Mercado abierto

El decálogo del inversor

2015 no pasará a la historia de la bolsa española como un gran año con un balance de pérdidas acumuladas del 6% (a falta de dos sesiones). Pero más allá de la foto fija de un índice durante un tiempo determinado, el mercado nos enseña que la selección de activos en los que invertir es la clave del éxito o del fracaso. Esa selección debe ir acompañada de sencillas pautas de comportamiento que pueden ayudarnos a ahorrarnos más de un disgusto.

1. Ten un plan de trading y ejecútalo. Las empresas tienen planes estratégicos; en la vida nos planteamos unos objetivos y una manera de conseguirlos. La operativa en el mercado también requiere establecer un método y un guion, y seguirlo.

2. Que las operaciones exitosas no te quiten la humildad. Todos hemos tenido operaciones con beneficios que nos han hecho creer que ya sabíamos manejarnos sin problema en los mercados financieros. Y después llegó el palo. La humildad en el mercado no está reñida con la autoestima.

3. Lee, escucha, aprende. Médicos, cocineros, ingenieros, profesores… Todas las profesiones requieren de una formación constante. Aunque en los mercados financieros parece que siempre nos remitamos a los maestros del pasado, escuchar a los gestores o a los traders actuales nos ayudará a reflexionar sobre el mercado que tenemos delante.

4. Los stop loss no son adornos. Es el eterno dilema de cortar las pérdidas y que en muchas ocasiones entra en colisión con el “un poquito más y seguro que acaba subiendo”. No hay necesidad de sufrir y perder más dinero. Si establecemos un stop loss, se ejecuta. El precio va a donde quiere, no a donde nosotros deseamos.

5. Un valor que no para de caer no es mejor porque aparente estar barato. Y por el mismo motivo no descartes subirte a valores en tendencia alcista porque aparenten estar caros. Si un activo no para de caer lo más probable es que siga cayendo, y a la inversa. Al menos, hasta que el precio demuestre lo contrario.

6. No le cojas cariño a los valores. En ocasiones simpatizamos con empresas porque son originarias de tal o cual zona o le cogemos manía a una empresa por alguna noticia que nos disgustó o porque nos hizo perder dinero. Las acciones, las divisas o las materias primas no son nuestras amigas. Dejemos ese tipo de relaciones para otro ámbito.

7. Dedica a los mercados financieros el dinero que no necesitas para comer. Me lo dijo un profesor hace 20 años. Esto permite evitar disgustos, males mayores.

8. Los analistas no son visionarios. Y por desgracia, se les tiene como tales. Ellos no saben qué va a hacer el mercado. Su labor es la de dibujar un escenario posible. Así que no se cabree cuando compruebe que los analistas no lo han dejado todo para irse a vivir a una isla desierta llenos de millones.

9. La gente presume de operaciones exitosas y no grita los fracasos. Pasa siempre en la vida, ¿verdad? La gente presume de sus logros y tiende a callar sus problemas. Pues el mercado es como la vida misma. De hecho merece mucho respeto quien reconoce que una operación no le salió bien y que la tuvo que rectificar.

10. Esto de operar en el mercado es un oficio. Y ello quiere decir que el tiempo lo perfecciona, porque los errores y éxitos que acompañan la operativa en el mercado, nos ayudan a conocer mejor su funcionamiento y a conocer nuestra manera de reaccionar, adecuada o no, ante los precios. También en los mercados la experiencia cuenta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba