Agustín Valladolidvozpopuli autores
Agustín Valladolid

Opinión

Canción triste del viejo socialismo

Sánchez ha condenado al ostracismo político no ya a la “tercera edad” del socialismo español, sino a cualquiera que siga creyendo en aquel apotegma de Ramón Rubial: “Primero el país, después el partido y por último la persona”

Alfonso Guerra, Rodríguez Ibarra y Joaquín Leguina.
Alfonso Guerra, Rodríguez Ibarra y Joaquín Leguina. EP

Cada vez que alguien cita en una tertulia a Alfonso Guerra, Rodríguez Ibarra, José Luis Corcuera o Joaquín Leguina como ejemplos de socialistas congruentes -por citar de entrada a estos cuatro-, siempre hay un voluntario que se abalanza sobre el micrófono para decir aquello de “¿y qué?, si no pintan nada”. Se habla, claro está, de si hay o deja de haber contestación interna al líder de principios tan mudables que por abrasión han dejado de ser principios. Por lo común, la discusión acaba con el defensor de otras épocas admitiendo la tozuda realidad. Están muertos. Nadie replica; ni el guerrista nostálgico, ni ningún otro tertuliante que por allí pasara, y mucho menos el que come de la cercanía al PSOE actual.

Y ese es el problema: que nadie replica. Que nadie dice que, en lo esencial, Guerra e Ibarra siguen diciendo lo que decían hace treinta años. Que los desleales, los que han desfigurado el pasado hasta hacer irreconocible aquel PSOE de los González, Lluch, Solana, Barón, De la Quadra-Salcedo o Félix Pons, son estos de ahora, que un día te dicen que con Podemos por encima de mi cadáver y al siguiente se llevan a Pablo Manuel Iglesias, que diría Miguel Ángel Aguilar, a jugar con los mellizos al búnker de La Moncloa; o que juran ante el túmulo del otro Pablo Iglesias que jamás harán depender el Gobierno de España del secesionismo para, a renglón seguido, sentarse a repartir cartas con los que intentaron un golpe en toda regla contra el Estado constitucional.

Las puertas de Moncloa y de Ferraz están cerradas para los que no se pliegan a la voluntad arbitraria del líder todopoderoso. Peor que la burla es el desprecio. No hay réplica. Rodríguez Zapatero mandó el debate interno a las mazmorras; Pedro Sánchez ha firmado el acta de defunción del contraste de pareceres. El PSOE de hoy no es un instrumento al servicio de la gente, sino una maquinaria para la gestión del poder. Da igual si hay que pagar un precio en términos de credibilidad. Cualquier discrepancia se deposita, para que sea devorada, en la jaula de la militancia, esa “masa amorfa que no discurre”, que llegó a decir Ramón Rubial, pero que proporciona al general secretario la coartada para pasarse por el arco del triunfo a la Ejecutiva y al Comité Federal (si es que ambos órganos todavía existen).

Nadie replica, nadie dice que, en lo esencial, Guerra e Ibarra siguen diciendo lo que decían hace treinta años; que los desleales son los que han hecho irreconocible al PSOE

Sánchez no quiere saber nada de Guerra, pero está dispuesto a negociar con los que idearon un plan para cepillarse la soberanía nacional. A Sánchez le importa muy poco dejar en ridículo a Rodríguez Ibarra y a todos los que, como el histórico dirigente extremeño, confirmaron durante la campaña electoral que ellos tampoco podrían dormir con Iglesias en el Gobierno. Sánchez ha condenado al ostracismo político no ya a la “tercera edad” del socialismo español, sino a cualquier espécimen con carné en vigor que siga creyendo en aquel otro apotegma que dejó dicho Rubial: “Primero es el país, después el partido y por último la persona”.

El PSC como excusa

Nada está decidido. El objetivo prioritario de Oriol Junqueras no es doblarle el pulso a Sánchez, sino ganar las próximas elecciones catalanas. De ahí que no pueda darse por hecho el acuerdo con Esquerra. Someter a Puigdemont en Cataluña no es tarea fácil ni compatible con un pacto que respete los límites de la Constitución. Pero si así fuera, si finalmente Sánchez se plegara a las condiciones impuestas por un condenado por sedición; si, como señala el manifiesto de “La España que reúne”, se asumieran las exigencias segregadoras de quienes “constituyen hoy, a lo largo de la Unión Europea y también en España, la principal amenaza a nuestras libertades” (el populismo y el nacionalismo), la pregunta que habría que hacerse es si queda alguien en el Partido Socialista con la dignidad necesaria para dar un paso al frente, pero en la dirección contraria.

El chiste viene hoy tan a cuento que ha dejado de ser chiste para convertirse casi en necesidad: “Estoy a favor del relevo generacional: por favor, ¡que vuelvan los viejos!” 

La pregunta es si los García-Page, Lambán, Fernández Vara, Díaz o Franco están dispuestos a hacer algo más que echarle la culpa a Miquel Iceta. El PSC, el de Maragall, el de Montilla y el de Navarro lleva décadas defendiendo el concepto de Cataluña como nación en una España plurinacional. No, el problema no es el PSC, sino que se dejó solo al PSC, que no hubo nadie que se opusiera a la supervivencia de las siglas PSOE en Cataluña y que, de ese modo, los socialistas dejaron un enorme vacío que después nadie ha sabido del todo llenar. El problema no es que Iceta se atrinchere en el espacio conquistado, sino que, sobrestimado su peso por la crisis catalana, ha sido el PSC el que ha acabado por devorar al PSOE, a este PSOE codicioso y deformado.

“España se encuentra en un momento grave. La gestión del resultado de las elecciones generales del 10 de noviembre muestra una sociedad a la que se divide y tensiona por razones estrictamente partidistas más que por motivos políticos de calado”. Cuando tal afirmación la suscriben personajes de incuestionable relieve, como Fernando Savater, César Antonio Molina, Francesc de Carreras o Francisco Vázquez, que alertan de que un pacto PSOE-Podemos apoyado por Esquerra Republicana de Catalunya “pondría en riesgo nuestras libertades y la convivencia ciudadana”, la advertencia no debiera echarse en saco roto.

No recuerdo a quién se lo oí, pero tras los últimos acontecimientos el chiste viene hoy tan a cuento que ha dejado de ser chiste para convertirse casi en necesidad: “Estoy a favor del relevo generacional: por favor, ¡que vuelvan los viejos!”.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba