El excomisario José Manuel Villarejo ha vuelto a declarar este viernes ante el juez que investiga la 'Operación Kitchen' que se mensajeó con el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy sobre el presunto espionaje al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, implicando también a otros miembros de su Ejecutivo, como María Dolores de Cospedal, Jorge Fernández Díaz y Soraya Sáenz de Santamaría, de la que ha dicho que tenía copia de la documentación intervenida a Bárcenas.

La nota curiosa ha llegado a la salida del juzgado, cuando Villarejo ha respondido a la preguntas de los los medios de comunicación. Preguntado por 'Al Rojo Vivo', el programa de laSexta que presenta Antonio García Ferreras, por si pensaba que fue Rajoy quien avisó a Cospedal para ponerse en contacto con él, el excomisario ha saltado con una sorprendente respuesta, pidiendo al periodista del programa que le recordara a Ferreras que le debía una comida.

"Dígale usted que, por cierto, me debe una comida, que las últimas veces invité yo", ha dicho Villarejo, antes de ser interrumpido por Ferreras: "Dice que no quiere entrar en detalles pero deja caer cosas", ha asegurado el presentador.

"A quien debo una comida, por cierto, el trabajo de los periodistas es acudir a las fuentes. Él era una fuente, era uno de los elementos fundamentales de las cloacas del estado", ha tratado de zanjar el presentador de la Sexta.