“La idea de calcular el desplazamiento de un cuerpo en un espacio con la velocidad y el tiempo se suele remontar a la Europa del siglo XIV, pero yo muestro que en cuatro antiguas tablillas cuneiformes babilónicas, el desplazamiento de Júpiter a lo largo de la eclíptica se calcula sobre la superficie de una figura trapezoidal obtenida dibujando su desplazamiento diario respecto al tiempo”.

Es la forma más antigua de calcular la posición de un cuerpo mediante la geometría

Así explica su descubrimiento el investigador Mathieu Ossendrijver, de la Universidad Humboldt de Berlín (Alemania), esta semana en Science. Su artículo –portada de la revista– presenta la forma más antigua de calcular la posición de un cuerpo mediante la geometría, y sugiere que los antiguos astrónomos babilonios pudieron haber influido en el nacimiento de esta técnica en la ciencia occidental.

El investigador explica a Sinc que una de las tablillas, que llegó al Museo Británico en 1881 tras ser encontrada en un yacimiento desconocido de Irak, presenta siete líneas que se pueden traducir con este formato aparentemente críptico, que permite trazar gráficos del movimiento del planeta como el de la imagen anterior:El análisis de Ossendrijver se ha centrado en la interpretación del texto de las tablillas, que parecen haber sido escritas en Babilonia entre el año 350 y 50 a. C. y están prácticamente intactas. En ellas se describen dos intervalos del periodo en el que Júpiter aparece por primera vez en el horizonte, calculando su posición a los 60 y los 120 días.

Línea 1: el día cuando aparece: 0; 12, hasta 1,0 días, 0; 9,30.

Línea 2: 0;12 y 0; 9,30 es 0; 21,30, tiempos de 0, 30.

Línea 3: es 0; 10,45, 1,0 veces es 10; 45.

Línea 4: después de completar 1,0 días, hasta 1,0 días 0; 1,30

Y así sucesivamente.

Geometría tras los textos cuneiformes

Esos textos cuneiformes contienen cálculos geométricos basados en la superficie de un trapecio, que se puede representar con sus lados ‘cortos’ y ‘largo’, lo que ayuda a seguir los movimientos del planeta. Hasta ahora se pensaba que los astrónomos babilónicos realizaban sus operaciones solo con conceptos aritméticos, no geométricos.

Aquellos antiguos científicos también calcularon el tiempo en el que Júpiter cubre la mitad de su distancia de 60 días al dividir el trapecio en otros dos más pequeños de igual superficie.

Utilizan la geometría en un sentido abstracto para definir el tiempo

“Mientras que los antiguos griegos usaban figuras geométricas para describir configuraciones en el espacio físico, estas tablillas utilizan la geometría en un sentido abstracto para definir el tiempo y la velocidad”, destaca Ossendrijver.

Según el autor, estas valiosas piezas redefinen nuestros libros de historia en el sentido de que los eruditos europeos que trabajaban en Oxford y París durante el siglo XIV no fueron los primeros en desarrollar estos cálculos. De hecho, iban siglos por detrás de sus homólogos de la antigua Babilonia, que incluso apuntaban en sus tablillas las instrucciones para construir arcas como la de Noé.

Referencia bibliográfica: M. Ossendrijver. “Ancient Babylonian astronomers calculated Jupiter’s position from the area under a time-velocity graph". Science, 29 de enero de 2016