andreotti dio una vuelta de tuerca: “Hay amigos, conocidos, adversarios, enemigos y compañeros de partido”. Por obvias razones darwinistas no hay estructura de poder que despierte mayor hostilidad entre sus miembros. Y aún más insalvable que el encarnizamiento, que la radicalidad de la contienda (acrecentada por el prurito de disimulo a que obliga enfrentarse a un compañero), es la incompatibilidad de los proyectos. Ni el PSOE de Rosa Díez era conciliable con el PSOE de Zapatero ni el Podemos de Iglesias podría acomodar, sin menoscabo de su ideario, al Podemos de ErrejónSantamaría no es ajena a tales inercias, por lo que su intento de negociar la pax a cambio de un 43% de los puestos en la Ejecutiva de Casado sólo refiere su incapacidad para asumir la derrota.

Ni el PSOE de Rosa Díez era conciliable con el PSOE de Zapatero ni el Podemos de Iglesias podría acomodar al Podemos de Errejón, ni menos aún el PP de Casado al de Santamaría"

Los manejos que se le atribuyen (una leyenda que ella misma ha cultivado a base de omisiones, en la convicción de que tendemos a asociar la perversidad con la inteligencia, y en la que también ha tenido algo que ver el gusto de cierta prensa por la literatura de intriga), topan en el caso del máster con una evidencia: el periódico que más a fondo se ha empleado contra su rival no ha sido El País, sino El Mundo. Antes que la ponzoñosa regurgitación sobre su paso por la Rey Juan Carlos que viene publicando el primero (y que demuestra que tampoco Soledad Gallego-Díaz sabe perder), lo que hizo peligrar la candidatura de Casado fue la información del presunto aprobado ¡político! de 12 asignaturas de Derecho en 2007, que firmaron Quico Alsedo y Pedro Herráiz en 'EM', y que supuso el arranque de un formidable despliegue que incluyó otras cinco piezas. La Complutense, universidad a la que estaba adscrito el centro donde cursaba la carrera el joven diputado palentino, abrió una investigación al respecto y, según se supo el pasado día 23, no ha hallado ninguna irregularidad. Como es norma en el gremio, y en ese aspecto no hay distingos, a esta hora del jueves, día en que escribo, 'EM' aún no ha dado cuenta del desenlace.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba