Juan Labordavozpopuli autores
Juan Laborda

Opinión

Banco de España, ¡basta ya de hablar del mercado laboral!

Dedíquense a los suyo, a supervisar y regular el sistema financiero patrio, muy frágil y endeble y, de esta manera, proteger a los depositantes, pero absténganse de opinar sobre lo que han demostrado una incompetencia supina

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. EFE

De nuevo, Banco de España. La historia se repite. Empiezan a ser cansinos. Me refiero al análisis económico y a las recetas que cuan martillo pilón suele ofrecer, cada equis tiempo, el gobernador de turno del Banco de España. Una recomendación, dedíquense a los suyo, a supervisar, cuidar y regular un sistema financiero y bancario patrio muy frágil, endeble, y, de esta manera, proteger a los depositantes y a las empresas que dependen del grifo bancario para su funcionamiento. Por cierto, del resto de acreedores bancarios, bonistas y accionistas, olvídense. Les advierto de ello para que no comentan la torpeza de la Gran Recesión, donde su miopía ideológica impidió hacer aquello que era más eficiente, económica y socialmente. Ya me entiende, ¿verdad?

Otro consejo, dediquen tiempo y esfuerzo, desde su servicios de estudios, a analizar las consecuencias de la financiarización en la economía española. Me refiero a cómo los capitales foráneos están arramplando y entrando a saco en todos aquellos negocios de economía real rentables, por lo general empresas pequeñas y medianas exportadoras. ¿Aún no han entendido que la propiedad patria del capital es vital para el bienestar de un país? ¿Aún no se han enterado que los trabajadores españoles de muchos sectores económicos están subsidiando a los trabajadores de los países de donde es la propiedad de las empresas para las que trabajan? Por cierto, vigilen además las incursiones que dichos capitales realizan en el terreno inmobiliario, con el consiguiente efecto en los precios de la vivienda, y, sobre todo, en los alquileres.

Inoperancia e incompetencia estructural

Pero no. De todo eso, de lo que deberían hablar y estudiar, mutis por el foro. Es más “chachi-pirulí”, para ganar la respetabilidad del sistema y de los “mass media” patrios, opinar, en base a chascarrillos, de la mano de obra, del factor trabajo y de cómo la reversión de las últimas reformas laborales, y una subida del salario mínimo van a acabar con la aparente recuperación económica de este país. ¡Basta ya!

Por favor, absténganse de opinar sobre lo que han demostrado una incompetencia supina. Porque lo que dicen son meros chascarrillos de taberna. ¿No se dan cuenta que hacen el ridículo más espantoso repitiendo recetas fallidas? ¿No se dan cuenta del deterioro que está sufriendo nuestro país? ¿No perciben la profunda crisis social, económica, política y moral a la que nos ha abocado su paradigma neoliberal?

¿Aún no se han enterado que muchos trabajadores españoles están subsidiando a los trabajadores de los países de donde es la propiedad de las empresas para las que trabajan?

Ustedes, los bancos centrales, fueron sin duda uno de los principales responsables de la Gran Recesión, junto a los organismos multilaterales, la avaricia de unos pocos, y la inoperancia de una clase política y académica educada bajo el paradigma neoliberal. No olieron la Gran Recesión. Ni olerán la que se avecina. Por incompetencia estructural. Por ideología. Si no fuera por el daño que infligen, producirían risa.

¡No nos venda pseudociencia, señor Cos!

Pero vayamos a lo que tanto les gusta, el mercado laboral, las reformas estructurales -eufemismo de que apoquinen los de siempre-, la generación de empleo, productividad y todas esas chorradas que tanto les gusta e estos ilustres iletrados. Afirman que la subida del SMI y la derogación de la reforma laboral van a ser contraproducente para el empleo, sobretodo el juvenil. ¿Debe ser que aún no se han enterado  cómo está ese empleo en España, verdad? ¿Por cierto dónde está la productividad que han generado las dos últimas reformas laborales? Mire que trato de buscarla pero no la encuentro por ningún lado eh. ¡Ah, calla, que simplemente ha aumentado el mark-up o retribución del factor capital frente al trabajo!

