Miquel Giménezvozpopuli autores
Miquel Giménez

Opinión

Cataluña siempre será suya

El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent (c), junto a los dos vicepresidentes Josep Costa (i), y José María Espejo-Saavedra (d)
El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent (c), junto a los dos vicepresidentes Josep Costa (i), y José María Espejo-Saavedra (d) Efe

Así se expresaba Ernest Maragall, presidente de la mesa de edad, en la sesión de constitución del Parlament. Con un discurso impropio para un demócrata, pero perfecto para un separatista, dejaba clara la voluntad de estos: Cataluña ha sido, es y será siempre suya. Lo triste es que, visto lo visto, va a resultar que tiene razón.

Nada ha cambiado, salvo que todo va a peor

Tras el laborioso y complejo parto del 155, la actuación de la justicia, detenciones entre significados miembros de la cúpula separatista, ingreso en prisión de unos, fuga a Bruselas de otros, libertad bajo fianzas onerosos de una parte, elecciones autonómicas y triunfo de Ciudadanos en las mismas, lamentable y curiosamente, nada ha cambiado en mi tierra. Los independentistas han vuelto a demostrar en la sesión de constitución del nuevo Parlament que siguen a lo suyo, es decir, que van en la misma dirección que sus antecesores. El flamante President de la cámara catalana, Roger Torrent, ha manifestado que se siente uno más al servicio de la República Catalana. Para que luego algunos finos analistas digan que su discurso ha contenido aspectos positivos en aras del diálogo y la moderación.

Este político de treinta y ocho años puede decir lo que quiera, pero más cosas nos dice su currículum. Como todos lo jóvenes cachorritos de Esquerra, partido al que pertenece, su experiencia de la vida es perfectamente definible: desde 1999 ha sido concejal, y luego alcalde, de su municipio natal, Sarriá de Ter, además de diputado al Parlament desde el 2012. Es decir, todo su periplo laboral se limita a ser cargo público. Punto. ¿Qué le vamos a contar a este President acerca de la vida diaria de cualquier mortal, que no goza de sueldo público ni coche oficial? Nada. Pura casta política como lo son los Rull, Turull, Puigdemont y demás. El cristal de las antiparras con el que miran las cosas está distorsionado, es mendaz, y, para más inri, lo pagamos todos.

Ya se ha visto que de nada ha servido este compás de espera que un tibio y débil Mariano Rajoy había marcado con mano indecisa y titubeante. Convocar unas nuevas elecciones a pocas semanas del intento de golpe de estado separatista era estúpido, sino algo peor. Con su política de chichinabo solo ha conseguido…nada. Porque el mal sigue existiendo, y en el camino se ha llevado por delante un buen puñado de gente válida. Hablo de Xavier García Albiol, uno de los mejores políticos catalanes, valiente, honesto y con el coraje democrático de llamar a las cosas por su nombre, lejos de los eufemismos cobardes de los rojos de salón; hablo también de CelestinoCorbacho, ex alcalde y ex ministro socialista, que ha decidido dejar el PSC, tras toda una vida de militancia, básicamente por no compartir el rumbo político de su partido. Los conozco a ambos y estoy convencido que personas como ellos son más necesarias que nunca en esta Cataluña paniaguada, que vive dividida entre los tibios que dicen defender la Constitución y los aulladores fascistas que solo aspiran a limpiarse el trasero con las leyes para hacerse unas a medida.

Que en una sesión en la que los separatistas, sin tener la mayoría de votos, aunque sí en escaños, sigan actuando como si el cien por cien de los catalanes fuese de su propiedad demuestra que la izquierda catalana es una porquería"

Se ha podido comprobar en ese Parlament que, siendo nuevo, tiene el mismo olor a putrefacción y decadencia moral que el viejo. Las mismas palabras vacías, las mismas consignas sectarias, en suma, los mismos perros con diferentes collares. Rectifico: incluso los collares son los de antes.

La cobarde izquierda

Que en una sesión en la que los separatistas, sin tener la mayoría de votos, aunque sí en escaños, sigan actuando como si el cien por cien de los catalanes fuese de su propiedad demuestra que la izquierda catalana es una porquería; que encima, los podemitas de Comuns les faciliten el gobierno despótico de la mesa del parlamento, es una vergüenza; que el voto que faltaba haya salido de vaya usted a saber dónde, aunque todo indica que ha sido del PSC, es para ciscarse en el fielato social demócrata. No es raro que, con un personal así, Corbacho se vaya, como se han ido cientos de dirigentes socialistas – por cierto, la mayoría a Ciudadanos -, igual que se ha ido el votante del PSC de Barcelona, del Área Metropolitana, toda la gente que se horroriza viendo contemporizar a Miquel Iceta con los niños pijos de Junts per Catalunya. Normal.

Que el voto en blanco misterioso, cómplice necesario en el atropello de la constitución de la mesa del Parlament, el primero de los muchos que han de venir en los próximos tiempos, tenga un origen socialista no es que sea probable, es que es verdad. Tanto el PSC como los Comuns tenían el mismo objetivo: que Ciudadanos no obtuviese la presidencia. La izquierda ilustrada, la que pone siempre cara de perdonavidas, la misma que se pasa el día acusando a todo quisqui de machismo, xenofobia, déficit democrático, insolidaridad o explotación, curiosamente incumple el primer precepto en una democracia: respetar las mayorías. Su odio a la formación naranja es tal, la rabia que les reconcome al ver que les han ganado en barrios y ciudades que ellos consideraban “suyas” es tan enorme, tan gigantesca, que harán cualquier cosa para impedirle a Inés Arrimadas y a sus diputados que ejerzan de oposición. No les importa entregar el control parlamentario a los separatistas, los mismos que nos han llevado al momento más triste y grotesco del Cataluña democrática en las últimas décadas.

El cainismo de estas gentes ha permitido construir el primer escalón de la trama separatista, la nueva que es, a su vez, la de siempre. El bloque del golpe de estado secesionista ya puede decir que vale y que no vale, habida cuenta que los dictámenes de los letrados del Parlament se los pasan por el forro. Y como sea que Esquerra parece haber dado su visto bueno a la investidura de Puigdemont, el siguiente acto de esta pésima función de teatro pánico indigna de Arrabal ya sabemos cómo se desarrollará. Harán President a un fugado de la justicia, volverán a sacar de sus carpetas las leyes de Transitoriedad para la República, volverán a proclamarla, el gobierno central hará ver que vuelve a ser contundente, seguirá el 155, TV3 continuará vomitando basura a diario financiada por los contribuyentes, y así hasta el Juicio Final, porque ni estos van a bajarse del burro ni hay lo que se tiene que tener en Madrid para hacerlos apear.

Hoy nadie lo decía, pero en el Parlament se respiraba un aire de interinidad, de ocupar provisionalmente los escaños. Un diputado le decía a otro, de un grupo diferente, “No le cojas mucho cariño – al escaño – porque vamos a durar poco”. “Si, noi –  replicaba su interlocutor – esta va a ser una legislatura tan corta como la proclamación de la república”. Tanto no, porque aquello fue un gatillazo político sin parangón, pero por ahí andará la cosa. Unas nuevas elecciones – y van… - como vía de salida al impase político siguen siendo la única carta que, incluso los de Esquerra, contemplan como plausible.

Rajoy podría, si todo va tal y como parece, prolongar el 155, hacerlo durar varios meses, que es lo que le pedía Albiol con toda la razón del mundo"

Estas son las consecuencias de un cerril Puigdemont, unos temblorosos dirigentes del PDeCAT, unos oportunistas como los de Esquerra, unos traidores a su ideología como la mal llamada izquierda, esa que se queja de la poca presencia de mujeres en la mesa del Parlament cuando su candidato era un hombre, y, en fin, de unos conservadores que tienen pánico cerval a abandonar su zona de confort y cumplir con su deber. Con tales ingredientes no es extraño que la escudella catalana tenga un gusto amargo. Muy amargo.

Rajoy podría, si todo va tal y como parece, prolongar el 155, hacerlo durar varios meses, que es lo que le pedía Albiol con toda la razón del mundo, aprovechar el impasse para limpiar TV3, los diferentes departamentos de la administración autonómica, en fin, trabar alianzas con aquellas fuerzas que quisieran cooperar en recuperar el pulso normal de la vida política en Cataluña.

Me apresuro a decir que esto no va a ser posible. Primero, ni Rajoy ni el PP tienen el coraje necesario para acometer tal cosa, ni la vida catalana ha sido nunca normal. Es debido a lo último que se ha llegado hasta aquí, con la complicidad de PP y PSOE. Efectivamente, tenía razón Ernest Maragall, con esta tropa, Cataluña siempre será suya.

Miquel Giménez

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba