A medida que la densidad de gorilas de montaña crece en una zona de bosque africano aislada gracias a los esfuerzos de conservación, aumenta el número de interacciones agresivas entre los grupos y se produce un declive del ritmo de crecimiento anual de las subpoblaciones. Es lo que ha documentado el equipo de Damien Caillaud, quienes han analizado los datos recopilados por la Fundación Dian Fossey en Ruanda y la evolución de varios grupos de gorilas en la última década.

En un trabajo que se publica este miércoles en la revista Science Advances, Caillaud y sus colaboradores observan un declive del 50% en el crecimiento de estas subpoblaciones de gorilas entre 2010 y 2017 y determinan que el infanticidio por parte de machos de grupos rivales y machos solitarios es el responsable del 57% de este declive. El resto puede ser explicado por otros factores que van desde la agresión entre los propios machos, el estrés, las enfermedades infecciosas y la competencia por los alimentos.

Los investigadores tratan de entender cómo la estructura social de estos grupos afecta a su evolución y supervivencia, y para ello han contado con los datos recogidos en Ruanda desde hace 50 años sobre 26 de estos grupos y más de 400 individuos. En su análisis, los autores del trabajo apuntan que los grupos de montaña se rompen con más facilidad si contienen pocos machos adultos y observan que a partir de 2007 se produjeron un gran número de divisiones en grupos más pequeños. Como consecuencia, los territorios de los grupos se empezaron a solapar con más frecuencia, aumentaron las interacciones, el paso de hembras de un grupo a otro se hizo mas frecuente y la violencia estalló en más ocasiones.

A medida que aumente la densidad de gorilas, más frecuentes serán los estallidos de violencia entre poblaciones

Todos estos datos les llevan a concluir que los factores sociales y de comportamiento son más relevantes en el crecimiento de los grupos de gorilas que los propios factores ambientales y que a medida que aumente la densidad de población de estos animales en los bosques de Ruanda, Uganda y la República Democrática del Congo, más frecuentes serán los estallidos de violencia entre poblaciones, con las implicaciones que esto tiene para la conservación de la especie.

Referencia: Violent encounters between social units hinder the growth of a high-density mountain gorilla population (Science Advances)