Vayamos a la ciencia, no a la pseudociencia de quienes les asesoran en base a modelitos económicos ciencia ficción. Frente a los augurios catastrofistas del Banco de España, de ustedes señor Cos, que cifra en 150.000 empleos el coste de subir el suelo salarial, el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz, en una reciente entrevista para el diario El País, niega la mayor: subir el salario mínimo tiene un impacto “insignificante o incluso positivo sobre el empleo”. Para justificar esta opinión, cita un centenar de estudios hechos en Estados Unidos. “Allí, los datos son abrumadores. Y no se refieren a subidas del 22% como en España, sino incluso del 100%, como en Seattle”, asegura. Stiglitz atribuye las críticas a la decisión de Pedro Sánchez a una visión antigua basada en la presunción de que el mercado de trabajo funciona como cualquier otro mercado definido por la oferta y demanda, idea que Stiglitz considera “una especie de creencia religiosa”. “Los estudios muestran que no es así”, concluye.

La mayoría de los modelos macroeconómicos utilizados por los organismos u oficinas de política económica, incluidos del Banco de España, no sirven ni para papel de fumar

Continuemos con la ciencia, no con su pseudociencia, señor Cos. Hace tiempo les hablé de un documento de trabajo reciente del Banco Central Europeo, “On the sources of business cycles: implications for DSGE models”, donde sus autores destrozan sin piedad los instrumentos y teorías de aquellos economistas que le pasan al señor Hernández de Cos lo que tiene que leer. Dos ideas básicas de dicho artículo. Primera, la dinámica del ciclo económico de los datos macroeconómicos clave puede explicarse, en gran medida, por una única fuente de variación: la demanda agregada, es decir, el gasto. ¡Es el dominio aplastante del principio de demanda efectiva! Por lo tanto, todas esas reformas propuestas desde el lado de la oferta, tan cacareadas a bombo y platillo, obedecen a chascarrillos sin fundamento alguno. En términos simples, estos resultados significan que la mayoría de los modelos macroeconómicos utilizados por los organismos u oficinas de política económica, incluidos los modelos de equilibrio general dinámico estocástico, los famosos DGSE, de Banco de España, no sirven ni para papel de fumar. Los autores lo explicitan de la siguiente manera: "Los modelos más destacados de DSGE hoy en día no son compatibles con nuestros hallazgos empíricos sobre la cantidad de factores y la naturaleza del movimiento conjunto en los datos macroeconómicos”.

El servicio de estudios del BBVA entra en campaña

¿Se acuerdan de esos dos estudios esotéricos del servicio de estudios del BBVA? En 2014 nos sorprendieron con el informe ¿Puedelamoderaciónsalarialreducirlosdesequilibrioseconómicos? Además de utilizar funciones de producción irreales, son meras correlaciones espurias que "se olvidaron" del papel de la deuda y de la financiarización de la economía. No contentos con ello, entraron en campaña en las generales de 2016 con un nuevo estudio espurio titulado Hacia un mercado de trabajo más eficiente y equitativo. Las recetas, las de siempre, enésima desprotección del factor trabajo -se trataba de reducir ahora las prestaciones por desempleo-; contrato indefinido con indemnización creciente, similar a la del contrato único; y reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social financiadas con aumento del IVA. Se pretendía, en definitiva, abaratar aún más el factor trabajo -recordemos la propuesta de bajada de salarios nominales del anterior estudio-, ofreciendo una apariencia de soluciones “a la danesa” pero sin asumir sus niveles salariales, elevadísimos. ¡Que le pregunten a Macron el efecto de sus medidas! Bajada de pantalones en toda regla. Eso sí, ahora defendiendo subida SMI vía recursos públicos, disparando déficit, y desvinculando precios de mercado (salarios) y productividad. ¡Ironías de la vida! Todo es mucho más sencillo, el modo de entender el mercado laboral en todos estos estudios y análisis, como señalaba Stiglitz, son pura creencia religiosa. Nosotros ya les hablamos de la alternativa: el modelo de mercado de trabajo postkeynesiano.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba