Un nuevo estudio liderado por investigadores de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, aporta nuevas pruebas del rápido florecimiento evolutivo que el grupo de los cocodrilomorfos tuvo tanto en tierra como en los océanos hace entre 230 y 80 millones de años. A diferencia de lo que ocurre con las especies actuales de cocodrilos, que ocupan ríos y lagos de zonas húmedas y calientes del planeta, en el pasado estos animales ocuparon los nichos más diversos, muchos de ellos hoy ocupados por los mamíferos. Los científicos tratan ahora de averiguar qué pasó para que dejaran de ser uno de los grupos de animales más prolíficos y exitosos la Tierra.

En un artículo publicado este miércoles en la revista Proceedings of the Royal Society B, el equipo de liderado por Tom Stubbs recopila pruebas fósiles que muestran que, en los tiempos de los dinosaurios, algunos cocodrilos experimentaron adaptaciones como las de los delfines para vivir en los océanos y otros se convirtieron en herbívoros terrestres capaces de moverse a gran velocidad. El trabajo se basa en el análisis de más de 200 cráneos y mandíbulas que abarcan 230 millones de años de la historia de estos animales y sus parientes extintos.

“Los cocodrilos y sus ancestros son un grupo increíble para entender el auge y caída de la biodiversidad”, asegura Stubbs. “Hoy día solo existen 26 especies de cocodrilos, la mayoría de los cuales tienen un aspecto muy similar”, añade. “Sin embargo, hay cientos de fósiles de especies con una variedad espectacular, especialmente en lo que respecta a su forma de alimentarse”.

El estudio se basa en el análisis de más de 200 cráneos y mandíbulas que abarcan 230 millones de años

Cocodrilos marinos y terrestres

Entre la variedad de formas que adaptaron estas especies en el pasado están los talatosuquios (Thalattosuchia), "cocodrilos marinos” que vivieron entre el Jurásico y el Cretácico y que se extendieron por todos los océanos del mundo, o los notosuquios (Notosuchia) pequeños cocodrilos terrestres algunos de los cuales tenían dientes sorprendentemente similares a los de los mamíferos. El análisis de los fósiles de estos animales, con su amplia variedad de formas de los cráneos y mandíbulas, indica que los cocodrilos actuales tienen morfologías más restringidas y limitadas que muchos de sus ancestros y que, a diferencia de estos, han evolucionado lentamente durante los últimos 80 años. 

´Dakosaurus maximus´ fue una de las muchas especies de cocodrilos que se adaptó a los océanos | Dmitry Bogdanov, Wikimedia Commons

La principal novedad de este trabajo es que por primera vez aporta pruebas firmes, gracias a las técnicas más sofisticadas de análisis comparativo, de que hubo una evolución rápida entre los cocodrilomorfos con patrones que normalmente asociamos a grupos que hoy conservan su gran variedad, como las aves, los mamíferos o los peces. Y pone encima de la mesa la gran incógnita de por qué estos animales presentan gran variedad solo en el pasado y la perdieron en el camino. 

Los cocodrilos actuales tienen morfologías más restringidas y limitadas que muchos de sus ancestros

“Los antiguos cocodrilos presentaban una variedad de formas espectacular”, asegura Stephanie Pierce, coautora del trabajo e investigadora de la Universidad de Harvard. “Estaban adaptados a correr por tierra, a nadar en el agua y a atrapar peces e incluso a comer plantas. Nuestro estudio demuestra que estas formas tan diferentes de vivir evolucionaron increíblemente rápido, permitiendo a los extintos cocodrilos prosperar y dominar nichos ecológicos durante millones de años”.

“No está claro por qué los cocodrilos modernos son tan limitados en sus adaptaciones”, añade Michael Benton, investigador en Bristol. “Si solo tuviéramos esta especie, podríamos argumentar que son limitados en sus modos de vida debido a su sangre fría o su anatomía.  Sin embargo, el registro fósil muestra sus increíbles habilidades, incluyendo un buen número de especies en los océanos y en tierra. Quizá solo les fue bien cuando los climas del mundo eran más cálidos que hoy en día”.

Referencia: Ecological opportunity and the rise and fall of crocodylomorph evolutionary innovation (Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences)