En una de las dieciséis nuevas tumbas descubiertas por el equipo de la arqueóloga Kathleen Martinez entre los restos de la antigua ciudad egipcia de Taposiris Magna hay una momia con una lengua de oro. El Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto informó de este hallazgo con un escueto comunicado en redes sociales en el que incluye imágenes de otras máscaras mortuorias y objetos encontrados en las tumbas.

El equipo de Martinez, que participa desde hace años en una ambiciosa misión en busca de los restos de Cleopatra, ha encontrado estos restos mortuorios de 2000 años de antigüedad al oeste de Alejandría y cree que los embalsamados pudieron introducir esta lengua de oro con un objeto simbólico, para que el difunto pudiera comunicarse con Osiris al acceder al otro mundo, aunque no está claro por qué está fabricada con este material precioso. Aunque estos habitantes de Taporisis magna vivieron en época de dominio greco-romano, conservaban aún muchas de las creencias de los antiguos pobladores de esta región, como la importancia de la comunicación en la otra vida.

Entre los restos de las 16 tumbas se han encontrado también una momia que porta una máscara sonriente y otros objetos de gran valor. Anteriormente, en la misma zona, los arqueólogos hallaron monedas decoradas con la cara de Cleopatra VII, lo que sugiere que los templos de la zona estaban en uso durante su reinado y les acerca más al hallazgo de su posible lugar de enterramiento.