El 51 y el 60% de los 64 millones de kilómetros de ríos y arroyos en la Tierra  dejan de fluir periódicamente o se secan durante parte del año, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad McGill y el INRAE . Es el primer esfuerzo empíricamente fundamentado para cuantificar la distribución global de ríos y arroyos no perennes. 

La investigación, que se publica este miércoles en en la revista Nature, exige un cambio de paradigma en la ciencia y la gestión de los ríos mediante la revisión de conceptos fundamentales que tradicionalmente asumían el flujo de agua durante todo el año en ríos y arroyos. El mapa de ríos no perennes resultante de este estudio, el primero de su tipo, también proporciona información de referencia crucial para la evaluación de cambios futuros en la intermitencia del flujo de los ríos y para determinar y monitorear el papel de estos ríos y arroyos en el agua global y ciclos bioquímicos, así como en el apoyo a la diversidad biológica.

"Los ríos y arroyos no perennes son ecosistemas muy valiosos, ya que albergan muchas especies distintas que se adaptan a los ciclos de presencia y ausencia de agua", asegura Mathis Messager, primer autor del estudio. "Estos ríos pueden proporcionar fuentes críticas de agua y alimentos para las personas y desempeñan un papel importante en el control de la calidad del agua. Pero la mayoría de las veces están mal administrados o completamente excluidos de las acciones de gestión y las leyes de conservación, ya que simplemente se pasan por alto".

Ríos intermitentes en todo el mundo

"Dado el cambio continuo en el uso de la tierra y el clima global, se espera que una proporción cada vez mayor de la red fluvial mundial deje de fluir estacionalmente en las próximas décadas”, explica Bernhard Lehner, coautor del artículo. "De hecho, muchos ríos y arroyos que antes eran perennes, incluidas secciones de ríos icónicos como el Nilo, el Indo y el río Colorado, se han vuelto intermitentes en los últimos 50 años debido al cambio climático, las transiciones de uso de la tierra o la retirada temporal o permanente de agua para uso humano y agricultura”.

“Se espera que una proporción cada vez mayor de la red fluvial mundial deje de fluir estacionalmente en las próximas décadas”

Los investigadores pudieron identificar las características ambientales más importantes para determinar si un río deja de fluir periódicamente al asociar estadísticamente los registros a largo plazo del flujo de agua en 5615 lugares de todo el mundo con información sobre la hidrología, el clima, la geología y la cobertura terrestre circundante de los ríos y arroyos monitorizados en estos lugares. Descubrieron, como se esperaba, que los ríos no perennes son más comunes en lugares áridos (donde hay mucha más evaporación que lluvia) y que los ríos y arroyos más pequeños generalmente tienen un flujo más variable y, por lo tanto, es más probable que se sequen. Pero también ocurren en climas tropicales e incluso en el Ártico, donde los ríos se congelan durante parte del año.

Un mismo tramo del río Clauge, en Francia, con y sin agua | Bertrand Launay, INRAE.

Curiosamente, el estudio también sugiere, basado en estimaciones preliminares, que más de la mitad de la población mundial vive en lugares donde el río o arroyo más cercano a su alrededor no es perenne. De hecho, en muchos idiomas existen múltiples palabras para designar este tipo de cursos de agua y su huella en el paisaje, lo que destaca la larga historia de interdependencia entre los seres humanos y los sistemas de agua dulce estacionales.

Más de la mitad de la población mundial vive en lugares donde el río o arroyo más cercano a su alrededor no es perenne

Ríos degradados y olvidados

Durante la última década, se han realizado varios esfuerzos para resaltar los valores y la rápida degradación continua de los ríos y arroyos no perennes. La mayor parte de la ciencia del agua dulce hasta ahora se ha centrado en el funcionamiento y conservación de los cuerpos de agua perennes; y solo recientemente los científicos han comenzado a darse cuenta de las importantes consecuencias de la interrupción del flujo en ríos y arroyos

"En consecuencia, los métodos basados en la ciencia para la gestión de estos ecosistemas únicos, como las herramientas y los protocolos para monitorear la salud de estos ríos, aún son limitados o inexistentes", agrega Messager. "Y este descuido conduce a un excesivo bombeo de agua, contaminación y sobrepesca en muchos casos".

Los científicos han comenzado a darse cuenta de las importantes consecuencias de la interrupción del flujo en ríos y arroyos

"También ha habido varios intentos recientes de eliminar los ríos no perennes de la legislación ambiental y los sistemas nacionales de gobernanza del agua, incluso en los EE. UU. Y Francia", agrega Thibault Datry , científico de agua dulce del INRAE y coautor principal del artículo. "Al mapear ríos y arroyos no perennes, nuestro estudio impulsa el reconocimiento de su prevalencia e importancia ecológica por parte de la comunidad científica. Esperamos que nuestro estudio impulse esfuerzos para administrar adecuadamente estos ecosistemas fluviales y detenga los intentos de excluirlos de la legislación protectora”.

Referencia: "Global prevalence of non-perennial rivers and streams" (Nature)  DOI: 10.1038/s41586-021-03565-5